Qué les preocupa a los peronistas que dieron la sorpresa en las elecciones

Qué les preocupa a los peronistas que dieron la sorpresa en las elecciones

Se trata de los intendentes electos de La Paz y Santa Rosa. En ambos departamentos, gran parte de la comunidad vive de los sueldos que paga el municipio. "No producimos nada", sentenció Fernando Ubieta, jefe comunal electo de La Paz. "Las fincas están totalmente abandonadas y sus dueños venden el alambre", dijo por su lado Florencia Destéfanis, electa en Santa Rosa. Qué hará la intendente con el polémico complejo La Salada.

Dos sorpresas electorales aliviaron al justicialismo mendocino en medio de la derrota del domingo pasado: recuperó la intendencia de Santa Rosa y ganó después de muchos años la comuna de La Paz.

Las caras de estas victorias son un gerente bancario, Fernando Ubieta; y la reina de la Vendimia de mandato cumplido, Florencia Destéfanis.

Estos dos intendentes electos tienen una preocupación común, que es el empleo. Y padecen un mismo problema: hoy, en sus departamentos, casi toda la comunidad vive del municipio.

Ubieta logró alinear a toda la oposición en su departamento (hasta se bajó un candidato de Protectora que había pasado el filtro de las PASO) y de esa manera consiguió 54 votos más que Diego Guzmán, el radical que iba por la reelección.

Pero después de haber precipitado el fin de la hegemonía radical que encarnaron los hermanos Pinto a partir de 1995 en este departamento de 8.000 votantes, el diagnóstico que hace el intendente electo es casi desolador. "Santa Rosa está un poquito mejor que La Paz en lo productivo, nosotros estamos desarmados y no tenemos ningún tipo de inversión privada. De cinco bodegas que había, ha quedado solo una", describió Ubieta en una entrevista de Radio Nacional.

"Es inviable un departamento en el que todos sean dependientes de la municipalidad. La gran mayoría trabaja en el municipio o son empleados públicos. Esa es la fuente laboral del departamento", agregó el intendente electo del PJ.

"Hay que producir algo, porque no producimos nada", lamentó Ubieta. Y destacó que el proyecto para construir un acueducto ganadero a través de un crédito internacional que está en la Legislatura sería de gran ayuda.

"El acueducto beneficiaría a 40 productores del sur de La Paz, me imagino que se tratará en la Legislatura ya que me habían dicho que se iba a tratar después de las elecciones", agregó Ubieta, quien todavía no recibe un llamado del gobernador electo, Rodolfo Suarez.

Destéfanis, por su lado, recuperó para el PJ Santa Rosa y el festejo no fue menor. No sólo porque el justicialismo retomó el control de un departamento en el que su último jefe comunal, Sergio Salgado, había sido destituido; sino porque también dio vuelta las PASO, en la que había perdido frente a la radical Norma Trigo.

De todos modos, el problema del empleo en Santa Rosa, que tiene unos 18.000 habitantes, no dejará mucho tiempo para festejos. "Es un departamento que necesita empleo genuino, ya que más de la mitad de la población depende del municipio", expresó.

"La mayoría de los sueldos son contratos precarios por debajo de los 10.000 pesos", agregó Destéfanis.

"Nos vamos a instalar en Buenos Aires si hace falta para reactivar el departamento", prometió la ex soberana vendimial, quien pretende recuperar y reconvertir la producción para tratar de revertir una crisis evidente.

Flor Destéfanis.

"Las fincas están totalmente abandonadas y sus dueños venden el alambre", graficó Destéfanis en ese sentido. Ante tanta crisis, la intendente electa valora incluso la existencia de La Salada. "Aunque no sea en las mejores condiciones, les da posibilidades de trabajo a los vecinos el fin de semana", afirmó.

 

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?