La defensa de Petean Pocovi culpó a los conos por el "accidente"

La defensa de Petean Pocovi culpó a los conos por el "accidente"

Tras el feriado, este jueves se reanudó el primer juicio por jurados de la provincia con los testimonios de los peritos de Policía Científica que intervinieron en la escena del siniestro vial en el que murieron los efectivos Cusi y Ríos. También brindaron su testimonio el abogado Jorge Caloiro y un perito mecánico de la defensa.

Tras el cuarto intermedio por el feriado del miércoles, este jueves se reanudó en Tribunales el juicio por jurados que tiene a Sebastián Petean Pocovi (34) sentado en el banquillo de los acusados. En la primera parte de la tercera jornada, brindaron su testimonio los peritos de Policía Científica que intervinieron en la escena del siniestro vial en el que murieron los oficiales Jorge Cusi y Daniel Ríos; un perito mecánico de la defensa; y el abogado Jorge Caloiro, conductor del programa "¿Con qué derecho?" de MDZ Radio, en el que el acusado brindó una entrevista el pasado 15 de abril.

La tercera jornada del juicio comenzó con el testimonio de Caloiro, con quien el acusado charló en el penal de San Felipe. La entrevista fue reproducida en su totalidad en el recinto a pedido del fiscal en jefe de Homicidios, Fernando Guzzo. 

En el audio, el acusado contó parte de su historia y sus problemas de adicción a las drogas y al alcohol que lo llevaron al descontrol que culminó con el ataque a puñaladas de su pareja en Maipú y la alocada huida por Ruta 82 en la que atropelló y mató a dos efectivos el 25 de mayo del año pasado.

"Probé cocaína por primera vez a los 21. La consumía de vez en cuando y socialmente hasta hace dos años, cuando me di cuenta que tenía un problema de adicción. El día del hecho llevaba cuatro o cinco días sin dormir. Estaba consumiendo entre 10 y 15 gramos de cocaína todos los días. Me levantaba y desayunaba eso. Todo el tiempo lo único que quería era tomarme una línea", contó Petean Pocovi en su entrevista.

Con respecto a lo ocurrido el 25 de mayo de 2018, el acusado recordó que la noche anterior fue a un cumpleaños con su pareja y que al regreso discutieron y se fue de la casa que compartían en Maipú. "Estuve toda la noche tomando y regresé a mi casa a la mañana siguiente porque necesitaba plata para irme a comer un asado a El Challao. Cuando volví, (Carolina Seser) me dijo que tenía olor a alcohol, discutimos porque me tiró un whisky o algo así, no recuerdo bien, y ahí pasó lo de las lesiones", reconoció Petean.

"Escapé y lo siguiente que me acuerdo es que me encuentro con la policía disparándome de frente. Amanezco al día siguiente en la comisaría y me dicen que dos policías habían muerto. No lo podía creer. No soy un asesino de policías. Ni siquiera llevaba arma y tengo muchos amigos policías. Me hago cargo de las lesiones a mi pareja, pero no me considero una mala persona. No quise asesinar a mi mujer", se defendió en la entrevista Petean Pocovi.

"Nunca fui conflictivo, soy una persona pacífica. Me gustaría pedirle disculpas a los familiares de los policías", agregó en la entrevista el acusado, y cerró: "Las drogas te llevan al hospital, a la cárcel o al cementerio. Los que no probaron, no lo hagan porque no se pierden de nada y te arruina la vida como me pasó a mí".

Qué dijeron los peritos de Policía Científica

Tras la reproducción de la entrevista, subieron al estrado tres efectivos de Policía Científica que trabajaron en la escena del siniestro vial ocurrido a metros de la subcomisaría de Blanco Encalada. Los tres coincidieron en que la camioneta Ford Ranger de Petean Pocovi sólo presentaba dos orificios de bala:  ambos en el medio de la puerta del conductor. "No se observaron orificios balísticos en el interior de la camioneta ni en el parabrisas", señaló el oficial Regulés, el primero en dar su testimonio.

Los efectivos también coincidieron en que Petean impactó de frente a la moto de los efectivos Cusi y Ríos, que se encontraba en la banquina norte de la Ruta 82, a metros de la barricada que se había armado en Blanco Encalada. En ese momento, se les pidió a los familiares de las víctimas que abandonaran la sala para poder mostrarle al jurado imágenes del estado en el que quedaron los cuerpos de los oficiales, que volaron cerca de 25 metros tras ser impactados por la camioneta Ford Ranger del acusado.

En este sentido, la oficial de Policía Científica Carolina Salas reforzó el testimonio de su compañero y aseguró que en la zona del siniestro "no había derrapes ni frenadas" y agregó que "el estado de las cubiertas era bueno y no presentaban orificios balísticos".

"No había orificios ni en el parabrisas ni en la luneta. Las llantas se deformaron por el vuelco y no por los obstáculos que se colocaron en la barricada", completó Salas.

El siguiente en subir al estrado fue el perito criminalístico Maximiliano González, quien inspeccionó los vehículos al día siguiente del siniestro vial. "La camioneta tenía dos orificios en la puerta, pero ninguno dentro de la camioneta ni en las cubiertas. Las cubiertas y las llantas presentaban daños, pero no se puede determinar con qué elementos se produjeron", explicó el efectivo, coincidiendo con sus compañeros.

La curiosa justificación del perito mecánico de la defensa

El siguiente en brindar su testimonio fue el ingeniero José Terk, quien abonó a la teoría de la defensa y aseguró que Petean Pocovi "perdió el control del rodado tras dañar las llantas por el impacto con la base de cemento de los conos fijos que había en la barricada de Blanco Encalada".

"En los videos se ve que se lleva puesto los conos fijos cuando pasa a toda velocidad, unos 300 metros antes del lugar del siniestro. Venía a alrededor de 140 km/h y cuando pasa la barricada y se va a la banquina donde estaban los efectivos iba a 94 km/h. Cuando impacta a la moto la velocidad había bajado a 75 km/h", aseguró el perito de la defensa.

"Baja la velocidad porque le empieza a vibrar el vehículo y se da cuenta que algo se rompió. Las deformaciones que muestran las llantas son porque se lleva puesto los conos fijos, que tienen una base de cemento de 40 centímetros, lo cual le llevó a perder el dominio e irse a la banquina", justificó Terk.

 Esto generó el enojo de la Fiscalía, representada por Guzzo, y la querella, representada por Eduardo de Oro. Ambos cuestionaron que el perito recién realizó la inspección de los vehículos siniestrados hace 10 días y que no había forma de comprobar que hayan sido preservados durante el último año. Además, resaltaron que "no hay manera de que dos conos hayan provocado daños de ese calibre en una camioneta 4x4".

Esta tarde continuarán los testimonios de los peritos y se espera que mañana se pueda proceder con los alegatos finales para que el jurado se retire a deliberar y determine si el acusado es culpable o no. Luego de que el jurado lea su veredicto, el juez técnico Rafael Escot podrá dictar sentencia en el momento o hacerlo en los próximos cinco días hábiles. 

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?