No es la raza: explican el verdadero motivo por el que algunos perros son peligrosos

No es la raza: explican el verdadero motivo por el que algunos perros son peligrosos

Pese a que la creencia popular señala que algunas mascotas son peligrosas únicamente por pertenecer a una raza “temperamental”, expertos veterinarios aseguran que en realidad cualquier perro mal socializado es potencialmente dañino, independientemente de su base genética.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Pese a que la creencia popular señala que algunas mascotas son peligrosas únicamente por pertenecer a una raza “temperamental”, expertos veterinarios aseguran que en realidad cualquier perro mal socializado es potencialmente dañino, independientemente de su base genética.

Frente a la aparición cotidiana de ataques de perros que en algunos casos terminan en la muerte de niños y adultos, al menos once provincias, entre las que figura Mendoza, implementaron normas que regulan la tenencia de las mascotas basándose en los parámetros de “peligrosidad” para determinadas razas, como Rottweiler, Pitbull Terrier, Dogo Argentino, Doberman y Ovejero Alemán, entre otras, lo que termina encubriendo los motivos reales de la agresividad de los canes.

El director del área de Veterinaria de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, Fernando San Juan, explicó a la agencia de noticias Télam que "el concepto potencialmente peligroso es muy discutido y erróneo: se sabe que no hay raza potencialmente peligrosa sino dueños potencialmente peligrosos, ya que la genética tiene un bajísimo porcentaje que se expresa en el perro, en la agresividad".

Por su parte, el médico veterinario cordobés Gastón Cuestas destacó que "tiene que haber un registro, hay perros que son de razas concebidas para la caza, defensa o lucha, y por más buenos que sean, si se descontrolan tienen el potencial de matar". Por eso, el especialista insistió en que "es total responsabilidad de los dueños asesorarse antes de la elección de la raza, en cómo manejarlos, educarlos y adiestrarlos".

Horacio Falconi, director de Zoonosis del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes de Mendoza, destacó por su lado que "en la ley que rige para la provincia se habla de razas y su mestizaje, pero desde el punto de vista veterinario, más allá de la raza, (la peligrosidad) tiene que ver con lo individual de cada perro".

A esa singularidad se suman "el tamaño y la potencia de cada animal, pero eso también es subjetivo, ya que como ejemplo podemos tomar un perro mediano como un Beagle, que no es peligroso para una persona de 50 años y 80 kilos, pero a un niñito o un bebé le puede hacer mucho daño, por eso esa subjetividad también hay que tenerla en cuenta", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?