Mapa del Inadi: pobres y gordos, los más marginados en Mendoza

Mapa del Inadi: pobres y gordos, los más marginados en Mendoza

El relevamiento del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo muestra que, si bien ya hay una política pública que trabaja activamente para modificar acciones que merecen el repudio, todavía queda mucho para hacer. Aquí, una radiografía de cómo actuamos los mendocinos.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Como resultado de su segundo sondeo en todo el país y tercero en la provincia, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) presentó su Mapa Nacional de la discriminación.

Considerado una herramienta de diagnóstico clave para poner el foco en aquellas situaciones recurrentes que favorecen los actos discriminatorios, en Mendoza el informe fue realizado por profesionales de la Universidad Nacional de Cuyo.

Sancionada en 1988, la Ley N°23.592 de actos discriminatorios es muy clara al respecto: "Se considera un acto discriminatorio toda acción por la cual una persona arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución de la Nación Argentina, considerando actos u omisiones discriminatorios a aquellos determinados por motivos tales como la raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, el sexo, la posición económica, condición social o los caracteres físicos". ç

Pese a esta base y a los notorios avances en cuanto a la inclusión y el reconocimiento de derechos, como parte de una política pública, las prácticas discriminatorias se siguen percibiendo en todos los ámbitos. Y no sólo en Mendoza, como lo muestran los indicadores del resto de las provincias. 

En limpio

Aquí, el resumen mendocino de los puntos más relevantes del estudio difundido por el Inadi

  • Cuando se preguntó qué idea tienen sobre la discriminación, el 42% de los consultados la vinculó con segregación-maltrato, el 39% la relaciona con negación de derechos y el 19% menciona la variable estigmatización-prejuicio.
  • Acerca del nivel de importancia que le asignan al tema de la discriminación, el 66% respondió alta importancia, 28% mediana importancia, 4% baja importancia y el 2% ninguna importancia. Si lo compara con un estudio similar del 2013, se observa un incremento significativo de las respuestas que atribuyen alta importancia a la discriminación como problema social.
  • Sobre la percepción del nivel de discriminación en el país, las respuestas se concentran entre mucho (61,7%) y bastante (33,1%), mientras que poco acumula el 4,7% y nada 0,5%. 
  • Las mujeres perciben la discriminación en un nivel mayor que los varones. Esto puede relacionarse con el hecho de convivir más frecuentemente con hechos de discriminación y vulneración de derechos, tal como se analiza en el apartado de experiencias personales.
  • La opinión acerca del nivel de discriminación que sufren distintos grupos o personas reveló estos resultados: personas en situación de pobreza (86%), personas con sobrepeso/obesidad (85%), personas migrantes (76%), personas LGBTTTIQ (69%), afrodescendientes (61%) y personas con VIHsida (59%). 

  • En las redes sociales es donde más se percibe la discriminación. Le siguen la vía pública, los operativos de las fuerzas de seguridad, el ámbito laboral y los medios de comunicación. 
  • Los espacios o instituciones en los cuales la percepción de discriminación es poco o nada son: el ámbito familiar, las empresas proveedoras de servicios, los centros de salud y el barrio.
  • El nivel de identificación con la frase “las/los argentinas/os deberían tener prioridad a la hora de acceder a la atención sanitaria”, el 58% de las personas entrevistadas dijo estar total o parcialmente de acuerdo, en tanto que el 36% estuvo en desacuerdo parcial o total.
  • La mayoría de los encuestados (83%) expresó su desacuerdo parcial o total con la frase “es normal que los varones ganen más dinero que las mujeres, pues tienen una familia que mantener”. 
  • En cuanto a la discriminación hacia las personas con discapacidad, casi la totalidad de los encuestados (95%) rechazó la frase “preferiría no ir a un boliche con una persona con discapacidad, porque la gente no se me acercaría”.
  • Discriminación hacia las personas con obesidad o sobrepeso: frente a la frase “nunca saldría con una persona obesa”, la gran mayoría se mostró en desacuerdo (73%) con ese enunciado.
  • Ante la representación meritocrática ”aunque hay excepciones, los pobres son pobres porque no se han esforzado por salir de su situación”, el 55% manifestó su desacuerdo parcial o total,en tanto que el 32% mostró un acuerdo total o parcial.
  • Los propios encuestados opinaron si alguna vez fueron discriminados: el 53% afirmó haber sufrido discriminación, lo que representa una situación menos alentadora que en el 2013 cuando las respuestas de este tipo habían acumulado el 37% de los casos, siendo las mujeres las que certifican haber sido las que más la padecieron.
  • Puestos a opinar si percibieron que otras personas sufrieron discriminación, en la provincia el 73% dijo haber presenciado situaciones de este tipo, lo que revela un incremento respecto del 2013, cuando el resultado era del 60%. 
  • Respecto de cómo se actúa frente a una situación de discriminación, cerca del 60% responde haber tenido algún tipo de reacción. Mientras que las mujeres responden afirmativamente en el 63%, los varones lo hacen en un 55%.
  • El 82 % de las personas encuestadas en la provincia afirma haber experimentado situaciones de discriminación. Encabezan las categorías: obesidad/sobrepeso, rasgos físicos y situación de pobreza. En segundo orden, el color de piel, algún tipo de discapacidad, ser una persona migrante latinoamericana y por ser mujer.
  • Los lugares más recurrentes en cuanto a la discriminación: 50 de cada 100 encuestadas/os asegura haber vivido o presenciado situaciones de discriminación en el ámbito educativo. En segundo orden figura el ámbito laboral, en tercero la vía pública, en cuarto lugar bares o boliches y en quinto el barrio o vivienda.   

  • Acciones que el Estado debería encarar ante la discriminación: 58 de cada 100 personas consideran que se debería incorporar el tema a los programas de educación primaria y secundaria, mientras que 42 de cada 100 piensa que deberían realizarse más campañas de difusión.
  • Acerca de si se lo conoce o no al Inadi, el 45% de los consultados respondió que sí y el 55% que no. En el 2013 el conocimiento era del 37%, por lo que en este punto sin duda hay un mayor crédito para esta entidad.  

Para ver el informe completo, hacer clic aquí 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?