El incendio en Verallia desde adentro: videos, detalles y las duras consecuencias para el mundo del vino

El incendio en Verallia desde adentro: videos, detalles y las duras consecuencias para el mundo del vino

Este domingo por la mañana la fábrica de vidrios Verallia sufrió un incendio en una de sus plantas y los daños en ese sector fueron casi totales. La empresa es uno de los grandes proveedores de la industria vitivinícola y el siniestro proyecta una disminución en la producción de botellas.

Pablo Villarruel

Pablo Villarruel

La fábrica de vidrio Verallia, también conocida como Rayén Cura, sufrió este domingo por la mañana un incendio de grandes proporciones en una de sus plantas y el siniestro llamó la atención no solo de los habitantes de Rodeo de la Cruz y zonas aledañas en Guaymallén, si no también de muchos protagonistas de la industria del vino que probablemente se verán afectados por el hecho.

Ubicada entre las calles Bandera de los Andes y Agustín Álvarez, Verallia es una de las fábricas de vidrio más importantes del país y su producción de botellas para vino satisface a una creciente demanda que se vio más exigida en el último tiempo, cuando el consumo de ésta y otras bebidas alcohólicas creció en todo el mundo.

El incendio en la reconocida fábrica se inició alrededor de las 9 de la mañana de este domingo y según fuentes cercanas a las que pudo acceder MDZ, se originó en el horno número 2 que está ubicado justamente en la segunda planta que posee la empresa. Desde ese horno el fuego se propagó al sector de las máquinas moldeadoras y se tornó incontrolable.

"La fábrica está dividida en 3 plantas. La planta 1 está fuera de servicio hace mucho, alrededor de 5 años, y la 2 y la 3 eran las que estaban funcionando. Con este incendio la planta 2 quedará fuera de servicio hasta que se repare, pero eso llevaría meses ya que se quemó todo, no sirve nada", confió un conocedor del movimiento interno de la producción en Verallia.

La exigente demanda de vidrio en el último tiempo y, particularmente de botellas, habría llevado el uso del horno 2 al límite de sus posibilidades y esto tendría que ver con el origen del incendio. El tema ahora pasa por la reactivación del horno de ese sector para continuar con el abastecimiento programado a la industria vitivinícola que tiene en Verallia a uno de sus grandes proveedores.

Otra de las complicaciones causadas por el incendio es que prácticamente la maquinaria dañada es de origen extranjero, principalmente de países de Europa. Además, cuando la fábrica cuente con todos los aparatos necesarios, la puesta en marcha del horno lleva aproximadamente unos 20 días. "Para llegar al color de la botella se necesitan unos 20 días más además de los del horno", explicó alguien que conoce del tema y estimó que la reactivación será todo un desafío para Verallia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?