Nueva cepa de coronavirus: el análisis de los epidemiólogos argentinos

Nueva cepa de coronavirus: el análisis de los epidemiólogos argentinos

Los especialistas argentinos hicieron su análisis sobre la efectividad de las vacunas y explicaron por qué hay que ser optimistas.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Luego de que se conociera que se halló una nueva cepa de coronavirus en Inglaterra, comenzaron a sonar las alarmas en todo el mundo por temor a que las vacunas no sirvieran o a que lleve a un nuevo confinamiento obligatorio. Científicos de todo el mundo salieron a dar sus opiniones al respecto, pero los expertos argentinos aún no habían expresado sus conclusiones.

La nueva cepa, conocida como "VUI-202012/01", incluye una mutación genética en la proteína Spike que podría provocar que el contagio sea más veloz. Lo cual también provoca incertidumbre sobre la eficacia de la vacuna.

Sobre este tema echó luz el infectólogo Eduardo López, que consultado por La Nación explicó que "hoy por hoy las mutaciones parecen ser no estructurales, es decir que no cambian la estructura de la proteína y el lugar donde se recepciona". Por lo cual "no hay posibilidades de que quede obsoleta la vacuna".

En tanto, Martín Stryjewski, jefe de internación de Cemic y miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), comentó que la vacuna genera una respuesta de anticuerpos que bloquea la proteína Spike y que por el momento no se conoce una mutación que deje sin efecto a esos anticuerpos.

Aún así dejó entrever que no está todo dicho. "Las mutaciones que hoy conocemos, en principio, no harían disminuir la respuesta de la vacuna. El virus de la gripe tiene dos proteínas, a diferencia de lo que hasta hoy conocemos del coronavirus, que tiene una sola. Una de las proteínas del virus de la gripe tiene 18 variaciones y la otra, 11, permitiendo distintas combinaciones y obligando a ajustar la vacuna en forma anual según las cepas circulantes en cada hemisferio. Cuando se produjo la pandemia de gripe, en 2009, se dio una combinación de proteínas (H1N1), que no se daba desde la Gripe Española de 1918", dijo Stryjewski.

Algo parecido manifestó López que señaló que en caso de que existiera un cambio severo en el coronavirus que conocemos hoy, se trabajaría a partir de las vacunas que estamos desarrollando".

"Cuando un virus cambia mucho, es ahí cuando se puede producir una pandemia porque es casi como si produjera un virus nuevo. En el caso de la gripe se evalúa que cepa es la que circula y en base a eso se preparan las vacunas, la cepa también puede mutar mientras está circulando. En el caso del Covid-19, las mutaciones que hay son pequeñas y no son estructurales. Por ahora la vacuna no tendría que prepararse de vuelta, pero esto se tiene que monitorear, si hubiera cambios más significativos por ahí habría que preparar vacunas anualmente, como sucede con la gripe", agregó el infectólogo López.

En tanto, Elena Obieta, también es miembro de la SADI, respondió a La Nación que si el virus sufriera una mutación, podría hacerlo en su capacidad de infectividad, de modo que provoque que sea más transmisible que el virus que circula actualmente.

Aún así, la información no es negativa en cuanto a las vacunas, porque todas generan anticuerpos que neutralizan al virus. "Mientras no se modifique sustancialmente la proteína Spike, las vacunas no van a perder su eficacia", señaló Obieta.

Fuente: La Nación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?