Polémica en una importante escuela a raíz de una drástica medida

Polémica en una importante escuela a raíz de una drástica medida

Los alumnos, docentes y padres de la escuela Carlos Fader de Luján de Cuyo, organizaron una asamblea ayer y el colegio estuvo a punto de ser tomado. Las autoridades escolares tuvieron que dar marcha atrás a la medida de cambiar el horario de cursado hasta las 23.30. Buscan espacio en otras escuelas.

Zulema Usach

Zulema Usach

La escuela técnica Nº 4-104 Ingeniero Carlos Fader, ubicada en Luján de Cuyo, recibe a 1.100 estudiantes del nivel secundario que cursan en horario de mañana y tarde. Desde hace días, la comunidad educativa hizo escuchar su voz y se unió en un mismo pedido para evitar un drástica decisión que se había tomado desde el gobierno escolar: modificar los horarios de cursado incluyendo un turno desde las 18.30 hasta las 23.30 horas para "descomprimir" las aulas que se encuentran colapsadas, tanto por la cantidad de estudiantes como por la falta de espacio y mobiliario disponible.

Lo cierto es ayer, tras enterarse de la decisión oficial, los padres, alumnos y docentes del establecimiento decidieron poner un freno a la medida y organizaron una asamblea en la que se decidió comenzar a trazar nuevas alternativas para lograr contar con más espacio sin que ello implique cambiar el horario de cursado de los estudiantes.

Tal y como está planteada la matrícula actual de la escuela se estima que por cada aula hay un mínimo de 60 estudiantes. El edificio, aseguran, tiene espacio para 600 estudiantes; cantidad que ya se ha duplicado. Una de las causas que remarcan como disparador del exceso de matrícula en los últimos años, tiene que ver con las políticas implementadas por el Gobierno para lograr la continuidad de los alumnos en la escuela y evitar que repitan de año. 

Alumnos, docentes y padres de la escuela Carlos Fader se unieron en una asamblea para impedir el cambio de horario

Sergio Vargas es docente y delegado gremial del colegio. Destaca que uno de los inconvenientes que se plantean en el caso de que se modificara el horario de salida es que los y las adolescentes que allí asisten temen por ser víctimas de hechos de inseguridad al regresar a sus hogares. Si bien buen aparte de la matrícula reside en el centro del Luján de Cuyo, hay cientos de chicos que debe trasladarse desde y hasta Perdriel, Agrelo y Ugarteche, por lo cual se plantea el tema de la demora en la llegada de colectivos en las paradas. De hecho, muchos llegarían a su casa después de las doce de la noche.

"También hay muchos chicos que tienen actividades extra escolares ya organizadas; muchos estudian un idioma o hacen deportes y esto vendría a cambiarles toda su organización", explica Vargas y agrega que la determinación que fue rechazada bajo la amenaza de "tomar la escuela" también sería una grave afectación a los docentes que ya dan clases en otros establecimientos en horario nocturno. 

Juan es un alumno de quinto año de electromecánica. Destaca que una de las situaciones que llevó a propiciar una reunión urgente en el colegio, convocando a las autoridades y a la comunidad educativa en general, fue que nunca fueron consultados acerca de sus posibilidades y si les resultaría oportuno o no salir de la escuelas a las 23.30. 

"Muchos de mis amigos viven en zonas peligrosas y tiene al menos dos horas de viaje en colectivo hasta su casa. Nunca se nos preguntó que nos parecía. De la noche a la mañana nos encontramos con que sí o sí teníamos que cumplir con ese horario. A mí me han robado de día, entonces que podré esperar a esa hora", cuenta el joven y agrega que en la asamblea organizada ayer en el colegio, solicitaron la asistencia de alguna autoridad de la Dirección General de Escuelas para plantear la situación.

Algunas posibilidades comenzaron a delinearse para comenzar a trabajar en relación a diferentes alternativas. Una de ellas consiste en la construcción de algunos módulos que puedan servir como aulas pasajeras para que los chicos puedan asistir a clases sin estar hacinados. La otra opción que está siendo evaluada, tiene que ver con compartir espacio en edificios cercanos. "Se firmó un acta y nos prometieron que se accionarán soluciones más acordes", asegura el joven.

La respuesta de la DGE

Carlos Daparo es el director de Educación Técnica y Trabajo de la Dirección General de Escuelas. Destaca que conforme al avance de las políticas destinadas a lograr que más estudiantes continúen en las escuelas, el colegio pasó de tener una matrícula de 750 alumnos a una de 1.100. Según destaca Daparo, el incremento en la matrícula de las escuelas técnicas también se extrapoló al resto de las instituciones secundarias técnicas de la provincia. "En cuatro años pasamos de tener 30 mil alumnos a un total de 36 mil", aclara el funcionario.

Conforme a este crecimiento, reconocen las autoridades educativas, se están buscando alternativas edilicias para aquellos establecimientos que han quedado "chicos" en relación a la demanda educativa actual. Un tema relacionado, es el del mobiliario. "Esta situación nos obliga a repensar la estrategia ahora que la presencialidad es plena", explica Daparo.

La creación de más escuelas prometida por el presidente Alberto Fernández es una esperanza que se abre para lograr ampliar la oferta educativa.

En relación a las posibilidades que se plantean para los alumnos de la escuela Carlos Fader, el funcionario detalla que una de ellas consiste en alquilar espacios en otros edificios o bien ocupar espacios en aquellas escuelas que cuenten con aulas disponibles. 

Otro aspecto a resolver, consiste en crear nuevos cargos docentes para dar respuesta a la demanda de más lugar físico. "Es un gran esfuerzo el que estamos haciendo para llegar con soluciones concretas", aclara Daparo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?