Familia argentina en Europa: "No migramos para hacernos ricos en España, sino para vivir tranquilos"

Familia argentina en Europa: "No migramos para hacernos ricos en España, sino para vivir tranquilos"

A finales de 2020, esta familia mendocina dejó todo lo que tenía para iniciar una nueva vida en un pueblo de España donde sienten que pueden caminar tranquilos por las calles.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Melisa (34) y Gastón (36) a finales de 2020 decidieron “meter sus vidas en 4 valijas” y emigrar a España, junto a sus dos pequeños hijos, Benicio de 5 años y Brunna de 3. “Nos fuimos en busca de la vida que soñamos para nuestra familia”.

“En Mendoza vivíamos muy bien, teníamos una casa hermosa en un barrio de Chacras de Coria, y nos dedicábamos al ejercicio de nuestras profesiones -Gastón es ingeniero y Melisa psicopedagoga y profesora universitaria- lo que nos permitía darnos el gustito de viajar al menos una vez al año”, cuenta Melisa a modo de introducción.

En uno de esos viajes fueron a Europa y visitaron con los niños España, “¡fue un flechazo!, nos enamoramos de sus paisajes, de su gente, y fundamentalmente de la tranquilidad que sentíamos al caminar por las calles sin tener que mirar para atrás”, recuerda.

Al regresar a Mendoza los recuerdos y la sensación de tranquilidad que habían experimentado allá volvían de manera recurrente, fue eso lo que los hizo empezar a contemplar la idea de darles a sus hijos una vida diferente. 

Fueron diversas causas las que convencían cada vez más a la pareja de dejar todo en Mendoza y dar comienzo a una nueva vida en el viejo continente. “La decisión la tomamos por una serie de factores que se fueron sumando, como el desencanto con la dirigencia política o la incertidumbre y el estrés que genera vivir en un país en el que cada vez que vas al supermercado no sabés cuánto vas a pagar por la compra”, cuenta Melisa y agrega: “pero el factor determinante fue la inseguridad violenta que encontrábamos a la vuelta de la esquina”.

Un día se encontraban mirando televisión y vieron una publicidad de seguros que decía: "Aseguramos lo más importante de tu vida: tu vida". “Fue ahí cuando caímos en la cuenta de que nada de lo que habíamos conquistado a nivel económico o profesional valía la pena, si en algún momento nos arrebataban la vida por quitarnos un par de zapatillas”, comparte.

Poco a poco la idea de migrar iba teniendo más fuerza,  pero aún necesitaban más motivos para terminar de convencerse. Por ello, realizaron un ejercicio juntos, leían los diarios digitales de España, puntualmente la sección de policiales, para comparar los índices de inseguridad de allá con las grandes ciudades argentinas.

Haciendo esto se encontraron con titulares que decían: "La policía local salva a mujer picada por abejas", "La policía local encuentra a perro extraviado hace 4 años"; “Leyendo eso no nos quedaron dudas de que la vida que queríamos para nuestra familia no estaba en Argentina”, cuenta Melisa.

“Nuestra motivación para irnos no fue económica, fue social, y eso hizo nuestra decisión más fácil e irreversible -sostiene Melisa y agrega- no migramos para hacernos ricos en España, migramos para vivir más tranquilos, quizás con menos, pero mejor".

Melisa y Gastón renunciaron a todo, dejaron todas sus cosas, metieron en 4 valijas sólo lo esencial que necesitaban para vivir sus primeros días de estadía en su nuevo país, y con mucho dolor, pero a su vez esperanza, “nos despedimos de nuestros amigos, familia y perros”. 

Una nueva y tranquila vida en España

Migraron a un pueblo de Alicante, allí los recibieron familiares, "que si bien eran lejanos en árbol genealógico, eran muy cercanos en afecto", esto hizo que fuese mucho más fácil su arribo a España.

“Fuimos muy afortunados, ¡al mes y medio de haber llegado, ya estábamos trabajando los dos!”, comparte con emoción Melisa. Ambos fueron contratados en puestos relacionados con sus profesiones, esto les permitió comenzar a insertarse laboralmente y “respirar tranquilos, sabiendo que no íbamos a pasar necesidades estando a un continente de distancia de nuestro país”, destaca. 

Pero las buenas noticias seguían sorprendiendo a los argentinos, a los pocos meses de haber sido contratados se presentó en su puerta una mejor oportunidad laboral que los llevó a mudarse a las afueras de Madrid, en  Alcalá de Henares.

Alcalá de Henáres migrar España
Foto: Wikipedia

Melisa relata en detalle cómo es vivir en este tranquilo pueblo que hoy es su lugar en el mundo y confiesa que caminar tranquilos por las calles es lo que más disfrutan. Enumera varias escenas cotidianas que la tomaron por sorpresa en España. “Acá ves ancianos en la calle llevando cochecitos de bebé, allá (Argentina) ni loca le doy a mi abuelo de 85 años el coche para que pasee con mis hijos”, compara desde Alcalá de Henares.

Alcalá de Henáres

Además, comparte que allí uno puede dejar la bicicleta sin cadenas ni candados en la calle y nadie la toca, algo que para ella es "inconcebible en Argentina”. “Acá no existe la mentalidad de robarte, por eso la gente confía en que no pasará nada”.

Alcalá de Henares
Foto: Alcalá Hoy

Melisa y Gastón saben que migrar no es sencillo y están abiertos a lo que suceda en el futuro. “Desconocemos las vueltas que da la vida, hoy estamos aquí y quizás mañana no; pero sea como sea que nos vaya, sin dudas esta es una experiencia que nos enriquecerá a nivel personal y familiar”.

“Extrañamos nuestros afectos, nuestras costumbres, nuestros amigos, nuestros perros, todo aquello que no entraría en una valija. Sentimos que fue la decisión más dura de nuestras vidas, pero también la más acertada. Y sin dudas la volveríamos a tomar”, concluye Melisa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?