Peligrosa maniobra

La Fuerza Aérea le soltó la mano a los pilotos del avión presidencial

A través de su cuenta oficial de Twitter, la Fuerza Aérea aclaró algunas cuestiones en torno a la polémica por la peligrosa maniobra que realizaron los pilotos del avión presidencial.

MDZ Política
MDZ Política domingo, 28 de mayo de 2023 · 08:37 hs
La Fuerza Aérea le soltó la mano a los pilotos del avión presidencial
Foto: Noticias Argentinas

La Fuerza Aérea Argentina aseguró que los pilotos que estaban al mando del nuevo avión presidencial cuando realizó un vuelo rasante a metros de la pista del Aeroparque Jorge Newbery no forman parte de su personal.

Además, en un hilo que publicado en la cuenta oficial de Twitter aseguraron que el flamante Tango 01, que costó 22 millones de dólares, “se encuentra fuera del ámbito del Ministerio de Defensa” y que “no es matrícula militar”.

Fueron esas, específicamente, las primeras dos cuestiones que la Fuerza Aérea intentó explicar sobre un total de seis. Las reveló después de que trascendiera que la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), encargada de controlar la actividad aérea el país, abrió un expediente para investigar la arriesgada maniobra realizada por los pilotos del avión presidencial.

El comunicado oficial de la Fuerza Aérea

“En relación a las publicaciones periodísticas referidas a las maniobras realizadas por los comandantes del ARG-01, la Fuerza Aérea Argentina aclara lo siguiente: la aeronave no es operada por personal de la Fuerza Aérea Argentina sino que depende de la Secretaría General de Presidencia”.

Por último, informaron que “los pilotos” del avión presidencial “tienen licencia Civil” y que “es la ANAC la única que tiene facultades para tomar cualquier tipo de medidas relacionadas con el personal involucrado y la operación en cuestión”.

El pasado jueves, en su llegada al país, y doce minutos antes del aterrizaje efectivo, el nuevo Tango 01 bajó a pocos metros de la pista de Aeroparque. Por cómo estaba perfilado, lo hizo sin ánimos de tocar suelo y llegó a volar a 45 metros de tierra.

De pronto, Leonardo Barone, el piloto, puso de costado el Boeing 757-256 celeste y blanco, viró hacia el Río de la Plata y retomó vuelo. Barone es secretario general de Logística de la Secretaría General de Presidencia, que está a cargo de la flota de aviones de Presidencia. Se trató de un "low pass" en términos aeronáuticos. Los especialistas calificaron a la maniobra como "negligencia" y la vincularon con vuelos acrobáticos.

Además, a las 17.05 pasó por la Plaza de Mayo. Fue justo por encima de la Casa Rosada, minutos después de que finalizara el acto que encabezó Cristina Kirchner. Después de volver a levantar vuelo, el avión cambió su rumbo sobre el río y diez minutos más tarde aterrizó en la pista, ingresando en sentido norte.

Archivado en