Un desarrollo argentino: telas antivirales para barbijos de uso social

Un desarrollo argentino: telas antivirales para barbijos de uso social

Investigadores del Conicet dirigieron este proyecto que permite inactivar el coronavirus en solo cinco minutos. Comercializado bajo el nombre de Atom Protect, son aptos para uso social pero no para la utilización médica o profesional.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Un equipo de investigación integrado por científicas y científicos del Conicet, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), con el apoyo de la pyme textil Kovi SRL, desarrolló telas tratadas con activos antivirales, bactericidas y fungicidas para, entre otras cosas, fabricar barbijos de uso social.

Sus propiedades antimicrobianas fueron testeadas con éxito por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial y su acción antiviral por el Instituto de Virología del INTA.

“Los estudios realizados en el Instituto de Virología del INTA mostraron que estas telas tienen la capacidad de inhibir coronavirus similar al SARS-CoV-2 en menos de cinco minutos”, destaca Silvia Goyanes, investigadora del Instituto de Física de Buenos Aires  y una de las directoras del proyecto.

Por el proceso industrial utilizado para su manufactura se puede hacer en cualquier fábrica textil, dado que es el mismo que se usa para teñir telas; por lo que es posible producir estos barbijos en las cantidades que se requiera. Si bien son aptos para uso social, no lo son para uso médico o profesional.

Otra ventaja de este barbijo, que se comercializa bajo el nombre de Atom Protect, en comparación con los tapabocas comunes, es que, al ser autosanitizante, no solo disminuye simultáneamente la probabilidad de infectarse con el patógeno que provoca el Covid-19 -al menos a través de la boca y de la nariz- , sino que también por sus propiedades bactericidas y antihongos es más higiénico. Esto permite que se los pueda usar muchas horas seguidas.

Científicas y científicos del CONICET, la UBA y la UNSAM desarrollaron las telas antivirales. 

También se reduce el riesgo de que una persona termine contrayendo una infección por tocarse el barbijo con las manos, aunque hacerlo, de todas maneras, nunca es aconsejable. A esto se suma el hecho de que, al estar fijados mediante materiales poliméricos, los activos antivirales, fungicidas y antibacterianos se mantienen en la tela, inamovibles, tras al menos quince lavados. Por ahora, estos barbijos de uso social pueden adquirirse en la fábrica al por mayor o a través de su tienda en línea.

Dos telas, tres capas

Las telas utilizadas para la fabricación de estos barbijos son tejidas de algodón poliéster -como el de las sábanas- que adquieren la propiedad de inactivar virus y matar bacterias y hongos a partir de ser tratadas con diversos productos antivirales y antimicrobianos que desarrolló el equipo de investigación.

La capa de tela interior del barbijo –la que queda junto a la boca y la nariz- incorpora iones de plata y otros compuestos fungicidas y antibacterianos, junto con materiales poliméricos que permiten la retención de estos activos. La capa de tela externa es tratada con un producto que contiene iones de cobre –que son los que le brindan al tapabocas la acción antiviral-, compuestos fungicidas, bactericidas y polímeros.

Un proyecto con una función social

El acuerdo realizado entre el Conicet, la UBA, la UNSAM y Kovi SRL, que le otorga a la pyme de La Matanza la licencia exclusiva para fabricar estas telas, establece que durante los primeros seis meses de producción, la empresa va a donar el 10% de las telas que produzca a pequeños talleres del conurbano bonaerense, que confeccionarán barbijos para otorgar de forma gratuita a personas que no se encuentren en condiciones de comprarlos. 

Fuente: Conicet

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?