Medio ambiente

Las rotondas contribuyen al medio ambiente: ¿cómo lo hacen?

Las rotondas no solo disminuyen los accidentes viales, además contribuyen a la mitigación del cambio climático.

Juan Pablo Rufino domingo, 12 de diciembre de 2021 · 15:57 hs
Las rotondas contribuyen al medio ambiente: ¿cómo lo hacen?
Foto: Gobierno de Mendoza

Si bien para muchas personas las rotondas o glorietas pueden resultar confusas o incluso peligrosas, numerosos estudios han demostrado que en efecto este tipo de construcciones viales ayudan en muchos casos, a reducir los accidentes viales fatales. Esto es así debido a que las rotondas obligan al conductor a reducir su velocidad para abordarlas, además de que hacen que un choque perpendicular entre dos vehículos sea prácticamente imposible. Por choque perpendicular, entendemos a un accidente que se genera cuando la parte delantera de un vehículo impacta en el costado de otro. Este tipo de choques suelen implicar un alto grado de letalidad y son frecuentes en las intersecciones de diferentes calles, avenidas o rutas. 

De acuerdo a un estudio realizado por el Departamento de Transporte Administración Federal de Carreteras de Estados Unidos, las rotondas o glorietas han reducido en un 90% los accidentes letales en ciertas zonas tanto rurales como urbanas de los Estados Unidos. De hecho existen numerosas ciudades en donde los semáforos y las señales de alto, están siendo reemplazadas por rotondas en su lugar.

Pero reducir la letalidad en los accidentes de tráfico no es el único beneficio que brindan las  rotondas. Las glorietas también son un beneficio a la hora de mitigar el cambio climático, al reducir considerablemente las emisiones de carbono de los autos que circulan. Esto se debe a que las rotondas generan un tránsito casi continuo. Los autos reducen la velocidad ingresan a la rotonda y siguen su camino. Esto evita que estén constantemente parando su marcha para reanudarla a los pocos segundos. Reduciendo consecuentemente la emisión de gases de combustión, los cuales son el principal componente del smog de las grandes ciudades. Un estudio recientemente  realizado por Mike McBride, el ex ingeniero municipal de Carmel, una de las ciudades de Estados Unidos con mayor cantidad de rotondas, sostiene que cada rotonda de esa ciudad ahorra alrededor de 757.082 litros de combustible al año. Eso hace que los autos de Carmel emitan casi 30 toneladas menos de emisiones de carbono por año que calientan el planeta. Los funcionarios de carreteras de EE. UU. Están ampliamente de acuerdo en que las rotondas reducen las emisiones de carbono de los autos.

Por otro lado, a diferencia de los semáforos, no necesitan energía eléctrica para funcionar por lo que no afectan la seguridad vial en caso de cortes generalizados de electricidad.

Si bien está claro que las rotondas no pueden reemplazar por completo a los semáforos de cada intersección, si pueden ser grandes aliadas en la lucha contra el cambio climático y los accidentes viales fatales.

Archivado en