Mercado del arte

Botticelli nuevamente en el podio

“El hombre del dolor”, de Sandro Botticelli, fue subastado en Nueva York por 45,4 millones de dólares.

Carlos María Pinasco sábado, 29 de enero de 2022 · 18:54 hs
Botticelli nuevamente en el podio

Con una magnífica presentación, Sothebys’s introdujo la obra tardía del maestro florentino que fue adjudicada a un comprador anónimo en el segundo plus valor para el artista detrás de “Joven con medalla” del que nos ocupamos en julio pasado.

Pintada al temple sobre tabla de 69 x 51 centímetros, representa a un Cristo de medio cuerpo visto de frente. Por sobre la corona de espinas y la larga cabellera del nazareno un coro de pequeños angelitos lloran la pasión. Lleva las manos cruzadas y todavía ligadas con sogas sobre el pecho pero el rostro es sereno. Es el Salvador ya resucitado que ha vencido el pecado y la muerte.

Alessandro Filipepi-Sandro del Boticello (1445-1510) mudó su carácter con la llegada de la vejez. Fuertemente impresionado por la prédica de Savonarola, el espíritu jovial de sus obras de juventud -La Primavera, por ejemplo- se torna austero y reflexivo. El goce y los placeres de Olimpo griego, con las danzas de sus gracias dejan lugar a una temática que parece inspirada en el Dante. La paleta se oscurece.

Evidentemente para el mercado la época temprana es más apetecible. El jolgorio entusiasma más que el dolor. Savonarola terminó en la hoguera.

Hay también cuestiones técnicas que, a la hora de aspirar a récords, entran en consideración: los antecedentes de “El hombre del dolor” carecen de raíces profundas. Solo después de una gran retrospectiva del artista en Frankfurt en 2009 fue bendecida como de la mano del Botticelli. Hasta entonces era una obra del taller, que cuando fue vendida en Londres, en 1963 recaudó solo 10.000 libras (U$26.000)

Debe entonces entenderse que se trata de una buena venta pese a que el precio logrado solo sea la mitad del récord anterior. La sanidad del mercado de l arte queda ratificada, aun en el rubro de los old masters que no es el más fashion.

 

*Carlos María Pinasco es consultor de arte

Archivado en