Advierten que empresario de la causa cuadernos quiere construir la hidrovía

Advierten que empresario de la causa cuadernos quiere construir la hidrovía

Enrique Millán, presidente de la ONG Procurar advirtió que empresas internacionalmente investigadas y cuestionadas por casos de corrupción, continúan operando para el Estado, “como es el caso de Jan de Nul, ya que su presidente reconoció el pago de sobornos al gobierno argentino en la causa “cuadernos”, y que ahora busca "nuevos contratos para el dragado del Puerto de Bahía Blanca“, dijo a Télam.

Una ONG defensora de derechos de consumidores y usuarios expresó hoy su “preocupación” porque empresas investigadas por corrupción se presenten en licitaciones que convoca el Estado nacional.

Enrique Millán, presidente de la ONG Procurar advirtió que empresas internacionalmente investigadas y cuestionadas por casos de corrupción, continúan operando para el Estado, “como es el caso de Jan de Nul, ya que su presidente reconoció el pago de sobornos al gobierno argentino en la causa “cuadernos”, y que ahora busca "nuevos contratos para el dragado del Puerto de Bahía Blanca“, dijo a Télam.

Millán hizo así referencia al contrato de Hidrovía S.A., en el que participan la empresa belga Jan De Nul y la compañía argentina Emepa, cuyo titular, Gabriel Romero, confesó ante el juez Claudio Bonadio los sobornos pagados para la extensión de la concesión.

Las confesiones de Romero refieren a que, en 2010, el Gobierno extendió a Hidrovía la concesión, sin llamar a licitación, hasta 2021.

Millán envió días atrás cartas al presidente Mauricio Macri y al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, referidas a la construcción de la hidrovía y reclamó que se incluyan en las licitaciones "cláusulas anticorrupción que contemplen la no participación de empresas que hayan tenido vinculación con hechos de cohecho, coimas o dádivas", y puso el acento en personas o empresas involucradas en la causa cuadernos.

"Por la firma del decreto 113/2010 de extensión a 2021 de la concesión -dice la carta entregada por Millán al Gobierno-, que prorroga la concesión de la obra de dragado y balizamiento del Río de la Plata y Río Paraná, el titular de la empresa concesionaria -Hidrovía S.A.- pagó 600.000 dólares al entonces subsecretario de Coordinación y Gestión del Ministerio de Planificación a los fines de obtener la firma de dicho acto".

A través de un comunicado, Procurar sostuvo ahora que “Jan de Nul, una empresa belga, cuyo presidente fue condenado por cohecho en Bélgica, investigada por corrupción en Ucrania, que se declaró culpable del pago de coimas en Argentina, aun así sigue manejando los peajes del comercio exterior argentino, y perjudica fuertemente a productores y consumidores con aumentos arbitrarios”.

“Esto afecta al comercio exterior del país, agregando sobrecostos tanto a los productos argentinos como a los que importamos, por lo tanto, si queremos ser competitivos en el mundo esta situación debe cesar”, reclama la entidad que dirige Millán.

Según EUReporter, el gigante belga Jan De Nul Group, a través de su filial ucraniana Jan De Nul, estuvo involucrado además, en 2016, en un grave intento de fraude.

Tras una decisión del Comité Antimonopolio de Ucrania, el 3 de noviembre, se canceló la licitación que oscilaba en los 35 millones de euros.

En las últimas horas, en Colombia, el organismo que controla el dragado del Río Magdalena, envió un ultimátum a Jan de Nul, encargada de ese trabajo, para que “no dilate más el proceso, ni retrase la ejecución del contrato de obra pues no reconocerá costos adicionales generados por la demora que a la fecha se ha generado para ejecutar la actividad”.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?