¿Por qué un médico japonés aconseja comer sólo una vez al día?

¿Por qué un médico japonés aconseja comer sólo una vez al día?

Es lo que propone en su nuevo libro Un día, una comida (Zenith), un método que cuenta con más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Aunque para la mayoría de las personas deberíamos comer entre tres y cuatro veces al día, el médico japonés Yoshinori Nagumo, recomienda hacerlo sólo una vez. Es lo que propone en su nuevo libro Un día, una comida (Zenith), un método que cuenta con más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo.

"Es que cuando hemos comido o bebido demasiado, el estómago se resiente y tenemos acidez al día siguiente porque hemos dañado el intestino. Para remediarlo, lo ideal es dejarlo descansar y prescindir del desayuno", dijo el profesional. 

Si comemos al mediodía, nos sentimos soñolientos y pesados, así que si tenemos que realizar algún trabajo importante, lo ideal es no comer. Es mejor reservarnos para una cena relajada y tranquila. Hay quien dice que con el estómago vacío no se tienen fuerzas, pero todos los animales luchan cuando tienen hambre. Si el hambre no generase más vitalidad, no podríamos sobrevivir.

Si no comemos por la mañana ni al mediodía, al llegar la noche nos suenan las tripas. La primera vez que suenan, segregamos la hormona de la longevidad, que rejuvenece la piel y las mucosas. La segunda vez se activa la sirtuina, el gen rejuvenecedor, que reactiva las células y los genes. Si nos suenan una tercera vez, el tejido adiposo (la grasa) sintetiza la adiponectina, una proteína que metaboliza la glucosa y tonifica las arterias.

Cuando nos suenas las tripas, segregamos la hormona de la longevidad, que rejuvenece la piel y las mucosas, indicó.

Las frutas y las verduras, aunque contienen calorías, son esencialmente fibra alimentaria que el ser humano no es capaz de digerir, de modo que también son calorías vacías. Por lo tanto, basarse en el recuento de calorías es un error.

Es por la noche, cuando tendremos más hambre, así que tendremos que cenar bien. Hay que escoger alimentos completos sin azúcares refinados. Por ejemplo, arroz integral, cereales integrales o fruta con piel. Hay que evitar las “grasas malas” (grasas trans y omega 6). Es mejor utilizar aceite de albahaca japonesa por ejemplo, o de linaza y evitar la sal y los condimentos industriales. También recomiendo escoger alimentos fermentados y fibra alimentaria (verduras y hortalizas).

Mediante una buena alimentación, los nutrientes se absorben a través de la mucosa del tracto digestivo, pero al comer demasiado, podemos dañarla. Para arreglar ese daño, las células se dividen, y cuando llegan a su límite, entonces empiezan a reproducirse descontroladamente. Se trata del cáncer.

Como la comida japonesa ha sido declarada patrimonio cultural de la Humanidad por la Unesco, quizás el profesional esté en lo cierto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?