Gobierno

Se acelera el diálogo con gobernadores por la nueva ley ómnibus y hay discrepancias por el regreso de Ganancias

El Gobierno espera que luego de Semana Santa la nueva ley ómnibus llegue el Congreso, tras una posible nueva convocatoria a los gobernadores. Ganancias sigue generando posiciones encontradas.

Josefina Godoy Martínez
Josefina Godoy Martínez sábado, 23 de marzo de 2024 · 07:00 hs
Se acelera el diálogo con gobernadores por la nueva ley ómnibus y hay discrepancias por el regreso de Ganancias
Negociaciones, una posible gran reunión y el factor Ganancias. Foto: Prensa Ministerio del Interior

La nueva ley ómnibus que propuso el Gobierno llegaría al Congreso a mediados de abril, mientras los funcionarios del Ejecutivo siguen dialogando con los gobernadores y diputados de los diferentes bloques, que sugieren y aportan ideas al borrador que se difundió en los últimos días. Al mismo tiempo, el "nuevo" Impuesto a las Ganancias para coparticipar con las provincias es eje en el debate entre partes, que aún no llegan a un acuerdo. 

Luego del feriado extra largo de Semana Santa, podría darse una convocatoria a todos los gobernadores -como hace más de una semana atrás- en el marco de las negociaciones que se están dando entre Nación y los mandatarios provinciales por la nueva ley ómnibus. A pesar de los cruces mediáticos y discrepancias, que daban a entender que el diálogo se había roto, eso nunca fue así.

En su momento, el ministro de Interior, Guillermo Francos, declaró que existían "cortocircuitos" entre los actores, pero el consenso es un factor en el que el Gobierno sigue apostando para conseguir que la ley ómnibus tenga un destino exitoso y los gobernadores podrían volver a verse las caras en la Rosada. 

La nueva ley "reducida" también vino acompañada de un borrador del paquete fiscal que propone dar marcha atrás con la quita de Ganancias a la cuarta categoría, una bandera que se puso a cuestas el exministro de Economía, Sergio Massa -el año pasado-, que consiguió ser sancionada pero que no contribuyó con la situación de las provincias, que necesitaban de ese porcentaje que iba a sus cajas. 

Mientras que hay gobernadores que apoyan que se restituya el tributo, hay otros que se mantienen distantes de la propuesta, ya que plantean coparticipar el Impuesto PAIS, que el Gobierno quiere quitar, o el Impuesto al Cheque. También existen los que se encuentran a favor "de explorar otras alternativas", que no sean los dos anteriores, pero que sí reemplacen el vacío que dejó Ganancias. 

El ministro Francos no pierde diálogo con gobernadores

Ignorando las posiciones políticas, una de las provincias que más sufrió la quita del impuesto fue Buenos Aires, que a la hora de los hechos es una de las que no afloja con respecto a su postura en contra de Ganancias. Entre las razones, aparece el peso político que significaría para el gobernador Axel Kicillof apoyar una medida así, perteneciendo a Unión por la Patria. El mandatario provincial fue un ferviente defensor de la quita en su momento, cuando Massa buscaba convertirse en el presidente de todos los argentinos. Otro en una situación parecida es Ricardo Quintela, el gobernador de La Rioja. 

Por otro lado, aparecen los gobernadores patagónicos, que lograron hacer una alianza desde que Javier Milei asumió como presidente. En la región no están de acuerdo con la decisión del Gobierno de volver con Ganancias, y alegan que este está "muy positivo" respecto a la medida. Al mismo tiempo, es un hecho que en ese contexto pesa más la situación de los habitantes del sur que el signo político que cada uno de los mandatarios tiene. En la parte austral del país, el costo de vida es mayor; la población también, por lo que no sería agradable volver a un impuesto que perjudica al grueso del electorado. 

Hay otras provincias que, a diferencia de las demás, están totalmente a favor del nuevo proyecto del Gobierno porque "el borrador de la ley está para apoyarlo" y se alejan de las polémicas por Ganancias o, simplemente admiten que necesitan recompensar lo que perdieron, y que aceptarán lo que Nación brinde porque -a pesar de poder mantenerse solas o no estar alineadas a la administración- nunca negarían una ayuda económica extra en el medio de la crisis cuando no hay "cuestiones de fondo". 

Negociaciones 

Este medio consultó a fuentes de distintas provincias sobre su apoyo -o no- a la nueva ley. El hermetismo es uno de los factores que abunda sobre el asunto, en donde nadie quiere dar detalles específicos de lo que avala y no del borrador que fue alcanzado a los gobernadores y los jefes de bloque la semana pasada. Hay vistos buenos pero también "cosas para negociar" en el medio de conversaciones que se dan y que buscan generar un ambiente que permita sugerir, proponer y reestructurar puntos luego de una fallida Ley Bases, que fue retirada del Congreso durante su tratamiento en lo particular por no conseguir los votos necesarios para obtener media sanción. 

Un claro ejemplo de lo que se dio de manera distinta en comparación a la primera vez que la ley ómnibus salió a la luz, son las reuniones de la semana pasada en Casa Rosada, en donde distintos bloques opositores de diputados se encontraron con Francos para expresar su opinión sobre la ley. Lo mismo ocurre con los mandatarios provinciales, que están en constante diálogo con el "mediador" de la casa de Gobierno. 

Es así como el Ejecutivo no apura el tratamiento de la ley ómnibus ni deja que decante el asunto de Ganancias. Se espera que a mediados de abril la ley reducida llegue al Congreso, como un nuevo inicio de las propuestas que el Gobierno libertario busca conseguir, para seguir reformando el Estado y obteniendo herramientas a cambio de alivio fiscal para las provincias. 

Archivado en