Una bacteria y la decisión más difícil: la historia secreta de la muerte de Sandro

Una bacteria y la decisión más difícil: la historia secreta de la muerte de Sandro

Roberto Sánchez murió en Mendoza en 2010. Se había realizado un trasplante de corazón y pulmón. La operación fue exitosa, pero falleció víctima de una bacteria "importada" de Irak. Las duras palabras que el propio Sandro dijo antes de la operación. Todo en voz de quien lo atendió.

Redacción MDZ Online

"Si me dieras el 1 por ciento de chances de vida me trasplanto igual. Soy un muerto en vida". Con esa dramática frase fue que describió cómo se sentía Roberto Sánchez, Sandro, al cirujano Claudio Burgos el día en que le planteó los riesgos que tenía el trasplante de corazón y pulmón que se iba a realizar. El cantante estaba internado en el Instituto del Diagnóstico, en Buenos Aires, y había elegido quedar en las manos de Claudio Burgos para la operación.

Era un paciente de alto riesgo y él lo sabía. Pero la revelación es que Sandro no murió como consecuencia directa de la operación, sino víctima de una bacteria que ya tenía. La temida "Acinetobacter Baumannii" o bacteria de Irak. Se trata de una bacteria que ya era conocida, pero se "reactivó" luego de la guerra de Irak, cuando soldados de Estados Unidos que participaron en la guerra la contrajeron. 

Claudio Burgos reveló los detalles del caso en la entrevista realizada en la serie Tiene el Don, de la mano de Verónica Jorge. En la charla, el especialista explicó la complejidad del caso. Incluso que al principio le ocultaron la identidad del paciente para no tener condicionamientos a la hora de decidir si aceptaba o no. "Me llamó Sergio Perrone y me dijo que tenía un caso complejo. Me envió la historia clínica y era del tamaño de la guía de Nueva York. Estuvimos dos meses analizando el caso. Solo decía R.S., por las iniciales. Cuando me llamaron me dijeron Roberto Sánchez. Luego aclararon que era Sandro", relató.

Burgos tuvo el primer contacto con Sandro en Buenos Aires. Allí se dio cuenta que era una persona que tenía total conciencia de la fragilidad de su salud. "Lo fui a ver en el lugar donde estaba internado en el Instituto del Diagnóstico. Le expliqué que no era un trasplante fácil. Estamos hablando de que tenés un 70% de posibilidades de morir y 30% de vivir. ‘Qué bueno’, me dijo. Pensé que había entendido al revés", recordó Burgos. La respuesta también lo sorprendió al médico. "Te voy a decir una sola cosa- me dijo-. Si me dieras el 1 por ciento de chances me trasplanto igual, porque estoy muerto en vida. Eso me golpeó mucho. Estaba muy centrado, con los pies en la tierra de lo que iba a enfrentar", agregó Burgos.

El trasplante se hizo en el Hospital Italiano y salió bien. El cantante vivió 44 días luego de la operación. Después murió porque él traía colonizado un germen de la guerra de Irak que es multirresistente. La evolución fue favorable. Por un requerimiento médico fue necesario que tomara drogas inmunosupresoras de manera más intensas. Allí fue cuando el germen avanzó y terminó con la vida del cantante el 4 de enero del 2010. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?