Habrá vigilancia activa y pasiva a los primeros vacunados en Mendoza

Habrá vigilancia activa y pasiva a los primeros vacunados en Mendoza

Quienes recibieron la primera dosis de la Sputnik V serán monitoreados por la cartera de salud para registrar los efectos de la vacuna rusa. El plan de vacunación arrancó con los sectores de la salud más expuestos al virus.

Rubén Valle

Rubén Valle

Mendoza arrancó ayer oficialmente la vacunación contra el coronavirus como parte del plan nacional que se inició en todo el país en simultáneo y que contempla la colocación de la primera dosis de la Sputnik V

En esta primera etapa, que a nivel local se inició con la vacunación a la ministra de Salud Ana María Nadal y personal del Hospital Lagomaggiore, la prioridad son los médicos y enfermeros que se desempeñan en áreas prioritarias como unidades de terapia intensiva y guardias generales. Se trata de las primeras 5.500 dosis destinadas a la provincia (Argentina trajo desde Moscú 300 mil vacunas).

Si bien la ministra confirmó que la colocación es voluntaria, reconoció que no es unánime que los profesionales de la salud estén dispuestos a vacunarse. 

Seguimiento permanente 

Un paso importante tras la inoculación de la primera dosis es el seguimiento que hará la cartera de Salud para evaluar cómo respondieron los vacunados. Este sondeo será aleatorio, tomando como casos testigo a un grupo no muy amplio y cuya información será de gran importancia para confirmar los efectos esperables como también para registrar los no previstos. Cuando haya definiciones al respecto, esos resultados se harían públicos.

Según confirmó el gobierno provincial, tras la colocación de la Sputnik V habrá una vigilancia activa y pasiva, con los procesos y protocolos definidos para esta etapa de la lucha contra el covid

Esto incluye llevar registros y realizar consultas puntuales, con un monitoreo permanente para que los vacunados informen si padecieron o no una respuesta adversa a la vacuna. 

Ahora la distribución de la vacunas continuará su periplo sanitario en hospitales públicos y centros de salud que tengan guardias respiratorias.

En base a las dosis con que cuente la provincia, los próximos vacunados serán el personal de seguridad, los mayores de 60 años y para el último tramo las personas de 18 a 59 años con factores de riesgo como obesidad, hipertensión, diabetes, entre otras. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?