Así fue el último adiós al empresario Diego Aliaga

Así fue el último adiós al empresario Diego Aliaga

Cerca de las 11 de este miércoles, familiares y amigos del empresario lo despidieron en el Parque de Descanso de Rodeo de la Cruz. Hubo mucha reserva y también algunas conversaciones sobre el trágico final del hombre.

Facundo García

Facundo García

Cerca de las 11 de este miércoles, familiares y amigos del empresario Diego Aliaga lo despidieron en el Parque de Descanso de Rodeo de la Cruz, en el departamento de Guaymallén.

Unas horas antes, las autoridades habían entregado los restos a la familia luego de completar las pericias correspondientes. Esos estudios, se cree, tendrán gran peso en la causa.

Unas sesenta personas se dieron cita en las inmediaciones del cementerio para dar su adiós, aunque solo se permitió el ingreso de algunos familiares y personas muy cercanas por las restricciones que rigen en la provincia en el marco de la pandemia de coronavirus.

Entre los asistentes se tejían diversas versiones sobre lo que puede haber ocurrido con el hombre, que desapareció el 28 de julio tras visitar una propiedad que había adquirido en Rodeo de la Cruz y fue hallado muerto el 10 de septiembre en un campo de Lavalle.

Los dos hijos y el hermano del empresario fueron los primeros en ingresar. Toda la ceremonia se manejó con gran reserva. De a poco dejaron entrar a los allegados del empresario en grupos reducidos para que puedan despedirse. Los restos de Aliaga descansarán en la tumba 5-15-19.

Cabe recordar que -como informó MDZ- el juez federal Marcelo Garnica firmó este martes un fallo en el que declaró que el caso Aliaga está fuera de la competencia de la Justicia Federal, dejando el expediente en manos de los tribunales provinciales, salvo que alguna de las partes logre cursar una apelación.

La decisión se funda en que para el magistrado "no habría elementos" para que la causa siga tramitándose en ese ámbito, al no estar demostrado que el empresario desaparecido haya sido víctima de un secuestro extorsivo. Sin embargo, desde el entorno del fiscal Fernando Alcaraz -que llevó adelante la investigación- salieron al cruce y adelantaron que se presentará una apelación porque consideran prematura la decisión.

El caso

El 28 de julio, Diego Aliaga y su "socio" Diego Barrera quedaron en encontrarse en Bandera de Los Andes 9846 (Rodeo de la Cruz, Guaymallén), donde habían planeado montar una clínica para personas discapacitadas.

Desde temprano pasaban cosas en ese enorme predio. A las 7 llegó Barrera. A las 8.22, las cámaras tomaron a dos sujetos que se arrimaron a la vereda, revisaron los alrededores y regresaron adentro como controlando el entorno. Llegaron más vehículos. Y entre las 8.36 y las 8.42, ingresó una combi Mercedes Benz Sprinter de color anaranjado que será una clave.

Aliaga arribó a la cita a eso de las 9.50. Entró, pero nunca se lo vio salir. Lo que sí salió es la combi anaranjada donde -según la hipótesis de la fiscalía- puede haber estado Aliaga, ya reducido por sus captores.

Ese vehículo atravesó Guaymallén y se metió en la Cuarta por la Rotonda del Avión, ocultándose en un garaje ubicado sobre calle Jujuy al 840 (Cuarta Sección, Ciudad). Es el espacio donde se guardaban los rodados de la empresa "Solcito", que es administrada por Barrera y su familia.

Es probable que Aliaga haya permanecido encerrado allí. Sea como fuere, el 30 de julio a las 12.56, mientras Gonzalo -el hermano de Aliaga- estaba haciendo la denuncia por la desaparición, alguien se comunicó con él por teléfono y con "una voz que parecía fingida" le exigió un millón de dólares a cambio de la liberación del empresario.

Por alguna razón no volvieron a llamarlo. Aliaga fue asesinado y trasladado al campo Lavallino, hasta donde llegaron luego los efectivos policiales y representantes de la Justicia Federal. 

Investigación: Jorge Caloiro - Facundo García

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?