Se acerca un duelo por el control de la Cámara de Diputados

Los principales candidatos a dirigir la Cámara Baja tras la inminente ida de Néstor Parés son el actual coordinador de Gabinete, Andrés Lombardi; y el intendente de San Carlos, Jorge Difonso. El jefe comunal blanqueó este lunes su pretensión, mientras que el funcionario del Poder Ejecutivo prefiere el perfil bajo y quiere conocer la opinión del gobernador electo, Rodolfo Suarez. La agenda legislativa de Difonso y la confianza de Lombardi en los votos a su favor. 

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

Néstor Parés dejará de presidir la Cámara de Diputados dentro de 15 días

MDZ

Casi con seguridad, dentro de 15 días Néstor Parés dejará de ser el presidente de la Cámara de Diputados. Y su postulación para la presidencia del Tribunal de Cuentas (que debe ser ratificada vía votación de un Senado que está controlado por el oficialismo) ha acelerado la puja entre quienes pretenden heredar su cargo.

Esta definición tiene al menos un candidato explícito. Se trata del actual intendente de San Carlos, Jorge Difonso, un extrapartidario que reconoce abiertamente su apetencia: "A mí me encantaría ser presidente", señaló este lunes a MDZ.

Difonso y Parés pidieron "celeridad" a Parés.

El otro postulante firme es Andrés Lombardi, coordinador de Gabinete del Poder Ejecutivo y secretario administrativo del radicalismo nacional.

El funcionario con oficina en el cuarto piso, a diferencia de Difonso, evita mostrar que la presidencia de Diputados sea su ambición. "Primero quiero saber qué piensan Rodolfo Suarez y los otros 26 diputados del bloque de Cambia Mendoza", sostuvo este lunes, ante la consulta de este diario.

Pichetto, junto a Andrés Lombardi y Jimena Latorre.

Suarez y el gobernador saliente están en el exterior. Mientras tanto, en Mendoza crecen las ansiedades en torno a la composición del gabinete a partir de diciembre, pero también sobre los cargos de la Legislatura.

La espera de quienes deben tomar las decisiones se extenderá hasta el 16, aunque puede que Cornejo regrese antes. Este retorno podría precipitarse por el fallecimiento de la madre del gobernador.

El mandatario electo, en cambio, se quedará hasta el final de la misión por el exterior. Llegará, entonces, apenas tres días antes de que se vote el pliego de Parés en el Senado.

Los diputados nuevos asumen el 21 en una sesión preparatoria, con lo cual, estará cerca también la fecha en que deberán definirse la futura conducción de Cámara Baja y del bloque oficialista.

En este marco, la jefatura de la cámara generará una disputa fuerte en la que nadie quiere adelantar el resultado.

Difonso anhela el cargo abiertamente y dice que, si lo eligieran a él, esto demostraría "la apertura de Cambia Mendoza". 

A pesar de no ser radical, en las últimas elecciones Difonso lideró su lista de candidatos a diputados provinciales en el tercer distrito y eso colaboró con la victoria de Cambia Mendoza. Ahora, se prepara para volver a la Legislatura después de muchas gestiones como intendente y vende sus cualidades para el diálogo político.

Consciente de que no es "número puesto" para el grueso del radicalismo, advierte que el presidente de Diputados debe tener llegada a la oposición. En ese sentido, Difonso habla con los intendentes del PJ y hasta tendría algunos impulsores en el propio oficialismo.

También cree que podría servirle a la Provincia su vínculo con Sergio Massa, que no se ha perdido del todo, a pesar del distanciamiento que tuvo con el tigrense cuando se unió al PJ.

Massa será el futuro presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y es una de las piezas importantes en el esquema de poder del presidente Alberto Fernández.

Hasta una agenda de temas que puede ser amigable para Suarez posee Difonso. Está trabajando, por ejemplo, en un proyecto de reforma de la antigua ley de municipalidades para reducir los costos de la política a través de la reducción y reconfiguración de los actuales concejos deliberantes.

La idea de Difonso es achicar la estructura de los concejos drásticamente, de los casi 200 ediles actuales a solamente 40 representantes. La propuesta es remplazarlos por un organismo colegiado regional, que agrupe a los departamentos por zonas: Gran Mendoza, Secano, Este, Valle de Uco y Sur.

Disminuir el costo de la política es precisamente un objetivo de Suarez, quien ha hablado en la campaña de impulsar la unicameralidad legislativa y la eliminación de las elecciones intermedias.

El talón de Aquiles de Difonso podría ser, por otro lado, su inamovible defensa de la ley 7722 que restringe la minería, de la cual es uno de los autores. Esto se debe a que el gobernador electo solía sugerir que va a impulsar la reforma de esta ley, ante lo cual Difonso señala que "no se conocen proyectos concretos" que impulse Suarez.

"Los proyectos Potasio Río Colorado y Hierro Indio demuestran que la 7722 no es una ley prohibitiva", sostiene Difonso, y agrega: "No soy del no por el no, tengo esta postura porque estoy a favor de los controles y la autodeterminación de los pueblos".

Mientras el intendente de San Carlos blanquea sus ambiciones, Lombardi prefiere el perfil bajo. Buena parte de sus chances de ser el elegido para la presidencia de la Cámara Baja descansan en el número. De los 27 integrantes del bloque de diputados de Cambia Mendoza, 18 serán radicales y supuestamente lo apoyarían.

Además, de los 9 extrapartidarios que formarán parte de la misma bancada, algunos también podrían apoyar a Lombardi. Dependerá entonces de cuánto pese el reparto de los votos del bloque a la hora de la definición del presidente de Diputados para la nueva era.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?