Emigrar a España: así vive esta familia argentina los días previos a mudarse

Emigrar a España: así vive esta familia argentina los días previos a mudarse

En tan solo una semana, el 1 de agosto, estarán subiendo a un avión rumbo a cumplir sus sueños en el viejo continente. Entre trámites, ferias americanas, miedos y mucha expectativa preparan su mudanza a España.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

“Esta feria americana la hacemos porque nos vamos a vivir a España. Vendimos todo, nos llevamos solo 23 kilos de equipaje”, cuenta Karina a modo de presentación para comenzar a relatar cómo son los días previos a emigrar. Esta familia argentina, que reside en Mendoza, en tan solo una semana, el 1 de agosto, estará subiendo a un avión rumbo a cumplir sus sueños en el viejo continente. 

Karina Caffaratti (47) y Sergio Tahiara (50), ambos profesores de educación física, hace un par de meses atrás tomaron la decisión más importante de sus vidas, emigrar a Valencia junto a sus dos hijos: Joel de 19 años y Ariadna de 15. “Es un proyecto familiar”, aclaran.

Banderines de colores, un cartel que dice “Feria Americana” y toda su vida en Mendoza puesta en venta en su garage. Electrodomésticos, muebles, ropa, bicicleta, utensilios de cocina, hasta su auto, poco a poco se despojaron de todo aquello que los había acompañado todos estos años. "Sacamos todo lo que hay en la casa y a vender todo" cuenta Karina, es que “para poder irse hay que desprenderse de todo”, afirma Sergio.

No será la primera vez que pasan por esta situación de desarraigo, en el 2000, al año de casarse la pareja emigró también a España donde nacieron sus hijos y vivieron durante 9 años. Luego “un engaño del destino” los trajo nuevamente a Argentina dicen: "Nosotros veníamos a trabajar a un centro de fitness en Chile, pasamos por Mendoza y nos atrapó la parte social, la familia y los amigos”.

Sin embargo, confiesan que nunca pudieron adaptarse y por esta razón en los últimos meses cobró fuerza la idea de cambiar de aire y de vida. “Volvemos -a España- a buscar esa vida que teníamos”, cuenta Karina.

En esta familia, Sergio es el que más convencido está. Siempre tuvo la idea de regresar a Europa, este último año viajó solo hacia allá para instalarse nuevamente en España pero no tuvo éxito, por la pandemia tuvo que regresar a Mendoza y esperar unos meses para poder retomar su proyecto, pero ahora acompañado.

"Una vida mejor para nuestros hijos"

“Problemas económicos, dificultades para ahorrar, inseguridad, corrupción, injusticia”, ambos enumeran todas aquellas cosas que no les permiten tener la vida que desean en Argentina y aseguran que por todo eso no pudieron adaptarse al sistema. “Nos cansó que la gente de clase media y alta pague impuestos y sea responsable de todo; mientras que hay gente que sin hacer nada cobra más que uno que trabaja hasta 10 horas diarias”, expresa Sergio y deja que aflore un sentimiento de enojo en el tono de su voz.

Queremos darles una vida mejor a nuestros hijos. Queremos que vean que hay una vida mejor, que hay un futuro mejor, que pueden luchar con herramientas, soñar y proyectarse a largo plazo”.

Por supuesto que la educación de sus hijos en Valencia también ha sido pensada, Ariadna continuará sus estudios secundarios y Joel ingresará a una universidad para seguir los pasos de sus padres, profesorado de educación física. Ambos jóvenes deberán poner en stop sus vidas en Mendoza y reiniciarlas en otro continentes con nuevos amigos, nuevos caminos y por supuesto con ciertos miedos pero con muchas expectativas también. 

“Yo soy muy familiero, me va a costar no ver a mis amigos y mi familia eso es muy duro”, Joel sostiene que no será fácil dejar los afectos y agrega: “pero la verdad que estoy muy ansioso por ver cuál será mi futuro”. El joven buscará incorporarse a un club de fútbol, deporte que le apasiona y juega en Mendoza.

Ariadna coincide con su hermano, lo más difícil será dejar de ver a los seres queridos, “me cuesta aceptar irme de toda la gente que amo, pero me lo estoy tomando más tranquila que al principio”. 

En cuanto a los trámites que tuvieron que realizar para poder mudarse a España, Sergio explica que no fue mucho lo que tuvieron que hacer porque ellos son ciudadanos españoles y sus hijos son españoles. “Tenemos pasaporte, documento, el título profesional homologado y hasta el carnet de conducir para manejar allá”. A su vez, deberán presentar las partidas de nacimiento, un test PCR para ingresar y están en la búsqueda de un departamento para vivir en Valencia.

Respecto a las oportunidades laborales allá para estos dos profesores de educación física, Karina adelanta que al llegar están dispuesto a “hacer lo que Dios quiera que hagamos, sabemos que al principio trabajo de mozos o dependientes vamos a conseguir”. Ella se muestra esperanzada, sabe que poco a poco irán construyendo su nueva vida en España y podrán conseguir puestos de trabajo vinculados a su profesión, “me gustaría trabajar en un centro de fitness, amamos el deporte”.

Los cuatro saben que los primeros meses luego de emigrar no serán fáciles, que más de una vez se cuestionarán si fue la decisión correcta, pero están convencidos de que la experiencia los fortalecerá a cada uno y a la familia. “Este es el tercer intento, la tercera es la vencida”, asegura Karina y agrega: “nos vamos juntos para acompañarnos, los cuatro somos un buen equipo”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?