“Sino” o “si no”: ¿cómo se escribe?

“Sino” o “si no”: ¿cómo se escribe?

Ambas formas existen y hay que saber diferenciarlas.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Una de las dudas más frecuentes que se presenta a la hora de escribir es la que se vincula al uso del “sino” y del “si no”. Lo complejo de esto radica en que ambas formas son válidas. A continuación, compartimos las claves para saber cómo diferenciar ambas acepciones para evitar caer en equivocaciones.

Otra de las características de esta duda es que, a diferencia de lo que pasa con otros casos como el de “iva” o “iba”, en esta oportunidad la distinción también se da en el plano de lo sonoro.

¿Qué quiere decir esto? Que ambas acepciones no solo se escriben de forma distinta, sino que también se pronuncian de diferente manera. En pocas palabras, en el caso de “sino”, la acentuación prosódica se da en la primera sílaba, mientras que en el de “si no”, la palabra enfatizada es la segunda.

Fuente: etapainfantil.com

 

“Sino” o “si no”: ¿cuáles son las diferencias?

Lo que ocurre con “sino” y “si no” es que ambas formas son parónimos, es decir, son palabras que presentan entre sí una gran semejanza, ya sea por su aspecto visual como por sus sonidos.

En su libro “Escribir en español: claves para una corrección de estilo”, María Marta García Negroni afirma que:

“La conjunción adversativa ‘sino’, que permite contraponer un concepto afirmativo a otro negativo mencionado antes, no debe confundirse con la secuencia formada por la conjunción condicional ‘si’ seguida del adverbio de negación ‘no’”.

Para facilitar la comprensión, se citan los siguientes ejemplos:

  • No es inteligente sino tonto.
  • No estudia sino que trabaja.
  • Si no vienen, me enojaré.
  • Te lo digo si no lo repetís.

En línea con esto, “se tendrá en cuenta asimismo que, en algunos contextos, la forma ‘sino’ equivale a ‘más que’, ‘otra cosa que’ y que, en correlación con ‘no solo’, indica adición”. Por ejemplo:

  • No quiero sino que vengas.
  • No solo no vino, sino que ni siquiera me avisó.
  • No solo es inteligente, sino también muy estudioso.

Otros casos similares a lo que pasa con “sino” y “si no”

Si se piensa en la cantidad de casos similares que existen, el lenguaje español puede resultar un tanto complejo ya que las diferencias entre varios conjuntos de palabras son mínimas.

La ventaja que tiene el par “sino” y “si no” es que son solamente dos acepciones, por lo que identificar la forma correcta se presenta con mayor facilidad.

No sucede lo mismo, por ejemplo, con el caso de las formas “adonde”, “adónde”, “a donde” y “a dónde”.

Algo similar ocurre con el grupo de palabras “porque”, “por que”, “por qué” y “porqué”.

Otros ejemplos de parónimos que se pueden mencionar son:

  • “Conque”, “con que” y “con qué”.
  • “A haber”, “a ver” y “haber”.
  • “Qué hacer”, “que hacer” y “quehacer”.
  • “Comoquiera que” y “como quiera que”.
  • “Aparte” y “a parte”.
  • “De más” y “demás”.
  • “Asimismo”, “así mismo” y “a sí mismo”.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?