Opinión

El Mayo de las familias: seguir adelante en esta revolución que nos toca

Ya pasaron 213 años de aquel 25 de mayo histórico. Un antes y un después. Sin embargo, es una gran alegría que este día, desde aquel 1810, se celebre en todas las partes de nuestro querido país. María Cecilia Bordón, politóloga, resalta en MDZ nuestros valores como argentinos.

María Cecilia Bordón sábado, 27 de mayo de 2023 · 07:00 hs
El Mayo de las familias: seguir adelante en esta revolución que nos toca
Pasar en familia aquello que con tanta valentía y coraje se consiguió Foto: Foto: MDZ

Los jardines, las escuelas, las calles, los pueblos se tiñen de blanco y celeste, se hace lo imposible para compartir alguna comida típica y pasar en familia aquello que con tanta valentía y coraje se consiguió. Y realmente considero que esto no tiene que ser algo que nos pase por desapercibido, más bien tiene que ser un orgullo y una responsabilidad sostener esta tradición que, como
argentinos, pudimos mantener.

Remontándonos a aquella época, hay valores muy claros que forjaron el espíritu de la revolución: la disconformidad con la situación que se vivía, las ganas de saber que se podía pensar otro futuro, que se podía estar mejor; el coraje y la valentía de levantar la voz, las familias haciéndose parte y la celebración de un pueblo por ir alcanzando logros. La época era distinta, los momentos de la historia también, pero estábamos convencidos que nuestra tradición, nuestra esencia de argentinos, ya estaba a la altura de la libertad que pretendíamos y debíamos cuidar celosamente eso tan nuestro.

Hoy en día formar, sostener y apostar por la familia.
Foto: MDZ.

Hoy el desafío es mantener vivo el impulso de aquella época; enfrentando una Argentina que duele y que a veces nos deja esa sensación de desmoronamiento constante. Y es que sí, es un verdadero reto pensar en grande cuando se vive el día a día, eso ya per se es una proeza. La familia y la comunidad florecen como eslabones fundamentales para lograr la soberanía, ya no de España, sino de las ideas y de las acciones que atentan sobre ella.

La gran revolución de este tiempo también necesita de coraje, de empuje y habilidad. Hoy en día formar, sostener y apostar por la familia, el primer núcleo de la sociedad, es una empresa que necesita de una decisión y de una creencia suprema de que, a través de ella, en la entrega plena a otras personas, nos perfeccionamos y nos hacemos mejores.

Ante tanta desolación y falta de sentido común, hay un único camino: seguir. Seguir adelante, en esta revolución que nos toca y con las mejores herramientas que tengamos. Una familia fuerte es la mejor prevención, pero sobre todo es el puerto seguro que toda sociedad independiente y soberana pueda tener.

* María Cecilia Bordón, licenciada en Ciencias Políticas

@cebordon

Archivado en