Le diagnosticaron VIH: fue la peor noticia pero hoy dice que en realidad tuvo "buena suerte"

Le diagnosticaron VIH: fue la peor noticia pero hoy dice que en realidad tuvo "buena suerte"

A cuatro años de ser diagnosticada con VIH contó su experiencia, dio tres consejos claves en relación a esta enfermedad y abrió la puerta para que muchos más compartieran su experiencia.

Florencia Rodríguez Petersen

Florencia Rodríguez Petersen

Hace 11 años Mariana se mudó a Bariloche buscando una mejor calidad de vida. Allí y por casualidad, recibió hace cuatro años una noticia que podría haberla destrozado pero acabó salvándole la vida. A ella y a los que la rodean. "Fui a donar sangre para el hijo de un compañero de trabajo. Era un viernes. El lunes me llamaron del hospital para pedirme que fuera de nuevo", recuerda. Y acota: "Cuando te llaman del hospital, nunca es algo bueno". Así se enteró de que tenía VIH

El de Mariana no es un caso aislado. Según la Organización Panamericana de la Salud, unas 136 mil personas viven con VIH en Argentina. Y de ellas, se calcula que el 17% desconoce el diagnóstico. 

Recordó en Twitter el aniversario del día que le cambió la vida. "Se cumplen 4 años que me dieron el diagnostico de VIH.  Tendría para decir muchas cosas, casi todas buenas, lo único que voy a decir es: usen preservativo, testeense seguido, aunque tengan pareja estable y no discriminen si se cruzan con alguien +".

Cuenta su historia sin mostrar signos de enojo o dolor. Al contrario, Mariana se ríe de los posibles títulos para las notas de su historia: "Tiene SIDA pero puede manejar", "Tiene SIDA y sigue trabajando". "Uno de mis hijos se reía de que el tweet se haya viralizado. Y con sus hermanos sugerían ideas disparatadas para titular una nota". Sin embargo, no siempre tuvo esa actitud. 

"Cuando me dijeron que era positiva pensé que me iba a morir, que nunca más iba a estar con alguien y en lo difícil que iba a ser contárselo a mis hijos", recuerda. Tiene tres hijos y siente como propio al de su ex pareja. El único momento de la charla en el que Mariana manifiesta rabia es cuando responde que sí sabe cómo se contagió el virus. "Me infectó mi ex pareja. Le deseo lo peor", dice y enseguida cuenta que fue ella la que, después de tener su diagnóstico, le pidió que se hiciera el test. "Ya no éramos pareja. Y él me lo negó. Al final, le salvé la vida", relata consciente de lo importante que es tener el diagnóstico. 

Etapa SIDA

Para Mariana el diagnóstico pasó de ser lo peor en la vida a ser algo positivo. "En ese momento estaba en la etapa SIDA. Tenía menos de 200 anticuerpos y la carga viral por encima de un millón", recuerda. Comenta que una neumonía podría haber sido fatal en ese estado. "Tuve mucha suerte. Hoy gracias al tratamiento mi carga viral está en 20 copias y la infección es no detectable en un análisis de sangre de rutina. Aparte, gracias a que mis defensas estaban bajas, hace unos años fui a hacerme un chequeo general y pormenorizado de salud y los médicos diagnosticaron un cáncer de mama. Pasé dos veces por el quirófano", cuenta. 

Durante todo el primer año probó distintos tratamientos. "Estos se prueban hasta que el paciente no da más. Y yo soy bastante rebelde. El ultimo que probamos, antes del que finalmente resultó, terminó causándome un shock séptico", cuenta. El siguiente intento fue un tratamiento compuesto por tres pastillas diarias que luego se combinaron en una sola pastilla. Según Mariana, "El tratamiento es impagable, puede ser que ronde los 50 mil pesos mensuales" y en este sentido es fundamental que Argentina tenga una legislación por la cuál las obras sociales o en su defecto el Estado cubran el mismo. 

Ya en tratamiento debió superar diversas etapas. Primero, hablar del tema con sus hijos que, en ese entonces, tenían 8, 11, 13 y 20 años. "Justo se estrenaba la película de Freddie Mercury y aproveché para ir deslizando comentarios sobre lo triste que fue que muriera por que no había tratamiento y que qué bueno que ahora el VIH era algo tratable. Al final, o tomaron con total naturalidad".

En la búsqueda de contención, ante la necesidad de transitar una enfermedad que sigue siendo tabú, se cruzó con ICW, una comunidad de mujeres viviendo con VIH SIDA. Desde que se enteró de su diagnóstico había observado las reacciones de las personas al conocer de su enfermedad. Al integrarse a esta comunidad, comenzó a militar para que más personas realicen testeos y conozcan más de VIH. "Faltan campañas" sentencia y arriesga que las que hay sólo "toman como población clave a las trabajadoras sexuales y a as mujeres transexuales". Acota que muchas de las mujeres que integran ICW -organización que hoy tiene unos 300 miembros activos en Argentina- se contagiaron manteniendo una relación estable con un varón. 

4 aspectos clave en relación al VIH

Desliza al pasar que el VIH sigue siendo un tema tabú. "Es como un estigma, hay vergüenza y miedo", dice e insiste en la importancia que tiene hablar del tema. Estas son sus recomendaciones al respecto: 

1- "Testéense seguido"

"Es fundamental. Permite buscar un tratamiento que baje la carga viral y suba las defensas", explica Mariana que, a cuatro años de su diagnóstico logró que su carga viral disminuya notablemente. 

2- "Usen preservativo

"Aunque tengan pareja estable", aclara consciente de que ellay muchas otras personas se contagiaron el virus teniendo relaciones con una pareja estable. 

3- "No discriminen"

Mariana hace especial hincapié en el impacto que tiene la cuestión social. 

4- "¡Aprendan! Indetectable es intransmisible"

Todavía se sorprende de que muchos médicos no puedan pronunciar las palabras VIH  o SIDA. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?