Salieris de San Martín

Hipocresía mendocina: el debate que se posterga y que profundiza la crisis hacia el futuro

Mendoza tiene universalizada la educación obligatoria, pero se profundizan las desigualdades y la realidad no se condice con los números.

Pablo Icardi
Pablo Icardi domingo, 14 de abril de 2024 · 09:01 hs
Hipocresía mendocina: el debate que se posterga y que profundiza la crisis hacia el futuro
La escolarización temprana mejora el desempeño futuro de los estudiantes. Foto: Freepik
Hipocresía mendocina: el debate que se posterga y que profundiza la crisis hacia el futuro
La comunidad de la UNCuyo protestó por los recortes en educación. Foto: Santiago Tagua/MDZ
ver pantalla completa

Camila y Andrés se mudaron con dos niños que conocen el Gran Mendoza por recorrerlo a pie, de noche, de día y sin importar el tiempo. En la vida formal, están matriculados en la escuela, junto con sus 6 hermanos, y están dentro de la estadística general de asistencia. Todos en la primaria, al igual que el año pasado. En la vida real, en pocas semanas se mudaron de departamento, casi no pisaron el aula por falta de recursos y su rutina está organizada al revés. “Se mudaron”, escucharon los agentes de la DGE de Capital cuando intentaron abordar la situación del ausentismo.

En otro lugar del Gran Mendoza la realidad tiene aún más complejidades. “La crisis económica que se está viviendo es tremenda. Las familias la están pasando muy mal. Más con la situación de la guerra de bandas por el narcotráfico. La mayoría vende y consume sustancias. Es horrible lo que está pasando. Hay hambre, hay angustia, hay miedo”, explica una docente del Campo Papa, de Godoy Cruz. En paralelo, hay realidades que marcan otra tendencia. “A pesar de la crisis, las familias mandan a sus hijos a la escuela. Incluso ahora más que antes. Pero igual si vienen con dificultades o no tienen recursos en la casa, la escuela no puede hacer todo”, dice una docente de Las Heras.

Los datos formales indican que en Mendoza hay una evolución en la universalización de la educación. Más años de escolaridad que hace dos décadas, más graduados universitarios, más recursos económicos destinados al tema. Pero en la vida cotidiana parece no alcanzar. Es que, en ese mismo período, el deterioro en la calidad de vida y acceso a recursos de las familias creció aún más. Niños con más de 100 faltas por año, pero con promoción automática, graves problemas de comprensión generalizados y prioridades cambiadas por obligación. En los extremos, los instrumentos de medición están rotos, pues el deterioro social crece: al menos 6 de cada 10 niños mendocinos viven en hogares en los que no tienen los recursos económicos suficientes para comprar lo necesario en su vida cotidiana. Pero los problemas educativos son más profundos y cruzan a todas las clases sociales.

Mendoza vive una crisis profunda en la coyuntura, pero como ocurre con todo el país algunas de las decisiones que se tomen en el presente pueden complicar aún más el futuro: la desigualdad en el acceso a la educación y las carencias con las que conviven los niños de hoy pueden hipotecar parte del desarrollo futuro. De ellos, de sus familias y de la provincia.

En la política ocurre casi igual que en la vida cotidiana. La educación es el tema más relevante cuando se pregunta en abstracto sobre las prioridades. Pero en los hechos, como ocurre con las familias, las decisiones no responden a ese orden. En el presupuesto familiar es probable que los gastos en mantenimiento del automotor superen ampliamente los destinados a educación. En la inversión estatal, salvando las distancias, algunas veces ocurre lo mismo, pues los intendentes no abordan el tema (gastan más en ciclovías que en mantenimiento de edificios) y fuera de los salarios (que son de pago automático) al Estado le cuesta romper los moldes. Se promocionan más las cárceles nuevas, que la infraestructura escolar que sirva para innovar. No es culpa de la política: la sociedad reclama con más energía por mayor seguridad, que por mejor educación. Según la encuesta de humor social del mes de marzo realizada por la consultora Reale Dalla Torre, la educación está en el puesto 6 de prioridades. La seguridad, en el puesto 2.

La educación no está en el top de las preocupaciones sociales. 

Los tres principales partidos pusieron a la educación como pilar de sus políticas. Lo hicieron Alfredo Cornejo, Omar De Marchi y Omar Parisi. Pero no hubo pacto para cuidar el aula, acuerdo o pautas de mejora que garanticen continuidad. En el Ejecutivo preparan un plan educativo para lanzar este año, aunque los condicionamientos presupuestarios generados por los recortes nacionales cambiaron los esquemas. El eje de la política educativa está puesto en potenciar el acceso en la primera infancia, flexibilizar el secundario y mejorar la enseñanza básica de lengua y matemática.

En datos

La siembra que se haga hoy en educación, no tendrá resultados inmediatos. Allí puede radicar parte de la postergación en los debates donde lo urgente es prioridad, más allá de su relevancia. En la misma DGE analizan un dato que habla de esa necesidad de abordaje temprano: entienden que la estimulación educativa formal desde la primera infancia influye fuertemente en el desempeño escolar futuro y hasta en la calidad de trabajo que puedan tener. En Mendoza está casi universalizado el nivel inicial desde sala de 4, pero la sala de 3 no es parte del sistema formal.

Según el Censo 2022, el 46% de los niños de 3 años no asistían a la escuela; es decir casi la mitad. Y, de hecho, no hay opciones públicas dependientes de la DGE. Este año comenzará a implementarse con la construcción de las primeras salas. Tadeo García Zalazar explica que ese abordaje será paulatino, pero tomado como política troncal y medible. Incluso emularán un estudio que se realizó en otros países en los que se evalúa el desempeño de niños con estimulación temprana con diversas estrategias. En Mendoza lo harán con 40 salas de 3 años.

El lugar y las condiciones de vida son condicionantes para el futuro de los niños. “En 2023, se estima que un adolescente del estrato muy bajo tiene casi 5 veces más chances de estar fuera de la escuela o con sobre-edad que pares en el estrato medio alto”, indican desde el Observatorio de la Deuda Social de la Infancia (UCA). En la base de datos de esa institución abundan los datos que marcan la desigualdad presente y en la siembra del futuro.

Según el Censo 2022, en Mendoza se duplicó la cantidad de graduados universitarios y también de graduados de institutos de formación terciaria en las últimas dos décadas. En el Censo 2001 había 46 mil graduados universitarios. En 2022 eran 101 mil, pero se le suman 25 mil personas más que tienen algún posgrado. En ese período creció fuertemente la oferta educativa de gestión privada en Mendoza y el país.

La comunidad de la UNCuyo reclamó por los recortes presupuestarios. 

La semana pasada hubo una metáfora visual muy interesante. Una enorme columna de personas bajó desde la Universidad Nacional de Cuyo para reclamar por los recortes presupuestarios.

Aún con sus limitaciones, esa casa de estudios tiene arraigo en la comunidad. Según el censo realizado por la propia UNCuyo, el 62% de sus estudiantes son la primera generación de su familia en acceder a estudios universitarios. Y un 20% recibe algún tipo de beca para poder hacerlo. El 50% de los estudiantes viene de una escuela pública provincial, un 15% de las escuelas de la propia UNCuyo y un 35% de escuelas de gestión privada.

Esa columna humana unía la ciudad universitaria con el resto; generaba un vínculo que, quizá, no fluya de manera ideal todas las veces que es necesario. La universidad pública está en riesgo por los recortes presupuestarios y la alerta llegó.  Es la misma universidad pública que forma a la mayoría de los médicos, abogados, contadores, docentes, artistas, ingenieros, técnicos, cientistas sociales, analistas y también políticos que gobiernan Mendoza. Aunque, claro, la transferencia de conocimiento no tiene la visibilidad o potencia ideales. Hasta geográficamente la UNCuyo está aislada y un escalón más arriba del resto de Mendoza.

Archivado en