Denuncian fallas en el protocolo sanitario en las escuelas: cada vez hay más burbujas pinchadas

Denuncian fallas en el protocolo sanitario en las escuelas: cada vez hay más burbujas pinchadas

El festejo por el regreso a la presencialidad plena no duró mucho, aunque hay menos casos, los padres se quejan por la alta frecuencia de cierre de las burbujas escolares. Las autoridades revelan que están revisando el protocolo.

Florencia Rodríguez Petersen

Florencia Rodríguez Petersen

"Abrir escuelas no es solo abrirlas. Es facilitar que los chicos vayan", reclaman los padres que, después de un año -en el mejor de los casos. El inicio del ciclo lectivo estuvo rodeado de polémica: de un lado los que temían que juntar a los alumnos en las aulas desatara una nueva ola de contagios, del otro los que intentaban demostrar con experiencias de diversos países y estudios científicos que el regreso a la presencialidad escolar no implicaba un riesgo mayor que otras actividades y que era esencial que los chicos recuperaran ese espacio de aprendizaje y socialización. 

Con el paso de las semanas, el avance de la campaña de vacunación y el descenso sostenido de casos permitió a las autoridades establecer protocolos para el regreso a la presencialidad plena. A menos de un mes de lanzado ese plan se escuchan cada vez más quejas de parte de los padres: volvió la presencialidad, pero el más mínimo detalle obliga a cerrar la burbuja, por lo que los alumnos siguen teniendo una gran cantidad de clases virtuales. 

Leyenda

"Por subirme al ascensor, para ir al cole, se pincha la burbuja. La carita de tristeza de la de 5. ¡Revisemos esos protocolos! no hubo un solo positivo en lo que llevamos de vuelta en el colegio", contaba una madre en Twitter. Y dio pie a una catarata de comentarios. "Son las excusas de las direcciones para no tener problemas con los sindicatos. Dato, no opinión", decía uno y alguien más replicaba: "En el colegio de mis hijos actúan igual. Lamentablemente es el protocolo. Ante caso sospechoso se aísla la burbuja hasta él resultado, si es negativo vuelven sino 10 días aislados y zoom", se quejaba alguien más. 

"Definición exagerada de caso sospechoso más definición restrictiva de contacto estrecho más aislamiento a las familias de los amigos del niño con mocos. Nos están volviendo locos. No lo podemos permitir", decía una madre en sus redes sociales. Apenas unos días antes, alguien había señalado la paradoja de las aperturas y los cierres: "Cierran una burbuja de un colegio si un nene se rasca la nariz pero hoy juntan 21 mil personas en el Monumental sin siquiera un hisopado. Mientras tanto los argentinos varados, siguen varados". 

Y la lista de anécdotas parece ser interminable. Algunos enfatizando la tristeza de sus hijos por no poder ir al colegio, otros haciendo hincapié en cómo estos cierres inesperados y cada vez más habituales desordenan las rutinas familiares o en cómo las clases virtuales implican una pérdida a nivel pedagógico. 

Menos casos positivos y más burbujas pinchadas

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informa que los casos bajaron un 28% desde el inicio de la presencialidad plena. Sin embargo, debido a los protocolos establecidos para prevenir contagios en las aulas, se aisló un 97% más de burbujas por casos sospechosos con síntomas compatibles que resultaron ser negativos de covid19. 

De acuerdo al relevamiento del gobierno, del 15 de junio al 15 de julio -el mes previo al receso invernal- se confirmaron 2.537 casos en las escuelas porteñas y se aislaron por caso sospechoso 2.679 burbujas escolares

Luego de las vacaciones de invierno, entre el 1º y el 31 de agosto, ya con presencialidad plena y protocolos creados teniendo en cuenta este hecho, se registraron 1.836 casos positivos y se aislaron por caso sospechoso 5.267 burbujas

Desde el ministerio de Educación de la Ciudad, dirigido por Soledad Acuña, aseguran estar implementando medidas sanitarias en los edificios: "Llevamos instalados más de 1300 purificadores con filtros HEPA que renuevan el aire en aquellos salones que así lo requerían y estamos implementando un sistema de monitoreo aleatorio con medidores portátiles de CO2 para evaluar la calidad del aire en las aulas", dicen fuentes oficiales. 

Asimismo, mientras evalúan cambios en el protocolo -que serán anunciados en los próximos días-  adelantan que está previsto recorrer las escuelas secundarias con Unidades de testeo Móvil en las que los estudiantes podrán realizar testeos en forma voluntaria con la autorización de sus familiar. En relación a las burbujas "pinchadas", explican que hay centros de testeo para estudiantes, docentes y no docentes accedan con prioridad al análisis PCR a fin de que sean testeados de inmediato y la burbuja pueda recuperar la presencialidad lo más pronto posible en caso de que se descarte a sospecha de covid-19. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?