Elecciones 2023

En qué consiste el pacto de no agresión entre Patricia Bullrich y Javier Milei

Patricia Bullrich y Javier Milei, pese a enfrentarse en las próximas elecciones presidenciales, tienen un acuerdo implícito de no agresión. Parece más fuerte su relación y especulaciones a futuro que la dura competencia electoral. Los planes para después del 10 de diciembre.

Beto Valdez
Beto Valdez miércoles, 3 de mayo de 2023 · 09:00 hs
En qué consiste el pacto de no agresión entre Patricia Bullrich y Javier Milei
La relación entre Bullrich y Milei sigue creciendo

“Con Milei no se habla”, cantaban militantes de la Coalición Cívica y de la UCR mientras Patricia Bullrich promediaba su discurso en el cierre de campaña en CABA de las elecciones legislativas del 2021. Desde hace tiempo los sectores más progresistas de Juntos por el Cambio vienen expresando su incomodidad por la buena relación que existe entre la candidata presidencial del PRO y el diputado libertario. Esta tensión se mantiene hasta el día de hoy cuando se habla de un acuerdo de no agresión entre ambos con la mirada puesta en el 10 de diciembre. 

Es un pacto que aparentemente no delegan con ninguno de sus colaboradores y tiene que ver con la construcción de una relación que hace unos atrás había pasado por momentos de tensión. Se recuerda en el mundo político como Milei y Bullrich discutieron duramente durante un programa de Mirtha Legrand. Una cuestión reservada y muy intensa políticamente los unió. Un tiempo después, el diputado libertario pidió reunirse con ella para transmitirle personalmente información pesada sobre una operación que se venía en contra de la frustrada candidatura a diputada nacional por CABA en el 2021 para competir con María Eugenia Vidal. Incluso, el primer contacto que mantuvo Milei con Mauricio Macri fue a instancias de la exministra de Seguridad.

A partir de ese intercambio de data sensible se generó un vínculo de confianza donde, más allá del destino electoral de cada uno, hay un pacto de no agresión. “Se trata de un acuerdo implícito donde ninguno de los dos espacios se van a agredir, no sólo por el respeto que se tienen, sino además porque ven un futuro político en común, hipótesis que se aceleró por la intensidad de la crisis y lo que marcan las encuestas”, explica a MDZ una fuente muy cercana a la presidenta del PRO en licencia. Por primera vez desde que se empezó a configurar el cuadro electoral surgen chances de un escenario donde ambos deban enfrentarse en un balotaje. 

Otro de los escenarios que se manejan entre encuestadores, pronostica que si Horacio Rodríguez Larreta es el ganador en las PASO, gran parte del electorado de Bullrich iría al economista de los pelos revueltos. Más allá de lo que ocurra con los votantes, lo cierto es que el libertario quiere contar con el bullrichismo y el macrismo. Lo dejó claro hace un par de semanas cuando planteó que estaba dispuesto a ir una PASO con la exministra de Seguridad y también elogió a Macri de tal manera que llegó a reclamar que se le debe dar un cargo como consultor en relaciones internacionales. Obviamente, esta movida de Milei no fue nada ingenua, sabe que su estilo le permite pescar en varias peceras y en el PRO saben que, después de la renuncia de Macri a su candidatura presidencial, el líder de La Libertad Avanza se quedó con un tercio de esos votantes.

Milei nunca ocultó su simpatía por los “halcones” del partido amarillo y, si llegara a ser el sucesor de Alberto Fernández, tiene previsto convocar a Bullrich y al propio Macri no como canciller, sino más bien como una especie de embajador itinerante que ayude a recomponer la imagen de la Argentina, según hicieron trascender en el mundo libertario. Algo similar ocurre en el entorno de Bullrich, ya que algunos plantean que, en caso de llegar a la Casa Rosada, intentarán gobernar con la fuerza parlamentaria de Milei. Sin embargo, voceros cercanos a los dos dirigentes niegan que se haya avanzado en ese tipo de negociaciones.

Pero al mismo tiempo, varias fuentes se encargan de destacar que los dos precandidatos no están compitiendo por el mismo electorado. Desde el bullrichismo dicen que la mayoría de los votantes de la exministra de Seguridad son la base electoral de JxC, fundamentalmente aquellos que vienen eligiendo a los candidatos amarillos, incluso de origen radical. También se agregan sectores de clase media y media baja de centros urbanos, preocupados por la inseguridad y seducidos por el discurso duro de la candidata.

Mientras que varios dirigentes del PRO sostienen, en base a la mirada de varios encuestadores, que el crecimiento de Milei se está nutriendo de un variado componente. Clase media baja y baja del interior del país que ahora también se está reflejando en el conurbano para preocupación de los intendentes peronistas.

Archivado en