Gauchito Gil: cómo serán los protocolos en su fiesta y quién fue realmente

Gauchito Gil: cómo serán los protocolos en su fiesta y quién fue realmente

Se esperan alrededor de 300.000 visitantes al santuario original de la ciudad de Mercedes. Cómo será el operativo para ingresar al santuario y quién fue Antonio Gil (a quien la tradición popular conoce como el Gauchito Gil), según la leyenda.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Este sábado 8 de enero se realizará la fiesta en el santuario del Gauchito Gil, en la localidad correntina de Mercedes. El verano pasado la celebración se vio suspendida debido a las restricciones sanitarias. Será, entonces, la primera en pandemia y luego del inicio de las obras estatales que buscan convertir al predio en un punto turístico de la provincia de Corrientes.

Desde el 6 de enero (y hasta el 10), hay un desvío en la circulación de quienes se dirijan desde y hacia Corrientes. Esto se debe a que, ya desde el 6, están llegando personas a cumplir sus promesas hechas al Gauchito Gil. Hay quienes pasan, se bajan a saludar y enseguida se van, pero también hay personas que se quedan en el predio a pasar el día.

El santuario del Gauchito Gil en Mercedes, Corrientes

Los protocolos por covid han generado cambios en la circulación para quienes quieran saludar al Gauchito Gil. El camino que se deberá recorrer (que estará totalmente vallado) comenzará en el estacionamiento del predio, continuando por las carpas y llegando finalmente al santuario. Allí habrá policías que permitirán el paso por grupos, pudiendo estos permanecer frente a la cruz, saludar y acto seguido salir.

Si bien Mercedes es una de las ciudades correntinas que más contagios tiene, la fiesta del Gauchito Gil sigue en pie. Las autoridades apelan a la responsabilidad individual de quienes se acerquen al santuario.

Quién fue el Gauchito Gil

Antonio Mamerto Gil Núñez, hijo de José Gil y Encarnación Núñez, nació un 12 de agosto de 1847 (aproximadamente), en Mercedes, Corrientes. La leyenda dice que fue un peón rural que luchó en la Guerra de la Triple Alianza y luego fue reclutado para las milicias que peleaban contra los federales.

Antonio Gil, conocido como el Gauchito Gil

La historia cuenta que un dios guaraní se le apareció en los sueños: “No quieras derramar sangre de tus semejantes”, le dijo. Por eso Antonio, el Gauchito Gil, desertó del Ejército y, acto seguido, se ganó una sentencia de muerte. Entre las desobediencias que se cuentan de él están también el hecho de conquistar a la mujer que pretendía un comisario, robar a los ricos para darles a los pobres –vengando así a estos últimos– y también sanar enfermos. El pueblo, entonces, lo reconoció como un justiciero y por eso lo protegió hasta que lo capturaron.

Finalmente, el 8 de enero de 1874 (o 1878) fue trasladado a la ciudad de Goya para ser juzgado. Ya en camino, a menos de 10 km de Mercedes, sus captores lo colgaron boca abajo en un árbol. Nadie se animaba a ejecutarlo porque apreciaban su justicia, por lo cual el superior obligó al coronel Velázquez a degollarlo. Se dice que “su sangre cayó como una catarata que la tierra se bebió de un sorbo”.

Gracias a la sangre del Gauchito Gil, el coronel que lo degolló puo revivir a su hijo moribundo

Las últimas palabras del Gauchito fueron: “Con la sangre de un inocente se curará a otro inocente”. Velázquez entregó a las autoridades la cabeza de Antonio Gil y luego, ya en su casa, encontró a su hijo moribundo. Recordando las palabras del Gaucho, cabalgó a toda velocidad hasta donde lo habían enterrado con una cruz de ñandubay (una madera rojiza, muy dura e incorruptible). El coronel juntó un poco de la tierra todavía húmeda por la sangre, untó a su hijo con ella y ocurrió el milagro de que el chico revivió. Nació así el mito del Gauchito Gil y su primer devoto: el mismo Velázquez.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?