Cuánto le importa al porteñocentrismo que Cornejo se imponga en Mendoza

Análisis: con qué llega Alfredo Cornejo a las discusiones nacionales en las que le toca lidiar con la prepotencia de los que gobiernan la alianza Cambiemos.

MDZ Política

Alfredo Cornejo.

Pachy Reynoso/MDZ

Alfredo Cornejo llegará a la dirigencia de Buenos Aires, cuando esta noche lo llamen o sea él quien lo haga, con un doble triunfo en las PASO. Primero, el interno: su precandidato Rodolfo Suarez es ahora el candidato oficial de Cambia Mendoza para las elecciones generales al imponerse por sobre el aspirante azuzado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que tendrá premio consuelo solo si Mauricio Macri resulta reelecto y, posiblemente, con la embajada en Chile. Por otro lado, la dupla Suarez/Cornejo (o viceversa) se impuso al resto de los partidos políticos con claridad, lo que coloca al actual intendente de la capital mirando al oeste y empezando a caminar los poco más de 200 metros que unen su despacho actual con aquel en el que se ubica el denominado “Sillón de San Martín”.

A pesar de todo esto, el pulso político del frente que integra Cornejo, Cambiemos, le seguirá resultando arisco. La realidad porteñocentrista le permite todo a un “partido municipal” con suerte nacional, como es el PRO, y le exige mucho a los Cornejo, Morales o Valdés. Hay dudas en los radicales si es por ser radicales o por provincianos. O tal vez porque el eje de poder esté asentado en la capital del país y la unión de fuerzas del denominado “interior” consiga escaso peso específico ante un padrón electoral predominantemente porteño y bonaerense.

Los radicales llegan con sus triunfos como ofrenda a Buenos Aires para ver qué les convidan. Pero también lo hacen “agrandados”: aquí consiguieron vencer el capricho de sus aliados nacionales y esperan que se rindan y trabajen por el triunfo definitivo, para el que falta tiempo y algo más: definiciones nacionales, el escenario más escurridizo para cualquier análisis que pretenda ser concreto y definitivo.

En definitiva, el análisis pasa a ser una apuesta: Cornejo y los suyos revalidaron sus laureles, pero deberán seguir "remando" si es que quieren arribar al puerto desde la experiencia de gestión provincial y no desde algún rincón de la fuerza centrípeta capitalina.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?