Cornejo Gobernador

El nuevo Gobierno de Cornejo: dólares, un gabinete distinto y alianzas regionales para influir en la Nación

Alfredo Cornejo reestructurará el gabinete para empoderar áreas. Seguirán las reformas en temas de justicia y seguridad y jubilará a algunos cornejistas. La camada que tomará relevancia y la alianza con gobernadores vecinos para influir en la Nación. Los 1023 millones de dólares para invertir.

Pablo Icardi
Pablo Icardi lunes, 25 de septiembre de 2023 · 11:29 hs
El nuevo Gobierno de Cornejo: dólares, un gabinete distinto y alianzas regionales para influir en la Nación
Alfredo Cornejo y Hebe Casado, el nuevo poder de Mendoza. Foto: ALF PONCE MERCADO/MDZ

Un nuevo gobierno, con un gobernador conocido y una herencia secreta. La reelección alternada de Alfredo Cornejo tiene matices desconocidos por lo que arrastra y por lo que pueda construir. El plan de gestión que piensa aplicar comenzó a gestarse cuando el propio Cornejo se convenció que volver a Mendoza era una buena opción y no solo un premio consuelo. En el camino encontró limitaciones, como un equipo oxidado, y oportunidades nuevas.

La inversión estratégica de los dólares ahorrados, una arquitectura política distinta en el gabinete y el armado de una alianza regional para tener influencia a nivel nacional son tres de los ejes de la gestión de Cornejo. El plan de reformas que supo ejecutar en la Justicia se mantendrá; probablemente con recambio de nombres y ajustes. Entre otras cosas buscará dar una señal de dureza para reprimir delitos de baja carga penal (modificando códigos) y también reimpulsando la gestión en Seguridad.

Como estratega que es, Cornejo tiene tendido en su mesa un  tablero de recursos, aliados y enemigos distintos al que tuvo en 2015. Como en el TEG, recalcula y mueve las fichas. En su gobierno convivirá con aliados en casi todo el Gran Mendoza, pues retuvo los bastiones radicales (Godoy Cruz y Capital), ganó Las Heras. Luján y Maipú serán los dos municipios opositores de ese bloque. En el resto de la provincia tendrá más oposición que antes, pues Cambia Mendoza perdió en Malargüe y Rivadavia, que se suma a los otros 7 departamentos que ya eran “anti Cornejo”.

Petri se transformó en un aliado inesperado. 

¿Con quiénes?

Cornejo necesita 300 personas para gobernar. Las tiene, pero muchas de ellas ya están oxidadas porque arrastran casi 8 años en la provincia, otros 8 en Godoy Cruz e incluso tiempo en el gobierno de Julio Cobos. Cornejo creará liderazgos internos con dirigentes de su confianza. Tadeo García Zalazar será Ministro por primera vez. Tendrá a cargo la DGE, pero también el área social. Incluso será el vigía de las políticas estructurales del gobierno. Zalazar resignó su candidatura a gobernador y no quiso ser candidato a otro cargo. Tiene experiencia en gestión municipal y es el “hijo político” de Cornejo. En la vida profesional se acompañaron siempre. En la personal más aún. Por eso habrá migración de la “Muni” de Godoy Cruz hacia Casa de Gobierno.

Suarez comienza a dejar el poder en manos de Cornejo. 

 En el nuevo esquema hay personas que tienen la salida asegurada, otros serán camuflados por la lealtad. En el nuevo gabinete hay dirigentes jóvenes, pero con trayectoria cornejista a cuestas. El grupo que conforman Jimena Latorre y Natalio Mema, sumados a Víctor Fayad y Facundo Biffi tendrán más relevancia, al igual que hombres y mujeres surgidos del Ébano, Franja Morada, Aunque no está claro si importará funcionarios, Cornejo ha tenido influencia de asesores nacionales en los últimos años. Por eso tratará de traer esa experiencia a Calle Peltier. Ministros como Enrique Vaquié y Víctor Ibáñez tienen la salida garantizada (no solo por antigüedad en el cargo sino por la poca afinidad con Cornejo). Otros funcionarios como Humberto Mingorance y Néstor Majul podrían ser reciclados (con matices distintos) y la alianza con el sector privado podría tener frutos en áreas importantes como energía, turismo y producción. Cornejo está acostumbrado a decidir solo, sin otras fuerzas políticas internas o externas. La lealtad que tuvo Luis Petri con su candidatura tras las PASO puede tener repercusiones en el gabinete. Lo mismo a favor de otro leales.

El oficialismo tendrá más paridad en la Legislatura. Mantiene mayoría en Diputados y está empardado en el Senado, aunque con el libro de pases abierto. Ayer hubo una mala señal de convivencia con la oposición porque no hubo ni siquiera saludos formales con Omar De Marchi.

La convivencia con Hebe Casado es una incógnita, pero creen que no habrá conflictos. La vicegobernadora electa es verborrágica, pero no tiene peso ni estructura política, por lo que no creen que tengan las tensiones que hubo con Laura Montero. Por las dudas, tendrá marca personal. Andrés Lombardi seguirá en la conducción de la Casa de las Leyes, desde Diputados. 

Gestión

La “revolución de los sencillo” será reformateada, pero no desaparecerá. En 2015 ese discurso tenía más penetración porque la Provincia venía de una mala gestión notoria y Cornejo se encargó de profundizar la idea y llevar la autoestima y exigencia al mínimo. En los primeros meses de gestión volverá la idea de “dedicación de tiempo completo”, algo que con Rodolfo Suarez no ocurría y, cree el propio Cornejo, repercutía en los resultados. En Educación pondrá el foco y por eso García Zalazar estará encima. En Seguridad el hombre fuerte será él, aunque con un ministro operativo.

En el mismo sentido es probable que hacia el mediano plazo Cornejo impulse reformas normativas y sobre todo operativas en el Ministerio Público Fiscal y la Justicia.

Los 1023 millones de dólares que no se usaron para Portezuelo serán eje de la gestión. 

El destino de los 1023 millones de dólares será el plus que tendrá el gobernador para relanzar una visión distinta de la propia gestión. La intención es distribuir esos recursos en distintos sectores productivos y no canibalizarlos. Al menos por ahora. Al acecho están las dos cámaras de la construcción, que hasta ahora han tenido influencia sobre las decisiones, pero no éxito en las concreciones (es lo que pasó con Portezuelo del Viento y el consorcio liderado por CEOSA).

La victoria de Cornejo terminó de configurar un esquema político inédito. Por primera vez la región tendrá una misma sintonía política y desde Mendoza amplían la mirada incluyen a Neuquén; una especie de Cuyo ampliado.

En bloque.

La simpatía política entre los gobernadores electos de las cuatro provincias es notoria y Cornejo busca liderarlos. Es probable que acuerden un funcionamiento en bloque en el Congreso de la Nación para tratar temas conjuntos. De hecho hay intereses compartidos con la agroindustria (vino y fruta), la energía (petróleo, gas y renovables) y también con los recursos naturales renovables.

En algunos temas podría haber competencia, pero buscan un efecto contagio. Cornejo piensa traer algunas experiencias positivas de minería desde San Juan (más vinculadas a la exploración) y también desde Neuquén con el petróleo. En ambos casos Mendoza es parece aprendiz, pero es  un eje central. Es que la provincia no tiene los recursos de Vaca Muerta, pero sí una refinería que se ampliará para procesar el crudo extraído en Neuquén. Tampoco tiene minería, pero sí empresas de servicios que operan en San Juan. Tampoco ha tenido éxito en desarrollos propios de energías renovables, pero firmas como IMPSA aportan materia gris para hacerlo en San Juan.  

Archivado en