Cómo encuentra el 17 de octubre al peronismo mendocino

Cómo encuentra el 17 de octubre al peronismo mendocino

El PJ sigue sintiendo el golpe que recibió en las urnas el 29 de septiembre, pero se ilusiona con el triunfo presidencial de Alberto Fernández. Existe un clima de unidad de la boca hacia afuera, pero puertas adentro Anabel Fernández Sagasti mide sus fuerzas con los intendentes. "Somos un movimiento que no necesita líder", afirmó en <b><i>MDZ Radio </i></b>Lucas Ilardo.

Mientras que a nivel nacional se prepara un gran acto en la provincia de La Pampa para mostrar la unidad del PJ de cara a las próximas elecciones, en Mendoza el 17 de octubre encuentra a un peronismo con sensaciones agridulces. Si bien el sabor amargo de la dura derrota provincial del 29 de septiembre aún no se ha extinguido, la ilusión del triunfo presidencial de Alberto Fernández alivia y entusiasma. Pero más allá de ello, el PJ local sigue en un proceso de reestructración interna que comenzó en 2015 y que se prolongará por un tiempo. "Cuando el peronismo está en el gobierno sigue al conductor. Cuando no lo está, construye para volver al gobierno", recordó el diputado Lucas Ilardo.

Para Ilardo el PJ mendocino está unido más allá de que no emerja la figura de un líder único detrás del cual todos se encolumnen. "¿Por qué el peronismo tiene que tener un líder? Somos un movimiento", retrucó este jueves en diálogo con MDZ Radio.

"A mi no me importa que exista un interlocutor. Mientras que el peronismo tenga el mensaje consensuado y sepa lo que debe discutir para el presupuesto, importa poco quién sea el que hable", subrayó. "Hoy existen referentes como los intendentes, Anabel Fernández Sagasti, los representantes en Concejos Deliberantes, diputados y legisladores provinciales. Cómo nos organizamos, serán decisiones que se tomarán dentro del PJ", adhirió Ilardo.

Las elecciones provinciales fueron un revés difícil de digerir sobre todo por la diferencia de 15 puntos entre Rodolfo Suarez y Anabel Fernández Sagasti. Pero a pesar de la derrota, la senadora nacional se ha convertido en uno de los referentes del partido y cuenta con peso propio en la Legislatura. De a poco, el ala kirchnerista del peronismo enmarcado en Unidad Ciudadana fue consolidando su fuerza y lo demostró al derrotar en las PASO al peronismo tradicional.

"Algunos muestran más mezquindades que otros pero en general el peronismo está mejor que en otros momentos. Todos le están poniendo el hombro para pasar la tormenta del 29 de septiembre y mirar para adelante. Además las elecciones nacionales dan expectativa de una pronta revancha", explicaron a MDZ desde las entrañas del partido.

Es que si bien el peronismo se muestra unido en las críticas -por ejemplo- al gobernador Alfredo Cornejo y su pedido de endeudamiento para obra pública, hacia adentro debe determinar responsabilidades por el resultado electoral. Como ejemplo puede utilizarse a los intendentes que adelantaron los comicios en sus municipios. A nivel personal, la jugada fue exitosa y salieron fortalecidos -salvo Jorge Omar Gimenez en San Martín-. Pero a nivel partidario perdieron la posibilidad de traccionar votos en la elección provincial.

"Estamos en un proceso de reorganización que viene del 2015", reconoció el presidente del PJ Guillermo Carmona. En este sentido, sostuvo que las tres consignas que fijaron como norte son la revitalización, la apertura hacia la sociedad y la actualización política doctrinaria. "Eso es lo que nos guía y nos permitió llegar a las elecciones con unidad aún después de las PASO", remarcó.

En cuanto a lo que viene, Carmona coincidió con la postura de Ilardo y dijo que el cree en las "conducciones colegiadas. El peronismo tiene que contener a las distintas expresiones. No le pongo nombres propios porque implica distintos planos y niveles de conducción. Desde el plano nacional, al local, partidario, gremial, etc", manifestó.

Para Carmona el objetivo tiene que ser convertirse en una oposición nítida y constructiva para hacer una buena elección en dos años y llegar al 2023 con mejores posibilidades de ser gobierno. En el medio, admitió que continuará el proceso de crítica y autocrítica con rendición de cuentas.  Incluso anticipó una "renovación dirigencial" no solo generacional sino de nuevos protagonismos. 

Por lo pronto todo parece indicar que el 27 de octubre Alberto Fernández tiene serias chances de ser presidente y Anabel Fernández Sagasti como senadora nacional y tendrá contacto directo con la Casa Rosada. Esto, sumado a su buena relación con Cristina Fernández de Kirchner, podría darle un rol protagónico para lo que viene. Mientras tanto, aquí los jefes comunales deberán sostener una relación con un gobernador radical.

Pero por el momento, este 17 de octubre no hay diferencias en el discurso y el PJ entero -por ejemplo-se plantó frente al pedido de Cornejo de aprobar endeudamiento.  "A Cornejo le molesta que ahora todos juntos le decimos lo mismo. No le gusta un peronismo unido", subrayó Ilardo.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?