Murió por covid el bajista de una banda neonazi: se había declarado antivacunas con el argumento más absurdo

Murió por covid el bajista de una banda neonazi: se había declarado antivacunas con el argumento más absurdo

Falleció Mervyn Shields, bajista de la banda Skrewdriver y confeso nazi. Su argumento para declararse antivacunas fue el más absurdo: había exclamado que la pandemia era un "complot judío".

Pablo Vazquez

Mervyn Shields, bajista de la banda nazi Skrewdriver, falleció a los 59 años por complicaciones derivadas del COVID en un hospital de Irlanda del Norte. Lo curioso es que el bajista no se habría vacunado por creer que la pandemia era un "complot judío". El músico vivía en Londres desde 1983 y se unió a la banda que lo catapultó tres años después, donde estuvo durante tres álbumes. La banda continuó activa hasta finales de la pasada década, pero el músico siempre militó el movimiento nazi, buscando "mejorar la raza", asistía a las manifestaciones anuales de Blood and Honour. También contó con apariciones en otros grupos, como The Suspects y Catch-22.

Hasta su muerte, Shields creía en un país solo de blancos y mantuvo su postura racista hasta el final de sus días.

Mervyn Shields tocando el bajo

La banda de rock Skrewdriver es una de las más famosas dentro del RAC (rock en contra del comunismo) y fue una de las claves de la creación de Blood and Honour (sangre y honor), una organización nacida a finales de los 70 en el Reino Unido formada por jóvenes skinheads (subcultura británica que consistía en llevar la contra a los hippies y era característicamente racista) que buscaban promover una agenda supremacista. También, la banda se asoció con formaciones como el Partido Nacional Británico, que son de ultraderecha, hasta recaudando fondos para ellas.

Look típico de los skinheads

La banda fue formada por Ian Stuart Donaldson en 1976 en Lancashire , un condado de Inglaterra. Durante los 80s Screwdriver consiguió muchos seguidores y ganó mucha notoriedad, y los skinheads asistían a sus conciertos mientras saludaban con el brazo derecho levantado, como era característico en la época del tercer reich.

Una manifestación de Blood and Honour, conocidas por sus polémicas
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?