Un capitán sin barco que no suma votos, pero abre el frente oficialista

Pichetto es conocido por coleccionar derrotas electorales. Sin embargo es una pieza política clave en el Congreso desde hace más de una década. Cómo se enteraron los radicales

Avatar del Pablo Icardi

Pablo Icardi

Pichetto.

Miguel Ángel Pichetto tiene un recorrido político curioso: es conocido en la Patagonia por coleccionar derrotas electorales. Pero al mismo tiempo siempre estuvo cerca del calor del poder nacional. Tiene una gran habilidad para conseguir acuerdos,  una flexibilidad política que lo deja en off side ante cualquier chequeo de archivos y poco caudal de votos propios. Pero al oficialismo le puede sumar una ventana que ni los radicales le pueden garantizar. Como figura política es un "capitán" sin barco. O con embarcación alquilada. Lo fue para Menem, Duhalde, Néstor y Cristina. Ahora  puede serlo para Macri. El aporte invisible por ahora sería la llegada indirecta de lo que queda de Alternativa Federal; principalmente el cordobés Schiaretti. 

La designación del senador como compañero de fórmula de Mauricio Macri sorprendió. Es una respuesta más audaz que la propuesta que había hecho Alfredo Cornejo: abrir el frente Cambiemos. En vez de hacer una propuesta institucional, Macri acudió al camino corto y sumó a un peronista en la fórmula.

Según aseguran desde la UCR, el presidente consultó a sus aliados radicales. Fue anoche cuando sonó el teléfono de Alfredo Cornejo para ser anoticiado. "Estaba al tanto, los consultaron a todos anoche", explicaron escuetamente desde el entorno del gobernador mendocino.  Lo curioso es que el anuncio lo hizo el Pro y el primero en hablar del tema fue Marcos Peña, el dirigente que más se oponía a la apertura de Cambiemos. Aunque hayan sido consultados, los radicales quedaron al margen del anuncio y de la decisión final. Sin embargo, parte de lo que ocurre responde a la proyección de Cornejo: sumar a peronistas, cambiarle el nombre a la coalición de Gobierno para ser "más competitivos". 

Pichetto es un legislador de labia audaz; capaz de justificar cualquier cosa en nombre de su proyecto; o mejor dicho del proyecto en el que se encuadre en ese momento. Aunque es de Buenos Aires, creció en el distrito minero Sierra Grande, de donde fue un fugaz intendente. Coleccionó derrotas en Río Negro para ser gobernador, pero siempre se destacó como senador nacional, en duelos verbales de antología con Ernesto Sanz y otros radicales (con quienes tiene buena relación). 

El nombramiento blanquea definitivamente el escenario electoral hiper polarizado para las presidenciales y una apertura que hasta ahora Macri había esquivado. Ese escenario tiene un dato de color particular: en todo el staff político argentino el único dirigente que no ha tenido ninguna vinculación con el kirchnerismo alguna vez es el propio Mauricio Macri. Ahora, hasta su compañero de fórmula para ir por la reelección fue parte de la estructura de poder gestada por Néstor y Cristina. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?