Vacaciones: ¿se podrá ir a bailar en la Costa?

Vacaciones: ¿se podrá ir a bailar en la Costa?

Ir de vacaciones para los más jóvenes siempre incluye las salidas nocturnas, entre ellas ir a bailar. Pero ¿será posible en la costa argentina? Entérate en qué lugares habrá protocolos que lo permitirán.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La Cámara de Discotecas de la provincia de Buenos Aires presentó el protocolo para autorizar las salidas nocturnas. Aquellos que vayan a bailar, deberán dejar sus datos en las puertas de los boliches, se controlará su temperatura y podrán estar en decks de 2,5 metros por 2,5 metros, al aire libre y en grupos de no más de seis personas.

Las discotecas que no tengan espacios al aire libre podrán trabajar hasta el 30% de su capacidad total, demostrando que cuentan con buena ventilación. Para esto deberán tener un sistema de entrada y salida de aire que limpie el salón hasta 10 veces en 24 horas.

 “Tenemos que abrir porque necesitamos sobrevivir”, explicó Gustavo Palmer, el dueño de la discoteca Ku de Pinamar y vocero de la Cámara provincial. “Sólo en la costa atlántica cerraron 35 boliches, y esta es una industria que tiene 80.000 puestos de trabajo”, comentó.

 “Son unos 80 ‘corralitos’, como mucho, en cada parador. Con estas medidas el negocio pierde mucha rentabilidad, pero la idea es que pueda funcionar y que la gente se pueda distender de manera segura”, agregó.

El costo de prender las luces, pasar música es el mismo que si estuviera lleno y eso no se puede trasladar en su totalidad” informó, mientras los dueños de los lugares bailables negocian con los distintos intendentes las aperturas.

Según Palmer, las entradas “rondarán los $400 a $500 con una consumición. El valor de una bebida alcohólica estará alrededor de $200 y de los tragos $300. Se hizo un ajuste en base a lo que subieron los valores de los productos, pero está claro que no podemos cobrar una entrada 800 pesos”.

El deseo de los dueños de los boliches y de las autoridades es llegar a un acuerdo para combatir un problema real: las fiestas clandestinas.

 “Nosotros vamos a controlar a la gente, vamos a contar con paramédicos en cada uno de los lugares que se habiliten y todo estará supeditado a cómo se desarrollen los contagios y la pandemia. Este protocolo es un modelo en base a lo que se hizo en Europa, más precisamente en el Reino Unido, para evitar que se multiplican las fiestas clandestinas porque si no hay opciones va a ser incontrolable – comenta-. “Sabemos que somos los primeros en cerrar y los últimos en abrir, y que este modelo no es redituable, pero tenemos que empezar para poder subsistir”.

Los que quieran ir a los boliches deberán reservar de manera anticipada por WhatsApp, Instagram o el medio digital dispuesto para al llegar ser ubicados en el sector dispuesto.

Mar del Plata ya anunció que autorizará la apertura de los locales bailables al aire libre. Algunos balnearios están definiendo como llevar adelante esta situación mientras otros ya expresaron que no lo harán.

Mientras se llevan adelante negociaciones con Pinamar, San Bernardo y Miramar, otros ya decidieron, como el caso de Villa Gesell, que los locales nocturnos no abrirán. Por otro lado, Necochea autorizó solo los locales al aire libre.

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?