Ir a las PASO o acompañar: el dilema del radicalismo

Mauricio Macri eligió a Miguel Ángel Pichetto como candidato a vicepresidente y en el radicalismo celebran la apertura del frente Cambiemos. Sin embargo, ahora deben decidir si acompañan y negocian ministerios o si salen a jugar con candidato propio. La determinación se tomará con la calculadora en la mano pensando en qué conviene para que no gane el kirchnerismo.

Avatar del Mariano Bustos

mariano bustos

Cornejo, tras el discurso en la Convención Radical en el que pidió ampliar Cambiemos.

Prensa UCR

En la convención radical del 27 de mayo se votó a favor de ampliar el frente Cambiemos al "peronismo republicano". Por ese motivo, la decisión de Mauricio Macri de darle la vicepresidencia a Miguel Ángel Pichetto es celebrada por parte del radicalismo. Sin embargo, esto deja a la UCR en una situación incómoda ya que ahora debe decidir si acompaña a esa fórmula y negocia un ministerio de peso (se habla del ministerio del Interior) o si conviene salir a jugar en las PASO con una fórmula propia.

La determinación no se daría en las próximas horas. Si bien la fecha límite para el cierre de listas, aún hay tiempo hasta el 22 de junio para definir candidaturas. Por ese motivo, se tomarían unos días para evaluar numéricamente las posibilidades.

Con la calculadora en la mano y encuestas confiables, no solo deberán estudiar cuáles son las posibilidades reales de que un radical le gane a Macri en las PASO, que parecen ser nulas. También deberán conversar con los aliados de Cambiemos si conviene poner un candidato más a competir en el frente para que absorba votos descontentos con el macrismo o si matemáticamente conviene que esos votos vayan a otros espacios como Consenso 19 u alguna otra opción del socialismo.

Salvando las diferencias con el debate del 2015, se traza un paralelo con la situación de Massa en aquel entonces. Hace cuatro años muchos pedían incluir a Massa y Durán Barba se negaba afirmando que convenía que jugara por fuera. Hoy la evaluación es similar.

Presentar un candidato propio y absorber votos de macristas decepcionados para que esos votos no se vayan del frente. Acompañar la fórmula Macri-Pichetto negociando para la UCR ministerios de peso. Animarse a competir en serio por la presidencia ante un Macri debilitado. Todas esas opciones están sobre la mesa pero aún hay tiempo para elegir la indicada.

Por el momento, la noticia de la inclusión de Pichetto y el "peronismo republicano" es festejada por el radicalismo. Entienden que para salir adelante el país necesita una amplia coalición de gobierno que permita darle tratamiento a reformas claves para sanear la economía nacional. Para eso, la pata peronista era fundamental.

Pero nada será posible si no se gana la madre de las batallas en las próximas elecciones y es con vistas a ese objetivo que la UCR elegirá su camino. No pensando en la UCR, sino consensuando con el PRO y el propio Pichetto qué es lo mejor para derrotar en las urnas al kirchnerismo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?