Café de la Ciudad

La guerra liberal llegó a su fin, las esperadas encuestas del PRO y los enojos en la Legislatura

Divorcio entre López Murphy y Moritán, el partido que busca el Bulldog y la relación con Bullrich. Qué analizarán Quirós y Jorge Macri para dirimir quién será el precandidato amarillo. La Cámpora en ebullición y un socialista de mal humor.

Ezequiel Spillman
Ezequiel Spillman viernes, 26 de mayo de 2023 · 19:53 hs
La guerra liberal llegó a su fin, las esperadas encuestas del PRO y los enojos en la Legislatura
Bulldog Ricardo López Murphy rompió con Roberto García Moritán y Republicanos Unidos Foto: Noticias Argentinas

Se definió. Y casi en el último minuto. La tensión creciente entre Ricardo López Murphy y el legislador porteño Roberto García Moritán comenzó a resolverse esta semana cuando el Bulldog desistió de competir en la interna que debía hacerse el 4 de junio por el partido Republicanos Unidos. Con denuncias cruzadas por supuestas afiliaciones truchas y presuntas convenciones irregulares, el diputado y economista decidió buscar otro partido para competir por la jefatura de Gobierno porteño y dejó fuertes frases, como “traidores”, para Moritán y el dirigente Yamil Santoro, quienes se predisponían a enfrentarlo dentro de Republicanos Unidos.

Así las cosas el Partido Demócrata Progresista que tiene como referente al ex legislador Oscar Moscariello, histórico dirigente vinculado al PRO y quien fuera el primer vicepresidente de la Legislatura porteña cuando Mauricio Macri fue jefe de Gobierno, podría ser el sello que le permita al Bulldog competir. Por su lado, el legislador porteño anunció por redes sociales que será precandidato a jefe de Gobierno dentro de Juntos por el Cambio por Republicanos Unidos.

A todo esto, Patricia Bullrich viene trabajando codo a codo con López Murphy: lo sube a los aviones y lo lleva en sus recorridas por el Interior, lo suma a actividades en la Provincia y ya lo tiene como un consejero clave en materia económica y de Defensa. Sin embargo, en el PRO porteño aseguran que Bullrich ya le deslizó al economista que desista de competir ya que eso podría ir en contra de Jorge Macri, si que finalmente queda como el único precandidato del partido amarillo. Cerca de López Murphy lo niegan y aseguran que el acuerdo entre ellos dos suponía que él la apoya como precandidata presidencial y que él tenga libertad de acción. 

Por su lado, Moritán también tiene ofertas tanto a nivel nacional como a nivel porteño para estar en una boleta. Incluso para integrar gabinetes de distintos actores políticos de Juntos por el Cambio. Sin apurarse, el legislador viene escuchando las ofertas sin desesperarse. Eso sí: está decidido a jugar en estas elecciones y a tener un rol en lo que viene seguramente ejecutivo.

Si todo avanza JxC podría tener cinco precandidatos en la Ciudad: López Murphy, Moritán, Jorge Macri o Fernán Quirós, Graciela Ocaña y Martín Lousteau. ¿Quedarán los cinco para las PASO del 13 de agosto?

El 25 de mayo Horacio Rodríguez Larreta lo empezó con Fernán Quirós.

Durante unos meses el empresario y sindicalista Marcelo Peretta soñó con ser el candidato bullrichista y todo quedó en videos aspiracionales para redes sociales. Ahora quiere ser legislador, un sueño más realista. 

En esta pelea, las tres encuestas de Isonomía, Trespuntozero y Aresco que encargó la Ciudad para dirimir quién será el postulante del PRO estarán terminadas el fin de semana en cuanto a su trabajo de campo y listas para analizarse la semana que viene. Eso implicará una discusión metodológica fuerte: ¿si uno de los dos mide más pero tiene un techo más bajo o un “probable votante” más alto? ¿Si uno concentra el voto duro del PRO y el otro le saca votos a otros espacios? ¿Cómo impacta que López Murphy y Moritán puedan estar en la cancha? Variables que no será fácil que se diluciden.

“Esto se define con política”, lo resumen en Uspallata. Aunque, hasta ahora, todas las encuestas que salieron a la luz lo dan de manera concreta a Jorge Macri por arriba, Quirós espera ver los resultados y dará pelea hasta el final, según creen a su lado. 

Mientras tanto Horacio Rodríguez Larreta hace equilibrio: el jueves estuvo con el ministro de Salud en un centro de jubilados y después en un bar en Mataderos con el ministro del Gobierno porteño. Muchos de los ministros del gabinete porteño todavía se preguntan si fue acertado sumarse orgánicamente a apoyar a Quirós, alentados por el jefe de Gabinete, Felipe Miguel. Hubo, al menos dos, que llamaron a Jorge Macri para expresarle que fueron inducidos a esa foto. Incluso uno de los hombres más gravitantes para el larretismo ya juega el partido del primo del expresidente cuidando sus buenos vínculos al interior de Uspallata.

Después el jefe de Gobierno estuvo con Jorge Macri.

Con todo el año electoral levantó la temperatura en la Legislatura porteña, en especial entre aquellos que saben que no podrán renovar ya que se les terminan los dos mandatos constitucionales que impone la Ciudad. Uno de esos casos, que genera pujas internas, es el de Javier Andrade, de La Cámpora, quien pasa por momentos álgidos ante la falta de poder que supone dejar la Legislatura. 

Andrade intentó desplazar a Claudio Ferreño, albertista puro, de la conducción del bloque y estuvo cerca de lograrlo. Pero el mayor problema para Ferreño será que la secretaria General de La Cámpora es ahora Lucía Cámpora, legisladora, quien trabaja con la ayuda de Ofelia Fernández. Quizá tengan mejor suerte con limpiar a Ferreño sin Andrade en el medio, si es que deciden volver a avanzar contra el albertismo.

En el bloque Vamos Juntos, del larretismo, pasan cosas también: el socialista Roy Cortina pasa días con pocas pulgas. En cada reunión se lo escucha con pretensiones más grandes de las que tiene acostumbrados a sus compañeros de bancada. Se lo nota nervioso. Los cierres de listas le cambiaron el humor a Cortina, quien ve cómo el embudo del cierre de las boletas complicará sus apetencias electorales.

Archivado en