Un muerto a tiros y un incendio "por venganza" en la Triple Frontera

Un muerto a tiros y un incendio "por venganza" en la Triple Frontera

Este sábado un sujeto disparó sobre una vivienda. Eso hizo que quienes estaban adentro salieran a perseguirlo. El encuentro se dio en plena siesta, cerca de la plaza del barrio Luz y Fuerza. Hubo más tiros, y tras la muerte de un hombre, sus allegados quemaron la casa del presunto asesino.

Facundo García

Facundo García

La Triple Frontera tuvo hoy otra jornada violenta. Marcelo Osvaldo Carpio Mercado (41) no anticipó que este sería el último sábado de su vida. Hoy estaba en su casa del Barrio Reconquista cuando Franco David L. (25) llegó y empezó a disparar. Desde adentro de la vivienda, varios individuos -incluido Carpio- decidieron responder y comenzaron a perseguir al agresor.

Lo corrieron hasta las inmediaciones de la plaza del barrio Unión y Fuerza (Maipú). Sonaron balazos a la hora de la siesta. Ahí es cuando L. efectuó un disparo que le dio a Carpio en la axila. El herido fue trasladado en un auto particular al Hospital Paroissien, pero llegó muerto.

Los efectivos iniciaron entonces una pesquisa para averiguar qué había desatado semejante desmadre.

Una bronca previa

Poco a poco, el personal de Investigaciones de Maipú fue armando el rompecabezas de la historia. Hasta donde se sabe, la interna entre L. y Carpio se habría dado porque el primero le habría robado una batería el pasado viernes.

Enfurecido, el hombre le fue a reclamar el instrumento al sospechoso esta mañana, lo que tensó las cosas. Más tarde, Carpio estaba tomando una cerveza con sus allegados y reapareció L., el supuesto ladrón, quien se paró en un canal que marca el límite del barrio y -desafiante- empezó a los tiros. Al principio los presentes se escondieron, pero luego Carpio salió junto a su hijo en persecución de L.

La corrida se dio por la calle Castro: L. huía mientras gatillaba hacia atrás. Y en algún punto de esa secuencia le pegó el plomazo a la víctima. A esa altura, el fugitivo estaba asediado por varias personas, por lo que se metió en un taller mecánico del mismo barrio, cuyo propietario es un hombre de 58 años.

Más tarde, alguien prendió fuego el domicilio del sospechoso

En ese instante, tras un llamado al 911, llegó una patrulla. Los uniformados se metieron al taller y ahí dentro capturaron a L., junto a un revólver calibre 22 largo con 7 vainas servidas que el joven intentó disimular bajo un colchón. Quedó detenido en la subcomisaría Tropero Sosa. 

Incendio 

Después de tantas idas y vueltas, los efectivos creyeron que ahí terminaría el asunto. No fue así: se armó una turba que se acercó a Barcala y Gatica, donde se supone que vive L., y le prendió fuego el domicilio. Lamentablemente, este tipo de prácticas es frecuente en esa zona del Gran Mendoza, y pone en riesgo no solo a las personas acusadas, sino también a sus familias, e incluso a niños.

Y de Carpio, ¿qué se sabe? El hombre que falleció esta tarde tenía antecedentes penales por amenazas y robo en grado de tentativa. Interviene Oficina Fiscal 10 de Comisaría 10°.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?