El dato sobre Cristina que intriga al peronismo mendocino

El lanzamiento de su fórmula con Alberto Fernández tuvo, según las primeras encuestas, una repercusión positiva en todo el país. Sin embargo, en Mendoza, se esperan con ansiedad los sondeos sobre el impacto que tuvo en el duelo entre los dos precandidatos a gobernador del PJ: Alejandro Bermejo y Anabel Fernández Sagasti. Qué datos manejan en el búnker del intendente de Maipú. 

juan carlos albornoz

Carmona junto con Alejandro y Adolfo Bermejo.

Los encuestadores midieron a nivel nacional un escenario favorable para la fórmula FF después del anuncio del sábado. Ahora, ¿cómo repercutirá esa noticia en la disputa del peronismo en Mendoza?

Sabido es que en nuestra provincia hay una precandidata a gobernadora ligada absolutamente a Cristina, Anabel Fernández Sagasti, y un precandidato a gobernador que ha decidido provincializar su campaña electoral, que se llama Alejandro Bermejo.

La novedad nacional se produjo a menos de 20 días de las PASO que definirán quién de los dos queda como candidato definitivo para las generales de setiembre y nadie varió desde entonces su estrategia.

La senadora kirchnerista y referente de La Cámpora, quien aparece en los carteles apoyada en la cabeza de la ex presidenta y usa el hashtag #CristinaVuelve en las redes sociales, reforzó desde este lunes esa línea y aseguró que Cristina no perderá protagonismo y "centralidad" en la campaña, a pesar de ser la número 2 de Alberto Fernández.

Cristina es el único plan de Unidad Ciudadana, en todo el país y en Mendoza. Por eso este viernes vendrá de visita su ex ministro de Economía, Axel Kicillof, y también apuran tratativas para que la propia fórmula presidencial pise suelo local antes del 9 de junio.

Mientras tanto, Bermejo, quien se sostiene en los intendentes, legisladores y otros líderes orgánicos del peronismo mendocino, mostró sorpresa ante el anuncio nacional, pero ratificó que la columna vertebral de su campaña es el eslogan "Primero Mendoza".

El intendente de Maipú también había dicho, días antes del anuncio de la fórmula FF, que apoyará al candidato presidencial que tenga "el mejor proyecto para la provincia".

Nada cambió desde entonces para él. Bermejo ha buscado ser neutral en la disputa del peronismo nacional, aunque eso sea casi equivalente a tomar distancia de Cristina.

Incluso el "Pulga" supo apostar por Roberto Lavagna en febrero, cuando su candidatura presidencial era casi un sinónimo de la unión opositora contra Mauricio Macri.

El escenario se complicó bastante desde entonces en Alternativa Federal, la variante peronista donde permanece (oculto) el corazoncito de Bermejo, y con cuyos referentes -Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey, principalmente- el PJ orgánico mendocino ha tenido muchos contactos.

El intento de unidad en Mendoza con La Cámpora hizo que Bermejo abandonara la mención explícita de esa preferencia. Y aún después del fracaso de las negociaciones para lograr una lista única, el intendente de Maipú ya era un candidato prescindente de la disputa nacional del justicialismo.

No sólo lo hizo por los líos del peronismo disidente a nivel nacional, sino que, en buena medida, tuvo que hacerlo por el armado propio en la provincia.

A esta altura, obligado a ser competitivo en la interna del justicialismo mendocino y por el juego de alianzas provinciales, Bermejo ya había armado una lista para la PASO con varios precandidatos a intendentes kirchneristas para el primer distrito: el presidente partidario, Guillermo Carmona (Capital), Gustavo Arenas (Guaymallén) y Martín Caín (Las Heras).

El presente de Bermejo es un poco ambiguo, más allá de que le aporta una buena noticia. La última encuesta que le proporcionó Analía del Franco es de la semana pasada y dice que la candidatura de Bermejo tiene una ventaja de diez puntos sobre la de Fernández Sagasti a lo largo de la provincia. Un punto alto sería la distancia de más de 30 puntos a su favor en Maipú.

Pero algunos datos complementarios inquietan en su comando. Por ejemplo, las ventajas que aparecen en ese mismo sondeo de Guillermo Amstutz y Alejandro Abraham, los precandidatos a intendentes de la joven de La Cámpora para Las Heras y Guaymallén respectivamente.

Abraham pertenece hace rato a Unidad Ciudadana y Amstutz es un líbero que desembocó en el armado de Anabel a último momento. Los dos son veteranos y han sido intendentes.

El equipo de campaña de Bermejo dice que su candidato a gobernador le va ganando a Fernández Sagasti igual, a pesar de que marchen atrás en los sondeos Caín y Arenas en la pelea por las intendencias más importantes del primer distrito.

Pero no es ese, quizás, el dato que más inquieta a Bermejo en este momento. Su principal problema es que la última encuesta que encargó ya es vieja, debido a que se hizo antes del rimbombante anuncio de la fórmula FF.

Esa noticia le viene marcando el ritmo a la política en todos lados. Fue un punto de inflexión a nivel nacional y, por ello, la intriga mayor de este momento es cuánto incidió en el duelo de Bermejo con Fernández Sagasti, la aliada incondicional de Cristina.

Los asesores de Bermejo, de todos modos, siguen recomendándole al candidato provincial mantener distancia de la pelea presidencial, porque el escenario nacional sigue siendo volátil. Tanto que algunos especulan incluso con la posibilidad de que Cristina al final se baje también de la candidatura a vicepresidente. Ella tiene tiempo para confirmarlo hasta el 22 de junio, pero las PASO para gobernador definirán todo en Mendoza mucho antes

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?