Bitcoin consume más energía que Argentina

Bitcoin consume más energía que Argentina

Así como el valor de las criptomonedas se incrementa, también lo hacen las emisiones de carbono.

Candelaria Reinoso

Que las criptomonedas como el Bitcoin sean digitales, no necesariamente implica que sean una opción amigable con el cambio climático. Al contrario, el proceso para “extraer” estas monedas utilizando computadoras en grandes centros de información afecta directamente al medio ambiente.

La producción de bitcoins requiere el funcionamiento de cientos de miles de computadoras sin cesar a pleno rendimiento, lo que supone un enorme gasto energético. Y es que la ‘minería’ de esta criptomoneda se basa en la verificación constante de las transacciones mediante complicados cálculos matemáticos.

El estudio de la Universidad de Cambridge ha concluido que el consumo de electricidad para ‘minar’ Bitcoin equivale en la actualidad a 121,36 teravatios-hora (TWh) al año, por lo que se sitúa ya por encima de los de Argentina (121 TWh), ubicándose en el puesto 31° del ranking mundial de utilización de la energía.

También reveló que China es el país con más minería de Bitcoin. Entre el 65% y el 75% de la minería mundial de bitcoin se produce en el país asiático, principalmente en cuatro provincias chinas: Xinjiang, Mongolia Interior, Sichuan y Yunnan. Cerca de dos tercios de su electricidad proceden del carbón.

Como la minería puede proporcionar un flujo sólido de ingresos, personas de todo el mundo están incentivadas a minar Bitcoin. La gente está muy dispuesta a ejecutar máquinas que consumen mucha energía para obtener una parte de esos ingresos. A lo largo de los años, esto ha provocado que el consumo total de energía de la red Bitcoin crezca a proporciones épicas, ya que el precio de la moneda alcanzó nuevos máximos. Toda la red de Bitcoin ahora consume más energía que varios países.

 Si el bitcoin fuera un país, sería la 27ª nación con mayor demanda energética del planeta.

La producción de estas monedas digitales y el sostenimiento de la red provoca un nivel de emisiones de carbono que podría agravar el calentamiento global. En el caso del Bitcoin, un estudio de 2019 publicado en la revista científica Joule estima que la criptomoneda genera aproximadamente 22 megatones de dióxido de carbono por año. En otras palabras, emite el mismo CO2 que ciudades como Las Vegas, Kansas City, Caracas o Lima.

Sin embargo, existen alternativas como Bitcoin Green, criptomoneda que proporciona una alternativa sostenible a Bitcoin, ya que se puede extraer en cualquier computadora o computadora portátil sin equipo especializado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?