Cáncer de piel: advierten sobre los efectos de la exposición al sol

Cáncer de piel: advierten sobre los efectos de la exposición al sol

En los EEUU se espera que uno de cada cinco habitantes lo desarrolle en el transcurso de su vida. Este tipo de cáncer es curable en la mayoría de los casos y se puede prevenir.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

El cáncer de piel es el tipo más común en el ser humano. En los últimos 30 años más gente ha desarrollado un cáncer de piel que cualquier otro tipo de cáncer. En Estados Unidos se espera que uno de cada cinco habitantes lo desarrolle en el transcurso de su vida.

Una de sus causas más importantes es la exposición al sol sin protección o a las camas solares. Otras causas menos frecuentes son la exposición repetida a rayos X, presencia de cicatrices por quemaduras severas, exposición ambiental al arsénico y antecedentes familiares de cáncer de piel.

La forma más eficaz para prevenir el cáncer de piel es la concientización: saber cómo, cuándo y cuánto exponernos al sol. El cáncer de piel es curable en la mayoría de los casos y se puede prevenir, por eso es importante hacerse exámenes propios constantes y visitar al dermatólogo por lo menos 1 vez al año.

Todos los años se lleva a cabo la Campaña Nacional del Cáncer de Piel, una semana en el mes de noviembre dedicada a la concientización. Este año se llevará a cabo una campaña virtual desde el lunes 16 de noviembre hasta el viernes 20 de noviembre, en Mendoza está a cargo de la SAD MENDOZA (Sociedad Argentina de Dermatología), Universidad Nacional de Cuyo, Universidad de Mendoza y demás instituciones.

Esta campaña virtual se desarrolla en las redes sociales y demás plataformas digitales, se ofrece información oficial otorgada por profesionales de la dermatología los cuales desmitifican, concientizan, informan y comunican sobre diferentes temáticas de la enfermedad.

Signos más habituales que hacen sospechar un cáncer de piel

  • Manchas inicialmente planas rosadas o rojizas, ásperas al tacto y que se vuelve cada vez más rugosas o escamosas. Se ven especialmente en la cara, en el dorso de las manos, en el labio inferior y en las orejas.
  • Aparición de bultos en la piel que crecen en forma sostenida en el tiempo.
  • Lastimaduras en la piel que no cicatrizan a pesar de un tratamiento correcto.
  • Herida sangrante, costrosa, no provocada por un traumatismo previo.
  • Un lunar que cambia de coloración, sus bordes se vuelven irregulares, es asimétrico y crece (generalmente de tamaño superior a 6 mm).
  • Un lunar que pica o se inflama.

Medidas protectoras

  • Usar sombrero de ala ancha.  
  • Anteojos con filtro UV certificado.  
  • Camisa con mangas largas.  
  • Ponerse a la sombra.  
  • Usar cremas protectoras solares de calidad reconocida que bloqueen radiaciones UVA y UBV, y reponer cada 2 horas.
  • Ubicarse en la sombra.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?