Síndrome anal inquieto: la curiosa secuela del coronavirus

Síndrome anal inquieto: la curiosa secuela del coronavirus

Si bien el coronavirus ataca en especial al tracto respiratorio, en determinadas condiciones pueden invadir el sistema nervioso central y causar patologías neurológicas. Una investigación de la Universidad de Medicina de Tokio reveló los síntomas del cuadro descubierto en un paciente de 77 años.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

A medida que transcurre el tiempo van apareciendo secuelas diversas y numerosas del coronavirus que, en algunos casos, afectan considerablemente la vida de quienes las padecen. Los investigadores a nivel mundial estudian las patologías de quienes contrajeron la enfermedad y hoy sufren dolencias que van desde los síntomas neurológicos hasta secuelas en el tracto respiratorio, entre otras. 

Las consecuencias en la salud en los pacientes que contrajeron coronavirus son diversas y se encuentran en etapa de investigación. Al tratarse de una enfermedad nueva de la que poco se conoce, los investigadores van estudiando y dejando registro de las secuelas que aparecen a medida que transcurren los meses, sin embargo, en muchos casos no se sabe a ciencia cierta si las patologías serán permanentes o desaparecerán con el paso del tiempo.

Si bien el coronavirus ataca en especial al tracto respiratorio, en determinadas condiciones pueden invadir el sistema nervioso central y causar patologías neurológicas que incluyen síntomas tales como: cefalea, mareo, mialgias y anosmia (pérdida de olfato) y otras menos habituales como encefalopatía, encefalitis, entre otras.

El informe publicado en la revista BMC Infectious Diseases por científicos de Japón dio cuenta de un hombre que padece una afección neurológica conocido como “síndrome anal inquieto”. El paciente de 77 años contrajo coronavirus meses atrás y presenta esta patología de características similares a otra más habitual, que es el síndrome de piernas inquietas. 

Una de las secuelas más comunes del coronavirus son las cefaleas.

Los médicos de la Universidad Médica de Tokio informaron que el paciente había experimentado insomnio y ansiedad mientras estaba infectado con el virus y al transcurrir algunas semanas después del alta, comenzó a sentir un malestar anal profundo e inquieto.

“Hasta la fecha, no se ha publicado previamente ningún caso de síndrome anal inquieto asociado a COVID-19?, advirtieron los especialistas que publicaron el caso.

Entre los síntomas que experimentaba el paciente se encuentra la necesidad de moverse cuando está en reposo ya que el movimiento provoca que el síntoma mejore. También describió una extraña sensación anal que se debe a la presencia de hemorroides internas que pudieron ser detectadas a partir de una colonoscopia.

La publicación en BMC Infectious Diseases, aclara que el paciente presentó “un malestar anal profundo e inquieto, aproximadamente a 10 cm de la región perineal. Se observaron las siguientes características en la región anal; la necesidad de moverse es esencial, empeorando con el descanso, mejorando con el ejercicio y empeorando por la noche”.

Si bien aún no están claras las secuelas y síntomas neurológicos producto del Covid-19, varios casos reportados incluyen problemas neurológicos, incluido el síndrome de Guillain-Barré, “niebla mental” y hormigueo, entre otros problemas. Desde mediados del año pasado, los investigadores vienen trabajando con pacientes que fueron afectados levemente por el virus y sufrieron complicaciones neurológicas que iban desde inflamación cerebral y delirio hasta daño nervioso y accidente cerebrovascular.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?