Histórico cierre del Acuario Municipal: "El triste ejemplo del Ecoparque nos permite dudar"

Histórico cierre del Acuario Municipal: "El triste ejemplo del Ecoparque nos permite dudar"

El histórico cierre del Acuario Municipal de la Ciudad de Mendoza generó un gran debate de alcance nacional. Además, abrió la puerta a varios interrogantes que se espera tengan respuesta en los próximos meses.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

El histórico cierre del Acuario Municipal de la Ciudad de Mendoza generó un gran debate de alcance nacional. Además, abrió la puerta a varios interrogantes que se espera tengan respuesta en los próximos meses.

Desde la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, en diálogo con MDZ Radio, Juan Manuel Filice, secretario de Desarrollo Urbano, detalló cómo será el proceso para reconvertir el acuario. El funcionario aseguró que este proceso durará por lo menos un año y aclara: "Estamos evaluando qué sucederá con los animales. Sobre todo si es correcto trasladarlos, eso lo discutiremos con especialistas que están involucrados en su bienestar". 

MDZ consultó a un especialista en conservación biológica para conocer su mirada al respecto. Agustín Zarco, Doctor en Ciencias Biológicas, quien se desempeña como docente universitario y es a su vez presidente de la Asociación para la Conservación de la Diversidad Biológica Argentina (BIOTA), expresa: “Como conservacionista, me preocupa mucho el proyecto de lo que se hará con el acuario, y cuánto van a  dejar intervenir a las universidades, a científicos y ONGs serias en la diagramación del nuevo proyecto”.

“Yo al menos no he visto ningún proyecto sobre la reconversión de la institución, y no conozco a nadie dentro del ámbito científico o de conservación que haya sido llamado a colaborar con el proyecto, me enteré por los medios", comparte Zarco.

El conservacionista compara la decisión de cerrar el Acuario Municipal con la situación que desde hace años atraviesa el ex Zoo: "Como muchos de los que vivimos en Mendoza, tenemos el triste ejemplo del Ecoparque que nos permite dudar, en donde luego de cinco años no se realizó ningún proyecto de conservación, los alumnos de las universidades no pueden ingresar a hacer pasantías ni tesis de grado, y siquiera la población sabe que pasa adentro, qué hay o que no”.

Respecto al traslado de los animales, Agustín Zarco, quien también se desempeñó como intendente del Parque de la Biodiversidad (Ex Zoológico de Córdoba), sostiene: “El traslado depende de muchas cosas, cada especie debe analizarse por especialistas. Es muy importante la especie de cada organismo, y la historia que ese individuo trae consigo. Hay especies de importancia para la conservación, que podrían ser derivadas a instituciones que posean planes de cría serios, mientras que otras por su origen o estado podrían utilizarse en la institución (o en otra institución) como exhibición, una exhibición bien planteada, que colabore con la educación ambiental en lineamiento con la visión de la institución”.

Pese a que en los últimos días se ha hablado mucho sobre el traslado de los ejemplares del Acuario Municipal de la Ciudad de Mendoza el doctor en Ciencias Biológicas prefiere hacer foco en el proyecto de manera integral, “lo principal es generar un plan serio para establecer la misión de la institución, y colocar personas capacitadas a cargo del mismo”.

“¡Liberen al tortugo Jorge!”

En 1984 el tortugo, de la especie caretta caretta, fue encontrado por unos pescadores en una playa de Bahía Blanca. Estos ejemplares habitan en aguas cálidas, por lo que en ese momento no se consideró conveniente devolverlo a las frías aguas del Mar Argentino. Se consideró que lo mejor era trasladarlo a un lugar que contara con las condiciones necesarias para él, por ello fue llevado al Acuario Municipal de Mendoza donde se encuentra desde entonces.

Sin embargo, el poco espacio con el que cuenta en su pecera, pese a su gran tamaño, y la necesidad de que tenga mejores condiciones de vida hizo que muchas personas alzaran su voz por la liberación del tortugo Jorge.

Su caso tuvo alcance nacional, a través de una petición que pide por la liberación del animal se logró juntar más de 50.800 firmas. "El tortugo Jorge sufre en su pecera sin luz natural, con agua artificial y sin un gramo de vegetación", expresan en la nota que se ha difundido a través de las redes sociales.

Por otro lado, un grupo de abogados ambientalistas encabezado por Oscar Mellado  presentaron en abril de este año un Habeas Corpus en el Juzgado Penal Colegiado N°1 para exigir la liberación del tortugo marino, por tratarse de una persona no humana a la que se le está cercenando el derecho a la libertad.

“Estamos de acuerdo con esta decisión de reconvertir el acuario, lo que nos da miedo es que digan `vamos a esperar haber qué pasa con los animales´, queremos cambios en serio", aclara Mellado.

Luego de 37 años en cautiverio ahora la duda es donde irá a parar el tortugo Jorge, explican. Por ello es que, como abogados solicitan que la situación se resuelva desde el punto de vista jurídico, “No queremos que todo quede en manos del ejecutivo, hay que darle lugar al habeas corpus, ordenar la libertad y ver cómo se ejecuta”.

Antes de presentar este habeas corpus Mellado y el resto de los abogados involucrados, estuvieron en contacto con diversas asociaciones internacionales especializadas en la conservación de tortugas marinas, como Karumbé (Uruguay) y Tortugos Mexicanos, para consultarles sobre qué es lo mejor para este ejemplar.

“Acá lo que importa es que este tortugo está preso, es una persona no humana que sufre, se golpea contra el vidrio porque tiene trastornos por estar en cautiverio”, enfatiza Mellado y agrega: “Sé que el estado del animal es bueno y lo han tratado bien, pero lo importante es que el sea libre”.

Desde el municipio mendocino, Filice acotó que el caso de este ejemplar se viene trabajando desde hace tiempo. “Actualmente ninguno de los especialistas nos recomienda liberarlo al mar y tampoco hemos encontrado un santuario donde llevarlo", aclaró el funcionario.

Respecto a esto, el presidente de la Asociación para la Conservación de la Diversidad Biológica Argentina (BIOTA) explica a MDZ: “Por el tiempo que lleva en cautiverio, es imposible de liberar el animal, ya que representa un riesgo para el ambiente en el cual se lo libere, y porque el animal difícilmente pueda ser rehabilitado como para que pueda valerse por sí mismo".

Zarco agrega: "Son los veterinarios especialistas en reptiles, que en Argentina hay muchos y muy buenos, quienes deben decidir si el tortugo puede o no trasladarse".

El especialista hace foco, además, en el costo que una rehabilitación y traslado de este tipo tendría, “son valores altísimos. Mucho mejor sería, si se dispone de esos fondos, utilizarlos para generar proyectos serios de conservación de tortugas nativas de la provincia, que bastante olvidadas están”.

Entonces, `sacárselo de encima´ no es la solución, es una buena propaganda, pero de ninguna manera la solución. Hay que dejar de mirar al individuo, y empezar a preocuparse por las poblaciones silvestres”, concluye Zarco.

Una Red Federal de Santuarios, una posible solución

El titular de la cartera de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, anunció la creación de una Red Federal de Santuarios para impulsar el bienestar animal y el adecuado manejo de ejemplares de fauna silvestre rescatados o decomisados en operativos por tráfico ilegal en todo el territorio nacional.

El funcionario adelantó que estos días se está trabajando en contactar a santuarios que reúnen las condiciones necesarias. “Estamos llamando a una convocatoria en estos días. Detectamos santuarios que trabajan muy bien. Por ejemplo, uno en Córdoba y otro en Entre Ríos. Vamos a ayudar a construir el hábitat necesario para los ejemplares de la fauna silvestre”.

En vistas de la conservación de la biodiversidad, la Red Federal de Centros de Rescate y Rehabilitación (RFCRR) estará integrada por organismos nacionales, provinciales y municipales, sumado a los centros de rescate y rehabilitación inscriptos ante el Registro Único de Operadores de Fauna Silvestre. Estará bajo la órbita de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental, a cargo de Sergio Federovisky.

La finalidad de la Red será promover  la cooperación regional para terminar con las redes de tráfico de animales y recuperarlos de manera integral para que puedan eventualmente readaptarse al medio natural o a santuarios habilitados. 

Por ello, se creará el Programa de Fortalecimiento de Centros de Rescate y Rehabilitación para capacitar a los integrantes de la Red.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?