Educación: tres metodologías de aprendizaje que apuntan al futuro

Educación: tres metodologías de aprendizaje que apuntan al futuro

En el programa 'Después de todo', de 'MDZ Radio', se abordaron estas pedagogías disruptivas e innovadoras, basadas en diferentes características como la colaboración, la responsabilidad y el talento personal.

La educación está viendo surgir y desarrollarse nuevas metodologías que promueven un aprendizaje más integral, en contraposición al sistema tradicional que encorseta estructuras y conocimientos preestablecidos para un contexto muy distinto. En el programa Después de todo, de MDZ Radio, se abordaron estas pedagogías disruptivas e innovadoras, basadas en diferentes características como la colaboración, la responsabilidad y el talento personal.

Una de esas metodologías es educación Egg, creada por el físico mendocino Ignacio Gómez Portillo y basada en el cooperativismo como vehículo de aprendizaje entre los alumnos. Graciela Bertancud, presidenta de la Fundación Thomas Alva Edison, colegio que aplicó este método en las clases de matemática, explicó que este sistema “permite que los alumnos trabajen colaborativa y cooperativamente dentro de una mesa, integrada entre seis y ocho chicos, en donde los alumnos trabajan en forma individual pero si no entienden algo lo preguntan al grupo”.

“En caso que la mesa no lo pueda ayudar, el chico acude a un facilitador previamente designado por los alumnos. Si ese facilitador no logra darle una respuesta, interviene el docente que tiene el expertise y lo disciplinar”, añadió.

Bertancud resaltó los excelentes resultados que produjo la enseñanza Egg en las clases de matemática, donde aprobaron casi todos los alumnos: “Nos pareció un éxito académico porque es una de las materias con más complejidad”.

Otra metodología que empieza a sonar con más fuerza en la provincia es el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), relacionada con otras técnicas educativas como la gamificación o la clase invertida. Roxana Correa, licenciada en psicopedagogía y asesora pedagógica, comentó que su objetivo “es poner al alumno en un lugar más activo dentro de su proceso de aprendizaje”. “Ya no es que el alumno solo reciba lo que el docente le transmite, sino que el alumno se haga cargo y sea artífice de su aprendizaje significativo, y además requiere un esfuerzo del docente en abrir su cabeza y animarse”, destacó.

“Al principio puede generar cierta resistencia en las escuelas, pero cuando ven los resultados en cuanto al clima áulico, el compromiso de los alumnos y la dinámica que se da en la institución, los mismos docentes se quieren sumar”, señaló Correa en base a los resultados que observó en las instituciones donde se aplicó esta modalidad. “Se trata de aplicar los contenidos que se desarrollan en el aula, a situaciones problemáticas de la vida cotidiana”, resumió.

Finalmente se mencionó una tercera metodología que si bien lleva bastante tiempo en los ambientes de la educación, en los últimos años comenzó a revalorizarse como alternativa a la educación formar: Waldorf. Adriana Toscano, maestra de la escuela Estrella Andina, que sigue este método, desestimó algunos rumores en torno al Waldorf y aseguró que “busca desarrollar los talentos y las capacidades que los niños ya traen desde su nacimiento”.

“El maestro, al acompañar toda la primaria al mismo grupo, puede conocer a cada uno y darles todo lo que esté a su alcance para que ese niño pueda desarrollarse y sentirse valioso en lo que sabe. Además se lo desafía a que conquiste algo que lo incomoda, pero se trata de un desafío amable y no de exigencia inservible”, añadió.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?