Se hartó y mató a su padre: le dieron 10 años

Se hartó y mató a su padre: le dieron 10 años

Emilio Sebastián Ghione fue condenado este jueves a 10 años de cárcel por haber asesinado a su papá. Una historia de secretos y violencia, con un detalle: el cadáver estuvo enterrado durante más de una década en el patio de su casa en El Carrizal.

Facundo García

Facundo García

Seguramente él pensó que ya estaba, que aquel asesinato era cosa del pasado. Emilio Sebastián Ghione fue condenado este jueves a 10 años de cárcel por haber matado a su padre, a quien tenía enterrado en el patio de su casa en El Carrizal (Luján). Cayó por la denuncia de una hija del hombre: entre preguntas y discusiones, la joven destapó aquel homicidio que hasta entonces era una especie de "secreto familiar".

La sentencia se resolvió mediante un juicio abreviado: el fiscal de homicidios Carlos Torres acordó con la defensa la pena y la carátula: homicidio agravado por el vínculo con circunstancias de atenuación. Torres había pedido 12 años, pero el Juez Juan Manuel Pina González hizo lugar a los argumentos del imputado y rebajó la pena.

Once años vivió Ghione hijo con el cuerpo de su papá pudriéndose en el jardín. Parece que el viejo era un maltratador, y violentaba a su pareja Mónica -mamá de Emilio Sebastián- y a la hermana del condenado, Romina. Para ejemplo alcanza uno: a fuerza de piñas, Ghione padre obligaba a su esposa a ejercer la prostitución en Zona Este.

Hasta que a mediados de agosto de 2008 el hombre quiso violar por enésima vez a su hija Romina -que por entonces tenía 9 años- y Emilio, que ya andaba por los 18, reaccionó. La madre fue sobreseída, Romina participó del hecho pero se salvó de la condena porque en ese momento era chiquita. Y Emilio Sebastián terminó en la cárcel por ser quien le rompió la cabeza de un fierrazo al abusador.

Otra nena vio lo que había pasado

Durante años, los vecinos de El Carrizal se preguntaron qué había sido de aquel sujeto, pero el calendario avanzó y su recuerdo se fue borrando. Hasta que una hija pequeña del hombre asesinado empezó a atar cabos: el día de la tragedia ella había visto movimientos raros. Un pozo, un entierro. La chica empezó a insistir para que le contaran qué había ocurrido con Ghione padre, hasta que se enteró de la verdad y fue a la Justicia.

Ahora Emilio Sebastián deberá pasar un tiempo largo entre rejas. Hace días, compartió este mensaje en su cuenta de Facebook:

El mensaje de Ghione.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?