¿Conviene anotarse para el Procrear de la Sexta Sección?

¿Conviene anotarse para el Procrear de la Sexta Sección?

Este viernes abre la inscripción para quienes aspiren a una de las 1.200 unidades del complejo residencial de Capital. ¿Conviene apostar por la casa propia en el complejo? Algunas consideraciones a tener en cuenta.

La casa propia, eterno sueño del ideario argentino, está en boca de miles de mendocinos este viernes por la apertura de inscripciones para acceder a una unidad en el complejo residencial Procrear de Capital.

Las 1.200 unidades de las torres de Suipacha y Tiburcio Benegas resultan tentadoras tanto como potencial techo propio como por su estratégica ubicación: cerca del Centro, del Parque Central y en una zona residencial clásica de Capital. Sin embargo en los tiempos que corren más vale soñar con los ojos bien abiertos antes de tomar una decisión sobre un proyecto que implica un compromiso económico de fondo a nivel familiar.

El programa federal de vivienda ofrece departamentos de 1, 2 y 3 dormitorios con y sin cochera a precios que van de alrededor de $ 1.300.000 a unos $5.000.000, con financiación en Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) más una tasa anual de entre el 3,5% y el 4,5% según los ingresos.

.

Antes de entrar en el análisis de conveniencia, hay dos detalles no menores: del total de interesados inscriptos, solo ingresarán al plan los elegidos a través de un sorteo de lotería; y habrá que demostrar un ingreso familiar mínimo de unos $62.500 (a febrero) para calificar para los departamentos más grandes.

La tentación, la oportunidad y la conveniencia

EL GIGANTE DORMIDO PRONTO TOMARÁ VIDA. FOTO: ALF pONCE / MDZ

La propuesta de Procrear tiene, por lo menos, dos ángulos básicos de análisis: precio de las unidades y forma de financiación.

En cuanto a lo primero, los valores están “en sintonía con los de mercado”, señalan desde el Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza (CCPIM). Esto es: no son una oferta de oportunidad, pero tampoco están “inflados”. “Se corresponden con los valores del mercado inmobiliario de Mendoza en unidades nuevas, o de alguna antigüedad con mayor categoría”, detalla el presidente del ente, Estanislao Puelles Milan.

La diferencia con otras propiedades disponibles en el mercado está, entonces, principalmente en que aquí se ofrece un importante plan de financiación a, según se espera, al menos 20 años y con tasa fija.

Ahora bien, la ecuación se complejiza cuando entra en juego el hecho de tratarse de créditos atados a la UVA, la cual se actualiza a partir de una combinación entre el nivel de inflación y del costo de la construcción, entre otros conceptos.

Por ello planteándolo hoy, 8 de marzo de 2019, lo vital del análisis para quienes aspiren a su departamento Procrear está en la capacidad de pago, puntualiza el titular del CCPIM. “En un época en la que los salarios acompañaban la inflación como hace algunos años, cerraba porque era pagable; pero si tomás como ejemplo el año pasado, cuando los sueldos se ajustaron un 23% contra una inflación del 50% los números no te cierran”, analiza.

De esta forma una cuota inicial que puede estar equiparada o ser incluso menor que el alquiler mensual puede, luego de un año, haber superado con creces la mensualidad que se paga en la actualidad.

La capacidad de pago a partir de la relación entre la actualización de la UVA y el salario será la clave.

Puelles Milan recuerda el caso de 2018 cuando se esperaba una inflación en torno al 20% que resultó ser de casi el 50%, y los pronósticos de este año, en el que se hablaba de una suba mensual en torno al 2% pero que ya se vaticina mayor según el 32% de inflación esperada según el Relevamiento de Expectativas de Mercado que publica cada mes el Banco Central.

Con todo, el acceso a un crédito hipotecario en el sistema privado resulta imposible no solo por las tasas, sino que implica demostrar un ingreso mínimo de unos $100.000 para una propiedad de unos $3.000.000. Por ello la propuesta del Procrear puede considerarse, hoy por hoy, el único “sueño realizable” para quien aspira a tener su propia casa.

* Los requisitos:

  • El grupo familiar deberá contar con ingresos formales o informales mensuales netos de entre $23.000 y $100.000 (entre dos y ocho salarios Mínimos, Vital y Móvil) al momento de la inscripción.

  • Ser argentino, natural o por opción, o extranjero con residencia permanente.

  • Cada tipología de vivienda tiene un ingreso mínimo requerido distinto

  • Tener entre 18 y 55 años de edad al momento de la inscripción.

  • Registrar, como mínimo, 12 meses de antigüedad laboral en la actividad (empleados e independientes).

  • El grupo familiar deberá tener domicilio actual en Mendoza Capital, Godoy Cruz, Guaymallén, Luján, Maipú o Las Heras.

  • No ser propietario, ni copropietario- tanto el titular como el cotitular- de bien inmueble alguno, con las excepciones previstas.

  • No registrar antecedentes financieros desfavorables en los últimos 12 meses.

  • No haber sido integrante de un grupo familiar beneficiario de otros programas de solución habitacional permanente en los últimos 10 años.

  • Exclusivamente para vivienda única, familiar y de ocupación permanente.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?