Fentanilo: la otra “epidemia” que llegó de China

Fentanilo: la otra “epidemia” que llegó de China

La droga es fabricada masivamente en laboratorios clandestinos chinos y ya ha comenzado su producción en México, lo que preocupa a las autoridades sanitarias estadounidenses.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La especialista en adicción a los opióides, Sarah Wakeman, explicó hace unos años que el fentanilo es “100 veces más potente que la heroína”.

El fentanilo es una opioide sintético que se aplica de distintas maneras y que se utiliza para como analgésico para aliviar dolores agudos y crónicos, pero que, al igual que la mayoría de los opiódes, genera dependencia y tiene un síndrome de abstinencia importante cuando se usa de manera prolongada.

El uso “recreativo” de esta droga se ha convertido en un problema en Estados Unidos que está desatándose en Canadá y se esparce lentamente a Australia y Europa.

Por la forma en que se produce, su volumen es pequeño y de fácil distribución por correo y se han descubierto mercados negros hasta en la darknet, además de que los carteles de drogas mexicanos han construido sus propios laboratorios que fabrican millones de comprimidos al día.

La doctora Sarah Wakeman,en una charla con el portal Infobae, comentó que el uso de fentanilo produce alivio al dolor, euforia, relajación y placer, y que para abordar la adicción, no solo hace falta un tratamiento médico con metadona y buprenorfina, sino que hay que “abordar los problemas subyacentes: desesperación por pérdida de oportunidades económicas y experiencias adversas de la infancia que ponen a las personas en riesgo de desarrollar esta adicción en primer lugar”.

Desde su visión “la creciente desesperación, el aislamiento social, la pérdida de oportunidades económicas y la falta de conexión juegan un papel importante” en el aumento de casos de uso y sobredosis de esta droga y que, aunque “los cambios en las tasas de prescipciones de opioides fueron un factor en el inicio de la crisis, también estuvo en correspondencia con la creciente ola de desesperanza en todo el país. Lo que está muy claro es que los opioides recetados ya no impulsan la crisis y que la reducción en las tasas de prescripciones de opioides no ha reducido el total de muertes, y que más bien al contrario, la gente está muriendo a un ritmo más rápido a medida que el número de recetas se ha reducido y las personas pueden haber pasado al abastecimiento ilegal de drogas”.

Si bien el narcótico no es tan masivo como otros, la comunidad médica empieza a prestar atención a la situación, y asegura que China no muestra eficiencia en la prohibición y control de laboratorios clandestinos que producen las pastillas, y que México tampoco consigue detener el flujo que cruza del Océano Pacífico.

Entre las víctimas de esta droga se encuentra el músico Prince, que murió de sobredosis de fentanilo a los 57 años.

(Fuente: INFOBAE)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?