Opinión

Acá no es bueno el que ayuda sino el que no jode ¡No jodan al Campo!

El intercambio de esta semana entre una nueva senadora y un patriota productor agropecuario nos da una clave sobre cómo cortar la interminable decadencia argentina. Llega una gran oportunidad con el nuevo Congreso.

Santiago Morgan sábado, 18 de diciembre de 2021 · 10:23 hs
Acá no es bueno el que ayuda sino el que no jode ¡No jodan al Campo!

Durante el mes pasado las lluvias y los vientos devastaron Santa Fe. Las pérdidas fueron monumentales. Fueron especialmente duros los perjuicios a los productores agropecuarios, esa raza de patriotas que generan la riqueza para mantener a flote este páramo pobrista que es la Argentina kirchnerista. 

Frente a este escenario desolador surgió una muy bien intencionada propuesta de la flamante senadora santafesina Carolina Losada. "Acabo de presentar mi primer proyecto de ley en el Senado de la Nación. Propongo ayudar a los productores de las zonas afectadas por las tormentas del 12 y 14 del corriente", escribió en Twitter la legisladora. 

Como argentino me emocioné. Que alguien con poder elija nada más y nada menos que su primera propuesta de ley para acercarse y ayudar al sector más maltratado, ninguneado, noble, innovador y eficiente de la economía argentina es un signo muy potente y esperanzador. 

Pero más me emocionó la respuesta que recibió por parte de uno de los 300.000 productores agropecuarios argentinos. "¡No es así! Solo bajen impuestos, saquen retenciones y con eso aseguramos más aún las cosechas, ¡no necesitamos ayuda del Estado! Producimos a cielo abierto y conocemos los riesgos", le respondió el generador de riqueza Tomás Gortari. 

Respuesta inédita. Quizá no estaba tan claro qué es exactamente lo que ofrecía el proyecto de la Senadora, si subsidios o algo similar. Pero lo que sí quedó muy claro fue la postura del Campo. No quieren ayuda. Quieren que no los estorben. Quieren que los dejen producir

Quieren que los dejen en paz para poder hacer lo que mejor saben: generar dólares de la nada enfrentándose a toda la adversidad de la naturaleza usando innovación, ciencia y trabajo duro. Insisto, respuesta inédita. 

Argentina es el país donde si alguien está en su casa cocinando y se le pasan los fideos por estar distraído, la primera reacción es pedir que el Estado venga a hacerse cargo. Que les dé un subsidio y reemplace los fideos con un asado. Cortar una avenida hasta tener respuesta. Que se conforme un comité (de gente que nunca cocinó) para estudiar la situación. Un comité que dependa de la Dirección de Fideos Pasados de la Secretaría de Cocinas en Casa del Ministerio de Coso del Estado hiper-paternalista deficitario.

La postura del productor es la antítesis de eso. La postura del productor es la columna vertebral del cambio cultural que Argentina empezó a transitar hace algunos años: el desarrollo de este país lo van a lograr el trabajo duro y metódico, no la limosna y la dádiva

¿Argentina quiere reducir su pobreza? Hay que empezar a hablar de producir riqueza en lugar de ¨redistribuirla”. 

Y tal como diariamente explica José Álvarez, uno de los educadores más brillantes de la actualidad, nadie está más capacitado para multiplicar la riqueza que quienes la producen en primer lugar. 

Así que ese sería mi mensaje para Carolina y todos los demás legisladores de bien. No hace falta que le den nada al Campo. Hace falta que le saquen. Que le saquen de encima regulaciones y retenciones

Hacen falta retenciones cero. Cero. ¡Retenciones cero! Grábenselo de una vez. 

Les aseguro que el Campo les va a responder con la revolución productiva más colosal que se haya visto en la historia de esta República. 

Esta semana cuando votaron en contra al despilfarrador presupuesto que presentaron los pobristas yo creo que dieron un gran primer paso. Pero falta más. 

No alcanza con estar en contra de quienes generan pobreza. Además hay que estar a favor de quienes generan progreso

Hay que estar a favor del Campo. Escucharlos y entenderlos. 

Yo rescato las buenas intenciones de legisladores como Losada. También rescato la tenacidad de productores como Gortari. Y no tengo dudas de que si logran trabajar unidos este país va a desplegar, de una vez por todas, el potencial infinito que posee. 


Santiago Morgan es padre de familia, ingeniero y profesor de matemática.

Archivado en