Sanz apoyó a Pichetto: "Ahora Cambiemos es más competitivo"

El ex senador mendocino apoyó la designación de Pichetto. La pertenencia peronista fue un valor destacado por él. 

Redacción MDZ

Pichetto junto a Sanz.

El mendocino Ernesto Saz apoyó la designación de Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula de Mauricio Macri y aseguró que  de esa manera Cambiemos se vuelve más competitivo porque es un referente peronista, con vocación de diálogo y experiencia legislativa. 

Sanz es una de las voces que más escucha el presidente Mauricio Macri y por eso su palabra tiene peso. A través de una carta publicada en las redes sociales, apoyó la llegada de su ex rival en el Senado al oficialismo. "La necesidad de mostrar que Cambiemos tiene además de competitividad electoral, condiciones de gobernabilidad que reparen sustancialmente los limitantes expresados entre 2015 y 2019, explica la apertura de la fórmula presidencial a un referente que reúne las condiciones de: experiencia en el manejo parlamentario, procedencia peronista –lo que garantiza la ampliación de Cambiemos que fue uno de los pedidos principales del radicalismo a través del documento aprobado en su Convención-, y vínculos con factores de poder relevantes en la constitución de la gobernabilidad", aseguró Sanz.

Como ejemplo de la repercusión positiva Sanz mencionó la buena reacción de los mercados. Antes, hizo un análisis de la situación que enfrentó el Gobierno de Macri. "Cambiemos ha tenido desde diciembre de 2015, inconvenientes con tres factores de poder trascendentales para la estabilidad de una gestión pública", asegura Sanz. Menciona entre ellos a la mayoría legislativa del PJ, los fallos adversos de la Justicia Y los golpes de mercado que hubo. "Esta descripción se cristalizó como una necesaria deuda a saldar ante la confirmación de la fórmula opositora para la presidencia con Alberto Fernández y Cristina Fernández, y la adhesión a este frente de Sergio Massa, tercer actor en el mapa político nacional", aseguró Sanz.

El ex senador compartió recinto con Pichetto y mantuvo acaloradas discusiones cuando el ahora candidato a vicepresidente era jefe del bloque K. 

La carta completa

Cambiemos ha tenido desde diciembre de 2015, inconvenientes con tres factores de poder trascendentales para la estabilidad de una gestión pública.

En primer lugar, previsiblemente, con la mayoría identificada con el PJ en las Cámaras legislativas (particularmente el Senado, donde desde 1983 se sostiene con capacidad de bloquear iniciativas parlamentarias), y las provincias (recordemos que al espacio Cambiemos responden solo 5 de los 24 jefes de gobierno distritales).

Los inconvenientes en la relación con el Justicialismo se administraron a través de la descentralización de recursos a las provincias, y la administración de la minoría parlamentaria, con la relación construida con interlocutores confiables que trascendieran la visión de partido para expresar una mirada de Estado.

En segundo término, con la Justicia, que a través de diversos fallos adversos al Gobierno que han impactado principalmente en asignación de recursos dentro del esquema federal de organización institucional, quitándole protagonismo al Gobierno Nacional al devolver centralidad a las administraciones provinciales.

Finalmente, con los mercados e inversores. Con quienes determinan con decisiones individuales, el movimiento de la economía afectando realidades colectivas. Se ha especulado en estos últimos meses en qué momento el tipo de cambio puede sufrir una nueva alteración significativa y de qué modo una nueva estampida cambiaria podía afectar la estabilidad política del Gobierno Nacional.

Esta descripción se cristalizó como una necesaria deuda a saldar ante la confirmación de la fórmula opositora para la presidencia con Alberto Fernández y Cristina Fernández, y la adhesión a este frente de Sergio Massa, tercer actor en el mapa político nacional.

Con ese movimiento en el espacio opositor, a las debilidades de gestión se añadió la mejora de las posibilidades electorales del espacio alternativo.

La necesidad de mostrar que Cambiemos tiene además de competitividad electoral, condiciones de gobernabilidad que reparen sustancialmente los limitantes expresados entre 2015 y 2019, explica la apertura de la fórmula presidencial a un referente que reúne las condiciones de: experiencia en el manejo parlamentario, procedencia peronista –lo que garantiza la ampliación de Cambiemos que fue uno de los pedidos principales del radicalismo a través del documento aprobado en su Convención-, y vínculos con factores de poder relevantes en la constitución de la gobernabilidad.

Lo que puede parecer a primera vista una pérdida de espacios de poder partidario, es en realidad, una mejora de las posibilidades electorales.

Así, a minutos de anunciada la fórmula presidencial, los mercados reaccionaron de manera positiva y la oposición reaccionó con una conferencia de prensa inmediata para aplacar la centralidad mediática que había generado el gobierno.

Cambiemos es hoy, más competitivo que ayer, una coalición más amplia y diversa que en un principio y una fuerza con mejores condiciones de gobernar el país frente al aglutinamiento del frente opositor.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?