Una firma avanza en la clonación humana: ¿conspiración o realidad?

Una firma avanza en la clonación humana: ¿conspiración o realidad?

Una empresa dice haber hecho clonación en humanos a pesar de no tener publicaciones científicas al respecto. ¿Es esto posible? Te contamos por qué es antiética esta práctica científica.

Nicolás Hornos

El 27 de diciembre de 2002 el movimiento raeliano anunciaba en una rueda de prensa el nacimiento del primer clon humano. Se trató de Eve y aseguraban que había nacido con más de 3 kilos pero no quisieron dar a conocer el lugar de su nacimiento. El anuncio tuvo gran revuelo en los medios. Brigette Boisselierr, actual directora científica de Clonaid nunca mostró pruebas científicas o fotografías del hecho, argumentando que no se trata de un monstruo sino de una niña que debe tener una vida normal.

Imagen de Clonaid donde se muestra a favor de la clonación humana.
Foto: Clonaid

En su sitio web la compañía dice ser la pionera en clonación humana. Fue fundada en 1997, un año después de la clonación de la oveja Dolly, por Rael. A principios del año 2000 comentan que se encontraron con un gran aumento de posibles clientes interesados en sus servicios y Rael le otorgó la dirección de la empresa a la Dra. Boisselier, quien comenzó a trabajar junto a su grupo de científicos. Han conseguido grandes inversiones para continuar su investigación. Desde entonces, cuentan que han podido ayudar a varios pacientes a tener sus propios hijos a través de su tecnología de clonación. Sin embargo, nunca han aportado pruebas científicas, apelando a los derechos del bebé a llevar una vida normal, pero espera poder hacerlo en futuro, expresa Boisselier.

Clonaid depende del Movimiento Raeliano, una secta OVNI que cree que todos los humanos en la tierra fuimos creados por una raza de alienígenas muy superior a nosotros, llamada Elohim, mediante ingeniería genética. Esta secta se fundó en 1964 y presume de tener 55.000 miembros en 84 países. Su líder, al que denominan Rael, es Claude Vorilhon, un ex periodista francés. Vorilhon cuenta que fue abducido dos veces por estos extraterrestres y volvió a la Tierra para difundir el mensaje de los Elohim. Según la doctrina raeliana, una combinación entre clonación y transferencia mental podría proveer a los humanos el don de la inmortalidad.

Uno de los libros publicado por Rael.

Según la doctrina raeliana, una combinación entre clonación y transferencia mental podría proveer a los humanos el don de la inmortalidad

Boisselier echó a la basura una respetada carrera científica al unirse al Movimiento Raeliano y apoyar la clonación reproductiva: “Descubrí este movimiento y decidí que era la aproximación más racional a la vida. Mi religión es la ciencia”.

Claude Vorilhon, fundador del Movimiento Raeliano.

Conversamos con Graciela Moya, médica genetista y experta en bioética, quien comenta que “Clonaid es un grupo que dice haber hecho clonación humana. Pero si empezás a mirar este grupo, no tienen ninguna publicación científica y dependen del Movimiento Raeliano que es una secta OVNI. No sabés hasta dónde están trastocados mentalmente o hasta dónde es real, dónde está el límite de lo que es científico y real, es una locura. La científica Boisselier, una francesa, que dice que fue la primera que hizo clonación reproductiva y que ya nació una bebe y hay muchos más en camino, dice que después hay una computadora extraterrestre que va a extraer todos tus pensamientos y los va a poner en el clon”.

Graciela Moya

La clonación abre un extenso debate, pues ya es utilizada en animales para el beneficio de la industria agropecuaria y farmacéutica, pero mientras científicos siguen intentando la clonación humana, documentos internacionales y legislaciones nacionales condenan esta práctica con fines reproductivos.

 ¿Por qué sería antiética la clonación humana? 

La médica genetista Graciela Moya expresa que hoy por suerte no se ha logrado por las características de cómo funciona nuestro genoma”, y plantea los puntos éticos por los que no se debería hacer: “El problema está en la peligrosidad de poder generar un humano como un medio para el fin de otros, un medio para los deseos de otras personas”.

Los mayores riesgos de la clonación reproductiva en humanos -y donde entran los cuestionamientos éticos- son el tema de la individualidad, ya que generás un montón de personas iguales y las características propias de cada persona pueden ponerse en riesgo; la irrepetibilidad que tenemos cada uno de nosotros como seres únicos irrepetibles con historia propia; la intimidad porque vos ya sabrías todo lo que le gusta o no le gusta al clon, de alguna manera estás invadiendo su intimidad; y la libertad en el sentido de que se genera un clon con determinadas características porque se quiere que haga tal cosa, entonces antes de que nazca sé qué características tiene y qué cosas quiero que haga con las características que yo elijo, también se pierde la libertad de un futuro abierto, si ya te encasillan de cierta manera no podés elegir tu propio futuro.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?