De los ingresados a terapia, un 57% muere, según un prestigioso estudio de The Lancet

De los ingresados a terapia, un 57% muere, según un prestigioso estudio de The Lancet

Se trata de un escrito presentado por una médica intensivista del Hospital San Martín de La Plata. El mismo indaga acerca de la alta tasa de fallecimiento de pacientes ingresados en terapia intensiva por causa del covid-19.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La investigación publicada en la prestigiosa revista médica The Lancet fue dirigida por Elisa Estenssoro, quien se desempeña como integrante del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Interzonal de Agudos "General San Martín" de La Plata. Dicha publicación científica intenta comprender las causas del elevado índice de mortalidad que que provoca el covid-19 y su relación con el porcentaje de personas ingresadas en terapia intensiva.

La realización del trabajo fue hecha entre el 20 de marzo y el 31 de octubre de 2020 y concluyó que el 57,7 % de los pacientes con coronavirus que ingresaron en las 63 Unidades de Cuidados Intensivos estudiadas, falleció.

Precisamente, fue realizado un seguimiento sobre 1909 personas que contrajeron la enfermedad y que requirieron ventilación invasiva desde su ingreso a las UCI hasta que recibieron el alta o finalmente murieron. Asimismo, los pacientes eran en gran parte mayores de edad y hombres. También, tuvieron síntomas durante una media de 5 días antes de su arribo al hospital y permanecieron en promedio un día internados, antes de ser admitidos en las UCI por complicaciones graves.

Explicaciones sobre la mortalidad

A su vez, la investigación también profundiza sobre cuáles son las principales causas que derivan en la muerte de los pacientes. Entre ellas, se encuentran nueve posibilidades predeterminadas: hipoxemia refractaria, shock séptico, síndrome de disfunción multiorgánica agudo, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca aguda, accidente cerebrovascular, orden de no reanimación y tromboembolismo pulmonar.

También es importante destacar que al momento del fallecimiento “se podría considerar más de una causa de muerte”.

De los 1909 pacientes que fueron analizados, la edad promedio registrada fue de 62 años (entre 52 y 70) y el 91,7 % tenía enfermedades prexistentes. Los factores de riesgo que se detectaron con mayor frecuencia fueron hipertensión arterial (46,9 %), obesidad (44,4 %) y diabetes (29 %).

“Si bien la vacunación cambió la historia, los datos muestran que hay que insistir con el control de factores de riesgo y comorbilidades. La obesidad surgió como uno de los determinantes y es una enfermedad que puede revertirse”, indicó Estenssoro a Clarín.

Por su parte, médicos intensivistas manifestaron que "el aumento de la edad fue un predictor independiente de mortalidad” y que, además, “las complicaciones en todos los pacientes fueron frecuentes”. Otras condiciones, como hipertensión arterial, diabetes, riñón crónico insuficiencia, enfermedad cardiovascular e inmunosupresión fueron más frecuentes en los no supervivientes.

La mortalidad en gente ingresada a hospitales fue alta en aquellos que requirieron ventilación mecánica. El 57,7% de los afectados murieron en estos establecimiento sanitarios. Por otro lado, a los 28 días, la mortalidad alcanzó el 50,6% y en la UCI se ubicó en el 57%.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?