Marcha multitudinaria

No la vio venir: Javier Milei empoderó a los responsables de la crisis en la UBA

El presidente apuntó contra la marcha y redobló la apuesta. La falla comunicacional y la presencia opositora. Jorge Macri contra la utilización partidaria, éxito de Waldo Wolff en el operativo.

Pedro Paulin
Pedro Paulin miércoles, 24 de abril de 2024 · 14:34 hs
No la vio venir: Javier Milei empoderó a los responsables de la crisis en la UBA
Triunfo. La oposición logró llenar un espacio vacío y encontrarse contra el Gobierno Foto: EFE

Los que hicieron, hacen y harán negocios con la UBA, los que esencial y sostenidamente ajustaron su presupuesto y quienes no estudiaron en la UBA, el martes se empoderaron gracias a un error no forzado del Gobierno en lo que fue sin dudas su primer error comunicacional desde empezada la campaña presidencial, tres años atrás. Javier Milei vio estrechar manos a los responsables máximos de los problemas de la universidad pública y, para peor, embanderarse a quienes jamás pisaron la prestigiosa casa de altos estudios, hoy envuelta en una crisis financiera, no económica. 

Las "lagrimas de zurdo" que posteó Javier Milei son la única forma que encontraron de redoblar la apuesta, algo que viene siendo premisa básica en el Gobierno liberal. Sabe el Gobierno que tendrá que convocar a un encuentro a través de la secretaría de Educación bajo la órbita de Sandra Pettovello en Capital Humano y podría ser la semana que viene, si no es antes. La propuesta tendrá como objetivo primario tranzar en: más presupuesto con más auditoría, un "win-win" para una nueva forma de gastar la plata por parte del Estado.

Belgrano. La universidad donde estudiaron Sergio Massa y Malena Galmarini.

Javier Milei hizo una cadena nacional para no anunciar nada nuevo, pero sí para desaparecer discursivamente la marcha el día anterior. Un error comunicacional por parte de un Gobierno que se destaca por su capacidad persuasiva a la hora de explicar. Durante los 16 minutos de discurso, el presidente no hizo mención alguna, a pesar de haber podido deslegitimar la marcha con un mínimo anuncio. La ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello tuiteó datos en cascada para explicar la crisis de la UBA pero no tuvo eco alguno. Tal vez sea hora de que el Gobierno entienda que entre la vieja cadena nacional y únicamente "X" hay un punto de equilibrio que es el que debe utilizar. Desaprovechó un recurso y usó el estado para comunicar, algo en contra de liberalismo.

La UBA vio caer sus ingresos 20% en términos reales durante el último peronismo, más allá de las diatribas y discursos pomposos, fue la gestión de Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa la que empobreció la universidad pública. El rectorado, homogéneo, se alineó en silencio con el ajuste que llevó a cabo el Frente de Todos en 2022, cuando decidió prácticamente congelar el presupuesto de la UBA durante el año previo a la gran elección nacional que vio parir al Gobierno liberal de Javier Milei. El martes, los protagonistas de las aristas oscuras y la caída presupuestaria de la UBA marcharon junto a más de cien mil personas por las calles porteñas. 

Desaprovechada. Cadena nacional que no logró descomprimir la tensión de la marcha.

Jorge Macri despejó dudas desde temprano: "Partidizar la defensa de la educación es miserable además de mentiroso, voy a defender siempre a la educación pública así como también la privada, pero nunca en el mismo escenario de algunos que han generado el mayor desfinanciamiento de los últimos años, que transformaron a los gremios en herramientas partidarias y al adoctrinamiento en norma: a favor de la educación pública, siempre, de la mano de esos ¡nunca!", planteó el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quien busca endurecer la postura sobre el desembarco de partidos políticos en discusiones gremiales. Lo dejó en claro en CABA y lo plantea a nivel nacional como referente del PRO con territorialidad y proyección.

Jorge Macri con Waldo Wolff prediseñaron el plan de seguridad que logró con éxito evitar desmadres a pesar del caos vehicular esperado por la cantidad de personas que marcharon. La avenida Corrientes quedó colapsada, pero el operativo tenía como objetivo primario evitar cualquier hecho de violencia y que la jornada se pudiese llevar a cabo en paz, lo que se logró con absoluto éxito.

En el Gobierno pensaron que la presencia de sindicatos, CGT, CTA, agrupaciones piqueteras y referentes opositores como Sergio Massa espantarían a la multitud que finalmente acudió en reclamo de un ajuste discutible en un contexto de recorte de fondos en casi todas las áreas del estado. De hecho, Massa había presupuestado en 2022 una inflación de 62% y dentro de su paquete de "orden fiscal" tal como lo bautizó, había quedado en términos reales congelado cualquier inversión en las 132 universidades públicas. El martes marchó junto a sus hijos en la marcha, donde reclamó la importancia de acompañar los más chicos en el sendero de la educación pública. 

Tándem. Jorge Macri y Javier Milei con el mismo posicionamiento.

Malena Galmarini, como su marido, Sergio Massa, estudiaron en la Universidad de Belgrano, al igual que Javier Milei y otros muchos dirigentes políticos. La marcha logró entonces aunar posiciones de distintos tipos, encontrándose allí Emiliano Yacobitti, actual vice rector y amigo y socio de Martín Lousteau en la consultora privada que presta servicios de opinión a organismos públicos y privados. La UCR porteña encontró un punto más de encuentro con el kirchnerismo porteño, marcharon juntos y volvieron a alimentar la posibilidad de un futuro conjunto. 

El Peronismo aprovechó la amnesia colectiva y a pesar de haber sido protagonista de distintas crisis en la UBA, logró copar la parada, incluso desde temprano con los posteos en redes sociales de Cristina Fernández de Kirchner, quien huyó de la universidad pública de La Plata en 1976 cuando empezó la violencia a los estudiantes desde la Dictadura Militar. Junto con Néstor Kirchner fueron los meses que les permitieron instalarse en Rio Gallegos para dar comienzo a su actividad en bienes raíces para hacerse de 27 propiedades en cuatro años de dictadura, al tiempo que en La Plata el dirigente Luis Zamora abría la primera APDH para recibir Hábeas Corpus de las primeras denuncias de desaparecidos. 

Archivado en